Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Maria Sharapova anuncia que dio positivo en Australia

La rusa, ganadora de cinco Grand Slams, consume desde hace 10 años el fármaco Meldonium, prohibido desde el 1 de enero de este año: "He cometido un error, pero no quiero acabar mi carrera así"

Sharapova, durante la rueda de prensa en Los Ángeles. ROBYN BECK AFP

De negro riguroso, en un escenario sin ornamentación y ante un atril, Maria Sharapova zanjó de un plumazo todas las especulaciones que había levantado un día antes su convocatoria en un hotel de Los Ángeles. La rusa, de 28 años (cumplirá 29 el próximo 19 de abril), ni se plantea retirarse ni está embarazada, como se barruntaba en la redes sociales, agitadas por la repentina citación de la jugadora. Sharapova, icono comercial del tenis femenino durante la última década, compareció ante los medios para anunciar que había dado positivo en un control antidopaje efectuado en la última edición del Abierto de Australia, hace poco más de un mes.

En concreto, el test que le efectuó la Federación Internacional de Tenis (ITF) el pasado 26 de enero detectó Meldonium, un fármaco que la rusa, admitió esta, lleva consumiendo desde hace 10 años para controlar la diabetes. Sharapova reconoció que el pasado mes de diciembre había recibido una carta informativa de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA), en la que se indicaba que dicha sustancia iba a figurar en el listado de productos prohibidos a partir del 1 de enero de 2016, pero la número siete del mundo, dijo, no la comprobó.

"He cometido un gran error. He decepcionado a mis aficionados y a este deporte que practico desde los cuatro años y que he amado tan profundamente", señaló la rusa, exnúmero uno del mundo (21 semanas) y poseedora de cinco títulos del Grand Slam (Abierto de Australia, Roland Garros (2), Wimbledon y US Open). "Pero no quiero acabar mi carrera así. Espero tener otra oportunidad para jugar al tenis", agregó Masha, que ahora deberá esperar el castigo de la ITF. Por la reglamentación actual podría extenderse hasta los cuatro años, pero la colaboración de la tenista puede servirle de atenuante. De momento, el organismo que rige el tenis mundial le impuso el 2 de marzo una "sanción provisional que queda pendiente de una determinación final", que entrará en vigor el día 12.

Sharapova, durante su anuncio en el hotel de Los Ángeles. AFP

Este año, Sharapova, solo había podido competir en Melbourne. Lesionada del antebrazo izquierdo, renunció a participar tanto en Brisbane como en Doha, y hace unos días también había anticipado que no jugaría en Indian Wells, que arranca esta semana. "Me entristece mucho escuchar estas noticias sobre Maria", manifestó a través de un comunicado Steve Simon, director ejecutivo de la WTA; "es una líder y una mujer de gran integridad. Sin embargo, es responsabilidad de todos los jugadores saber qué ponen en sus cuerpos y saber qué está permitido".

EL PALMARÉS DE MASHA

- Cinco majors: Wimbledon 2004, US Open 2006, Abierto de Australia 2008, y Roland Garros 2012 y 2014.

- 35 títulos individuales de la WTA. Balance de 601-145.

- Masters femenino de 2004.

- Alcanzó el número uno el 22 de agosto de 2005. Lo defendió 21 semanas.

- Plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

- Ganancias a lo largo de su carrera: 36.766.149 dólares (33.363.473 euros).

El Meldonium (comercializado con el nombre Mildronate) fue descubierto por un investigador letón en los años setenta. Según los estudios, este fármaco incrementa la resistencia de los deportistas, ayuda en la recuperación tras el ejercicio, protege contra el estrés y mejora la activación del sistema nervioso central. Sharapova, reconoció en ese escenario lúgubre, lo toma desde 2006. "Enfermaba muy a menudo y tenía falta de magnesio, un historial familiar de diabetes y señales de que podía tener esta enfermedad. Esta fue una de las medicinas que me dieron, junto a otras", especificó.

"Más allá de los médicos y el equipo que me rodea, yo soy la responsable", concluyó la rusa, empresaria (creó la empresa de golosinas Sugarpova) e icono comercial (firmó con Nike a los 11 años). Una competidora feroz que moldeó su tenis desde los siete años en la prestigiosa academia de Nick Bolletieri, en Bradenton (Florida). Allí emigró junto a su padre, Yuri, y desde ahí cimentó una lustrosa trayectoria que incluye los cuatro majors, 35 trofeos individuales y una plata olímpica (2012). A partir de ahora, también, un importante borrón. La alargadísima sombra del dopaje.

Más información