Zubizarreta declara que fue Rossell quien gestionó el fichaje de Neymar

El exdirector deportivo del Barcelona acude en la Audiencia Nacional por la investigación sobre la contratación del delantero

Andoni Zubizarreta, izquierda, llegando a la Audiencia Nacional para declarar por el 'caso Neymar'.

El exdirector deportivo del FC Barcelona Andoni Zubizarreta ha explicado hoy al juez José de la Mata que el área que él dirigía fue la que propuso fichar a Neymar al considerarlo una buena idea, aunque ha precisado que el expresidente Sandro Rosell fue el encargado de gestionar la operación.

Durante su declaración como testigo, en la causa que investiga una presunta estafa a la empresa que tenía los derechos federativos del jugador brasileño al haberse hecho el traspaso por una cantidad superior a la oficial, Zubizarreta ha explicado que su departamento se limitó únicamente de examinar la idoneidad del fichaje y que fue Rossell quién se implicó directamente en conseguirlo.

De igual modo, según han informado fuentes jurídicas, se ha pronunciado en su declaración como testigo ante el juez de la Audiencia Nacional el que fuera director general del Barça Antonio Rossich, quien también ha mantenido que fue Rossell como presidente quién se encargó de primera mano de la operación dada la importancia del fichaje y también por su conocimiento del mercado brasileño ya que desarrollaba una gran actividad profesional en Brasil.

Por su parte, el que fuera director del área de fútbol Raúl San Llehí, quien también ha comparecido como testigo, viajó a Brasil personalmente para encargarse de los pormenores del fichaje, que incluía, además de la parte principal que era el contrato de Neymar, el derecho de tanteo sobre tres juveniles del Santos y un partido amistoso con el club brasileño. De hecho, cuando el padre del futbolista declaró en esta causa como investigado señaló a San Llehí como su interlocutor en Brasil.

En el marco de este procedimiento, en el que se investiga una querella del fondo DIS por presunta estafa y corrupción entre particulares en el cobro de derechos federativos del jugador, ya han declarado como investigados (imputados) el propio Neymar, su padre, su madre, el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, y su predecesor, Sandro Rosell, entre otros.

Neymar comenzó a jugar en el Barcelona en 2013 y el club azulgrana afirmó entonces que el fichaje había costado 17 millones de euros, aunque otra investigación en la Audiencia Nacional por los mismos hechos (pendiente de juicio en Barcelona) sacó a la luz que pagó realmente 83 millones por el traspaso. DIS, que tenía el 40 % de los derechos federativos de Neymar, afirma que sólo percibió ese porcentaje de los 17 millones que el club dijo haber abonado por el brasileño, de ahí que se sienta estafado. Aparte de esos 17,1 millones que ambos equipos declararon oficialmente haber pagado, el juez considera que también formaron parte del fichaje otros 7,9 millones que cobró el Santos del Barça por un acuerdo de derechos de tanteo de tres jugadores juveniles, que aún no han sido traspasados, y otros 9 millones por dos partidos amistosos. También recibió el jugador otros 40 millones de euros, 10 de ellos por transferencia bancaria y en virtud a un contrato fraudulento de "préstamo" cuando en 2011 firmó un preacuerdo de traspaso que se iba a hacer efectivo en 2014 (aunque finalmente su incorporación se adelantó a 2013).

La Fiscalía considera que esos 40 millones los cobró el propio Neymar sin que formara parte del acuerdo entre los clubes, por lo que DIS no podría embolsarse derechos federativos de esa cantidad sino por 25 millones (los 17,1 más los 7,9 del acuerdo de tanteo sobre los jugadores que nunca se traspasaron y que el fiscal José Perals cree un fraude).

Más información