Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Simeone: “Fue un partido de ajedrecistas”

El técnico justifica los cambios en el sistema de juego del Atlético por el comportamiento defensivo del PSV

Alegría de los jugadores tras el último penalti. LUIS SEVILLANO EL PAÍS

Durante el primer cuarto de hora de partido Simeone se dedicó a pedir calma. La imagen del argentino agitando los brazos de arriba abajo, en ese orden, y no al revés, fue cuando menos curiosa. Lo normal es verlo pedir intensidad, dejarse la voz tratando de hablar con algún jugador a más de 25 metros, no parar quieto y mucho menos recurrir a la calma. “Los empates a cero no son fáciles. Te da la sensación de mucha ansia. En la primera parte el partido estaba acelerado, ansioso, impreciso y eso no nos generó la posibilidad de juego que nos imaginábamos”, explicó el técnico del Atlético.

Lo cierto es que su planteamiento inicial con Carrasco y Griezmann como pareja de delanteros funcionó hasta que al belga le llamaba la patria y se tiraba a la banda derecha para volver a sentirse extremo. Con la entrada posterior de Fernando Torres por Augusto Fernández el equipo volvió a respirar como habitualmente. Sin embargo, con el cambio de Kranevitter por Carrasco la descompensación -Saúl se ubicó en la banda izquierda-, volvió al equipo. “Entiendo por lo que me están diciendo que si hubiéramos perdido la responsabilidad hubiera sido totalmente mía por haber jugado de la manera que decidí”, se revolvió Simeone en el asiento de la sala de prensa del Calderón, y no sería la primera vez.

Justificó efusivamente el técnico del Atlético su toma de decisiones en base al sistema de juego del PSV, argumentando que fue el planteamiento del equipo holandés el que le hizo modificar sobre la marcha hasta en dos ocasiones. “Decidí pasar de un 4-3-3 para ganar a un 4-4-2 cuando vi que no había manera de entrar en su área. El rival jugó con un 5-3-2, con ocho tipos defendiendo en la puerta del área”, recordó Simeone. “Los dos partidos que hemos jugado contra ellos los hemos jugado bien. Hemos demostrado mucha clase, mucha lucha y con los penaltis hemos estado cerca”, se felicitó Phillip Cocu.

No se le debió pasar demasiado el mosqueo a Simeone porque cada vez que pudo mencionó a Kranevitter, como queriendo justificar la entrada del medio argentino. “Es una alegría haber terminado el partido con gente joven como Lucas, Giménez, Kranevitter”, dijo después. “El partido estaba para que el que se equivocaba perdía. Fue un encuentro de copa muy pensado y muy ajedrecista y por eso puse a Kranevitter y aseguré lo que había que asegurar”, añadió más adelante.

Sin embargo, Simeone pareció relajarse algo cuando señaló al Mono Burgos como principal responsable del éxito en la elección de los lanzadores de penaltis. “Lanzarlo es un acto de personalidad, de jerarquía y decisión y German fue el que lo hizo con el Bayer Leverkusen la temporada pasada -también en octavos-, y lo volvió a hacer hoy. La felicitación es para él en la elección. Siempre lo hemos hecho así y lo volveremos a hacer”, aseguró el argentino.

Más contento y relajado se mostró Fernando Torres, que completó un partido soberbio y anotó también desde el punto de penalti. “Hay que dar mérito al PSV. Han leído muy bien el partido. El mejor de la eliminatoria ha sido su portero”, comentó el delantero. “El vestuario está muy cansado, pero muy contento. Todos hemos salido decididos en los penaltis”, confesó. “Quiero enviar una felicitación enorme al estadio porque el inicio del partido fue maravillo y el espectáculo de la tribuna también y no vamos a dejar de creer, eso seguro”, se despidió Simeone.

Más información