Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Estados Unidos seduce a los nuevos talentos mexicanos

Los futbolistas mexicanos que viven en Estados Unidos deben elegir a qué país representar, aunque prefieren las barras y las estrellas

Sebastián Saucedo, con la camiseta de México

México acaba de perder a uno de sus jóvenes promesas, que a partir de ahora jugará con la selección de Estados Unidos. Sebastián Saucedo, hijos de inmigrantes nacidos al otro lado del río Bravo, había debutado con las categorías inferiores del país de sus padres pero ahora que se acerca el momento de dar el salto al fútbol profesional ha decidido jugar con el combinado de las barras y las estrellas. No es el primer caso de un futbolista con doble nacionalidad que le da la espalda a México.  

Saucedo, nacido en California, se formó en la academia de fútbol del Real Salt Lake, club de la Major League Soccer. Durante el 2015 hizo su debut y tuvo sus primeros minutos en primera división. Jugó ante el actual campeón norteamericano, el Portland Timbers. En México, tierra natal de sus padres, notaron su talento. El entrenador de los Tiburones Rojos, Carlos Reinoso, lo trajo a México y desde enero Saucedo está cedido en Veracruz, un equipo de media tabla.

Desde los 15 años Sebastián fue convocado para jugar con la selección de Estados Unidos de la categoría. Gracias a la doble nacionalidad, Sebastián tenía la posibilidad de elegir a qué país representar. En el 2015 probó con la camiseta de México Sub-18. “Mejor no hubiera tomado la convocatoria”, comentó Saucedo arrepentido de su decisión al portal American Soccer Now. El entrenador Sub-20, Tab Ramos, lo ha convocado ahora para formar parte de la nueva generación del fútbol norteamericano.

El Bofo, como le dicen, dejó el sueño americano por la curiosidad de jugar en un fútbol que veía de pequeño a través de la televisión. Desde entonces ha tenido participación en dos partidos de liga y cuatro en copa. Con 19 años su destino, parece ser, está al otro lado del Río Bravo.

Edgar Castillo, futbolista de Monterrey, jugó para la selección absoluta de México dirigida por Hugo Sánchez, aunque sólo fue en partidos amistosos. En 2011, el alemán Jürgen Klinsmann lo convenció para jugar por Estados Unidos. Castillo no dudó en cambiar de parecer. Otros como Joe Corona (Dorados), José Torres (Tigres), Paul Arriola (Xolos), Herculez Gómez (Toronto FC), Michael Orozco (Xolos) y Ventura Alvarado (América) también desdeñaron defender la camiseta verde de México.