Zidane: “Así no vamos a ninguna parte”

El técnico del Madrid confiesa su preocupación ante el juego desplegado por el equipo ante la Unión Deportiva

Quique Setién saluda a Zidane en Las Palmas. EFE

Keylor Navas hizo trece paradas y Javi Varas hizo siete. La actividad de los porteros del Real Madrid y la Unión Deportiva fue un indicio de la clase de partido que se jugó en el estadio de Gran Canaria. El guardameta costarricense del Madrid salvó a su equipo de la manifiesta incompetencia para manejar la pelota con criterio, origen principal de los problemas en defensa y de la falta de ocasiones de gol en el área contraria.

El defecto es crónico. El Madrid lleva años sin mejorar el ataque elaborado, eso que los técnicos denominan ataque estático en expresión tomada del balonmano. El equipo se ha visto condicionado por la ideología de sus entrenadores desde Mourinho, por el perfil de sus delanteros y por el diseño de una plantilla que no compensa la deriva. La consecuencia es la dificultad recurrente que encuentra el Madrid en controlar los partidos, sobre todo los que no consigue encaminar con un gol en los primeros minutos. En Las Palmas solo pudo marcar de córner. Abrió el marcador Ramos y lo cerró Casemiro con otro cabezazo. Igual que contra el Celta, en donde el Madrid solo pudo quebrar la defensa de su rival con un cabezazo de Pepe a la salida de un córner. Si se contabiliza que contra el Levante el equipo abrió el marcador con un penalti de Cristiano, hay que remontarse al 21 de febrero, en Málaga, para referir la última vez que el Madrid metió el primer tanto de un partido de Liga gracias a una jugada elaborada. Marcó Cristiano en fuera de juego pero al árbitro juzgó que estaba en línea.

El Madrid no abre el marcador en Liga con una jugada elaborada desde el gol en fuera de juego de Cristiano en Málaga

“Perdimos una cantidad de balones alucinante”, dijo Zinedine Zidane. “Siempre digo que no me preocupa cuando tenemos el balón, ¡pero hoy sí me he preocupado!”.

Sentado en la sala de prensa del campo canario, el entrenador madridista se mostró compungido al final del partido. "Lo más importante es que salimos de aquí con los tres puntos”, señaló. “Vamos a analizar el partido pero estoy preocupado con lo que vi en la segunda parte”.

El Madrid sufrió en Las Palmas. Sobre todo, cuando el rival le cedió la iniciativa. Entonces quedaron al descubierto las carencias de un equipo que parece poco adiestrado para gestionar estas situaciones. El caos llegó a tal punto que en una maniobra, mediada la segunda mitad del partido, se vio a Bale en la posición de mediocentro filtrando un pase a Casemiro, que se fue a recibir de espaldas entre líneas. El brasileño, que no sabe perfilarse tan arriba, perdió la pelota en su intento frustrado de control. Agazapado, el Las Palmas lanzó uno de sus continuos contragolpes.

“Si esperamos ganar algo en lo que queda de temporada”, prosiguió Zidane, “tenemos que jugar mejor. Esto está clarísimo. Así no vamos a ninguna parte. Jugando como en la segunda parte es imposible. Quiero repasar el partido en vídeo. Estoy convencido de que podemos hacer otro partido”.

Le preguntaron al técnico que por qué dejó en el banquillo a Marcelo para colocar a Arbeloa de titular. “Arbeloa es un jugador del Madrid”, respondió, “y creo que esta noche ha jugado muy bien. Cuenta como los demás. Era el único que no tenía minutos conmigo”.

Arbeloa confesó al salir del vestuario que está viviendo sus "últimos meses" como jugador madridista. La temporada que viene jugará en otro club o dejará el fútbol.

Más información