Nadal recibe una amonestación por gritos obscenos: “Es la primera vez que veo esto en mi carrera. Increíble”

Tras las quejas de Zverev para que retirasen una cámara aérea que le distraía, el árbitro francés Cedric Mourier sanciona al número cinco por protestar: "Para una vez que digo algo... No volverá a ocurrir"

Nadal le protesta a Mourier durante el partido.

La secuencia ocurrió durante el primer parcial, cuando Alexander Zverev ya le había roto una vez el servicio a Rafael Nadal y el alemán, de 18 años, dominaba en el marcador por 4-2. El adolescente, llamado a ser uno de los jugadores que escriba los renglones del tenis en un futuro, no demasiado lejano probablemente, protestó al juez de silla porque le molestaba una cámara. En concreto, la spider que recorre de un lado a otro la central del Indian Wells Tennis Garden gracias a unas siergas metálicas entrelazadas, con el objetivo de proporcionar panorámicas televisivas e imágenes espectaculares.

La virguería, que se emplea en la producción de numerosos eventos deportivos, no pareció hacerle demasiada gracia al alemán, que en los partidos previos (contra Grigor Dimitrov y Gilles Simon) ya había expresado su malestar porque le distraía. Ante Nadal (6-7, 6-0 y 7-5 a favor del balear al final), de nuevo, volvió a reclamar al árbitro del partido que la retirasen a un lado, pero Cedric Mourier, francés, le invitó a que continuase jugando.

Zverev, un tallo de Hamburgo que casi alcanza los dos metros (1,98), paró el duelo dos veces por este motivo. Mientras, a Nadal, al otro lado de la red, tampoco lo hizo gracia que su rival persistiese en la protesta porque entendía que rompía el ritmo de juego. Se dirigió el español al árbitro y, contrariado, se fue camino de la linea de fondo para continuar, mascullando, pero antes de llegar allí fue amonestado por Mourier. El galo interpretó el enfado de Nadal como un desaire, acompañado de alguna mala palabra, y le pitó una amonestación verbal (code violation/audible obscenity en el reglamento).

Al recibir el warning, Nadal se indignó con Mourier:

– "Es la primera vez que veo esto en mi carrera. Es increíble", le recriminó.

- "No, no es increíble, pero tienes que comprenderlo", le respondió el juez.

- ¿Crees que estás siendo justo conmigo?", zanjó el de Manacor, mientras se alejaba hacia su lado.

Posteriormente, en el primer descanso tras el episodio, el intercambio entre ambos prosiguió, mientras el balear estaba sentado en su banqueta y el francés en lo alto de su silla:

– "Rafa, tienes la razón en todo, pero no puedo ignorarlo", le dijo Mourier.

– "Sí, pero es justo para todo el mundo que diga algo... y para todo el mundo que haga esto... [a la vez que da unos toques con su raqueta sobre el cemento].

Concluyó ahí la escena, sucedida después con el comentario de Nadal, a pie de pista. "Me entristece", expresó. "Nunca he hecho nada malo, no he roto ninguna raqueta ni he dicho nada, así que para una vez que digo algo... Pero bueno, esto debe servirme de lección. Solo decir lo siento y esperar que no vuelva a suceder", atenuó el número cinco de la ATP.

Más información