Selecciona Edición
Iniciar sesión

Neymar, considerado culpable de evasión y fraude fiscal

El delantero del Barcelona tendrá que pagar 45 millones de euros

Neymar, durante un partido con el Barcelona. Getty Images REUTERS-QUALITY

Por primera vez, se ha considerado a Neymar culpable de evasión de impuestos y fraude. Según el periódico Folha de Sau Paulo, el jugador ha sido condenado a pagar una multa de 188,8 millones de reales (45 millones de euros), que, sumando los intereses, aumenta a 193 millones de reales. Neymar todavía puede apelar ante el Consejo Administrativo de Recursos Fiscales (CARF), en Brasilia. El proceso administrativo es independiente de los procesos criminales que se han abierto contra el deportista en Brasil y en España.

El Fisco brasileño ha considerado que, entre 2011 y 2013, Neymar transfirió parte de sus ganancias a empresas que tenía en sociedad con su padre con el objetivo de pagar menos impuestos. De esta forma, dejó de contribuir como persona física y pasó a tributar como persona jurídica, maniobra que habría librado al azulgrana de pagar 63,6 millones de reales (14 millones de euros). El dinero se declaró como beneficio de las empresas, que se crearon exclusivamente para ese fin, según la agencia tributaria brasileña.

El pasado 11 de febrero, un tribunal federal de Santos (ciudad natal del jugador), ordenó el embargo de bienes por valor de 192 millones de reales. Entre los bienes embargados están incluidos un yate, un avión privado y algunas propiedades inmobiliarias. Tras la decisión de la justicia, el jugador ha sido condenado a pagar la cantidad que evadió (los 63,6 millones de reales) y una multa equivalente al 150% de ese valor, que se aplica en casos de fraude fiscal. El patrimonio de Neymar está valorado en 242,2 millones de reales (67,5 millones de dólares).

"Tras analizar los actos y negocios jurídicos realizados por el contribuyente [Neymar], las tres empresas mencionadas y sus socios [los padres del jugador], es posible confirmar que se practicaron negocios jurídicos simulados, fraudulentos", relató la auditora fiscal responsable del caso, según el periódico Folha de Sau Paulo.

En España, llas acusaciones ya se han transformado en proceso judicial. Neymar declaró ante un juez de la Audiencia Nacional al ser investigado por crímenes de fraude y corrupción entre particulares en una demanda presentada por la empresa DIS, del brasileño Delcir Sonda, que era propietaria del 40% de los derechos federativos del jugador. La justicia española ve indicios de irregularidades en los contratos firmados entre el Santos y el Barcelona por la venta del jugador, en 2013, anunciada en su momento por 17 millones de euros. Sin embargo, el valor total puede llegar a 90 millones de euros, camuflados en contratos simulados que incluían hasta la realización de amistosos entre los dos equipos. La empresa DIS recibió menos de lo que debería, y ahora pide la diferencia, una cuantía que puede llegar a 140 millones de reales (39 millones de dólares). La sanción puede incluir el pago de una indemnización y también una pena de cárcel. Las penas por los dos delitos, sumadas, pueden llegar a ocho años de prisión.