Selecciona Edición
Iniciar sesión

Hinchas del PSV humillan a varias mendigas que pedían limosna

Los aficionados vejan a las mujeres haciéndolas bailar y correr detrás de las monedas

Un grupo de seguidores del PSV Eindhoven que esperaban a que su equipo se enfrentase al Atlético de Madrid en el Vicente Calderón humillaron a varias mendigas que estaban en la Plaza Mayor pidiendo una limosna. Como se puede ver en el vídeo grabado por Pablo Vande Rusten e Ignacio Camacho, alumnos de la Escuela de Periodismo UAM-El País, los hinchas lanzaron monedas al suelo para que las mujeres tuvieran que arrodillarse para cogerlas, incluso les ofrecieron la limosna a cambio de que bailasen o hiciesen flexiones.

El incidente se produjo a mediodía, con una plaza abarrotada de gente y un sol radiante que llamaba a permanecer sentado en las terrazas de la Plaza Mayor. Las jóvenes se acercaron a un grupo de seguidores que estaban en uno de esos veladores tomando cervezas. Les pidieron alguna moneda, como hacen habitualmente con otros turistas y visitantes de la ciudad. Los seguidores, en lugar de dárselas en la mano como se hace siempre, empezaron a lanzárselas al suelo, ante la mirada sorprendida de las personas que estaban por la zona.

Conforme las jóvenes se agachaban para recoger las monedas, los cánticos y los abucheos de los hinchas iban en aumento. Las mendigas continuaron así un rato, ante la algarabía de los visitantes, con lo que se acercó más gente a ver lo que ocurría. Eso motivó que continuaran tirando las monedas. No pararon de gritar “olés” a cada momento, entre grandes risas y gritos. Incluso llegaron a entonar cánticos xenófobos como "no crucéis la frontera".

Un hombre se acercó al grupo del PSV y les recriminó su actitud: “Eso no se hace” les espetó en varias ocasiones. Eso le sirvió el abucheo generalizado de todos los asistentes. Al final, el hombre se dispidió de la humillante escena con un “hijos de puta”.

Miguel Ángel Rendón, profesor de secundaria gaditano, presenció la escena con sus alumnos. "Las trataban como animales, y las mujeres casi se pegaban y empujaban entre ellas por las monedas mientras los holandeses se reían". Según Rendón, los seguidores, además de comportarse de manera denigrante, tampoco hicieron un gran dispendio. "Eran monedas de cinco céntimos. Y ya fue el colmo cuando tiraron cachos de pan".

El revuelo fue en aumento hasta que al final intervino la policía que andaba de patrulla por la calle. Se llevó a las chicas de la zona para evitar que continuara el altercado. La plaza recuperó poco a poco la normalidad y la tranquilidad, mientras los hinchas siguieron bebiendo y riéndose. Eso sí, se llevaron por la tarde todo tipo de reproches en las redes sociales.

 

 

Más información