Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Sainz: “Otro año como el último machacaría a Alonso”

El piloto español de Toro Rosso espera consolidarse como un piloto fiable que llame la atención de uno de los equipos punteros del campeonato

Carlos Sainz, piloto de Toro Rosso. Getty Images

Carlos Sainz (Madrid, 21 años) ha sido protagonista este invierno de la mejor pretemporada en la historia de Toro Rosso, escudería con la que afrontará su segunda temporada en la Fórmula 1. El español espera que con la experiencia acumulada pueda consolidarse como un piloto fiable que llame la atención de uno de los equipos punteros del campeonato, a poder ser Red Bull. Al recapitular, el hijo del bicampeón del mundo de rallies (1990 y 1992) se echa en cara esa falta de consistencia que le llevó a terminar su primer curso con menos de la mitad de puntos (18) que Max Verstappen (49), su compañero, circunstancia que espera corregir desde esta primera carrera en Melbourne.

Pregunta. ¿El paso de estos dos meses le ha dado otra perspectiva del que fue su primer año en la F-1?

Respuesta. He podido analizarlo un poco más a fondo y mantengo que fue un año muy positivo. Acabé contento y el último fin de semana, en Abu Dabi, me permitió irme con un buen sabor de boca. Me hubiese gustado terminar más grandes premios, que para un novato eso es lo primordial, pero al margen de eso puedo estar muy satisfecho. Ninguno de los siete abandonos fue por mi culpa y no cometí ningún error que me dejara fuera de ninguna prueba.

Me hubiese gustado terminar más grandes premios el año pasado, pero puedo estar muy satisfecho

P. ¿Los resultados no reflejan todo lo bien que lo hizo?

R. Por supuesto que no. Lo que casi todo el mundo recuerda es la posición final del campeonato, los puntos que acumulas. Pero si luego tienes a los jefes diciéndote que no tienes nada de qué preocuparte, pues la amargura que puedas tener se te va pronto.

P. ¿Qué cosas cree que podría haber hecho mejor?

R. Este año tengo que ser más constante. El curso pasado me veíais hacer unas ‘vueltazas’ en la cronometrada en según qué circuitos que luego, en la siguiente cita, no era capaz de repetir. O hacía muy buenos sábados o algún error. Esta temporada quiero quedarme siempre a una o dos décimas de la vuelta perfecta. Y luego, mantener niveles de energía y de motivación altos desde Australia hasta Abu Dabi.

P. ¿Y cómo se consigue eso?

R. Tener bajones es humano, nos pasa a todos. Y en mi caso lo combato cambiando ciertas rutinas, dietas, tiempos de descanso, recuperaciones. Por ejemplo, combinar entrenamientos cuando llegas a casa. Cosas que este invierno he analizado.

P. ¿De qué se siente más orgulloso?

R. De cómo afronté el primer tramo de campeonato. Me propuse hacer buenos sábados y terminar tantas carreras como me fuera posible y lo conseguí. Luego, más adelante, ya me centré en sacar un poco más los dientes en Singapur, Suzuka, Rusia, Austin, para enseñaros que cuando quiero también puedo ser agresivo.

P. ¿Este año se va a haber más de eso?

R. Sí, creo que vais a ver la justa medida. El año pasado me pasé un poco y tuve demasiados accidentes, como los de Austin o Suzuka. Ahora lo haré cuando toque. Mi intención es apretar los dientes cuando haya que hacerlo, pero si voy sexto y toca reservar, pues también.

P. Usted asegura que los jefes le felicitan. Tratándose de Red Bull, ¿tiene claro que esos elogios pueden convertirse en críticas de forma repentina?

R. Lo tengo clarísimo. Lo bueno es que en ese sentido, en Red Bull son muy directos, te lo dicen. El año pasado no me lo dijeron ni una vez. Por eso, como no hay que hacer adivinanzas y si hago algo que no les gusta me lo dirán, pues estoy tranquilo.

P. ¿Usted se ve más como un Kvyat o como un Ricciardo?

R. Kvyat estaba en el lugar indicado en el momento justo, y eso es algo que hasta los jefes reconocieron. Incluso que era un pelín pronto, pero que era el paso que había que dar. En cambio, todo el mundo vio lo bien preparado que llegó Ricciardo con los dos o tres años que hizo entre HRT y Toro Rosso. Y cuando llegó a Red Bull superó a un campeón como Vettel. Las oportunidades están para aprovecharlas. Si alguna vez Red Bull te da la opción, tienes que estar preparado. Pero está claro que preferiría llegar como Ricciardo que como Kvyat. El primer año en un equipo grande tiene que ser muy bueno, tiene que ser para quedarte.

Mi intención es apretar los dientes cuando haya que hacerlo, pero si voy sexto y toca reservar, pues también

P. Ha cambiado de entrenador personal. ¿Alguna cosa destacable en ese aspecto?

R. El cambio de entrenador lo marca Red Bull, no es que Sam [que ahora está con Ricciardo] no me gustara. Con él analizamos las cosas que se podían cambiar y se lo comentamos al nuevo.

P. El Toro Rosso ha ido mejorando año tras año. ¿El nuevo coche sigue creciendo?

R. Creo que sí. El monoplaza del año pasado fue una revolución en comparación con el de 2014, y sin embargo, este es una evolución del de 2015, que ya era muy bueno. Seguramente, el elemento que más ha cambiado es el motor, que pasa a ser Ferrari en vez de Renault. Esto nos debería dar ese extra que nos faltaba el año pasado. De todos modos, insisto, eso no sirve de nada si los demás hacen un salto tan grande.

ampliar foto
Carlos Sainz conduciendo el Toro Rosso. Getty Images

P. ¿Qué destacaría del cambio en la unidad de potencia?

R. De entrada que hay más potencia, eso se nota a la primera. Además, los datos nos demuestran que es un paso adelante, pero si es suficiente o no lo veremos ahora. Y al margen de la potencia también destacaría su simplicidad a la hora de gestionar según qué protocolos: ahorrar gasolina, manejar el nivel de la batería y demás. Para esto último, en 2015 tenía que tocar cinco botones para cargarla, mientras que ahora el coche lo hace todo solo. Eso, los domingos lo agradeceremos.

P. Al margen de resultados, ¿qué objetivo se pone en lo individual?

R. Busco ser un piloto más maduro, un piloto de esos que llame la atención de los equipos grandes. Que pienses, a este tío lo meto en mi coche y me hace las 21 carreras a cierto nivel. Busco un poco lo que hace un Ricciardo, un Vettel, un Hamilton o un Alonso. Da igual el circuito al que vayan, que casi siempre se quedan muy cerca de sacarle el límite al monoplaza que conducen. Para una segunda temporada en la F-1 es un target un poco optimista, pero hay que apuntar allí.

Busco ser un piloto más maduro, un piloto de esos que llame la atención de los equipos grandes

P. ¿Cree que la gente le sigue viendo como el compañero de Verstappen?

R. Empezamos todos de cero, hemos reseteado. No tenemos ningún punto ni pedigrí. La gente ya no se acuerda del año pasado. Yo quiero ganar a Max pero también a los otros 21 pilotos de la parrilla. No estoy para ganar pero sí para asomarme por delante.

P. ¿Cómo ve a Fernando Alonso?

R. Para Fernando este es un año muy importante. Si él ve progresos, eso le va a motivar muchísimo. Si ve que el proyecto con Honda empieza a funcionar, eso le va a dar un impulso con vistas a 2017, cuando el reglamento cambiará.

P. ¿Y qué cree que pasaría si las cosas no funcionan?

R. Creo que le complicaría mucho las cosas y haría mella en su motivación. Otro año como el pasado le machacaría, y más a él.

Más información