Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Mourinho apuesta por el Manchester United y se aleja del Madrid

El técnico, que considera que la Liga española es la más difícil, ha firmado con el Manchester un precontrato garantizado por 20 millones de euros

José Mourinho en Londres. ZUMAPRESS.com

La separación del Real Madrid y José Mourinho fue un caso atípico. Pocas veces el presidente de un club de fútbol lamentó más la marcha de un entrenador que Florentino Pérez en mayo de 2013. El máximo responsable madridista nunca dejó de acariciar la posibilidad de recuperar al portugués. Este invierno, la destitución de Mourinho como técnico del Chelsea abrió una ventana de esperanza. Una posibilidad que cada día se cierra un poco más, a la vista de las últimas averiguaciones de los administradores de Chamartín y según confirman fuentes próximas a Gestifute, la empresa de representación de Jorge Mendes, intermediario del técnico. Todos coinciden en que Mourinho ha firmado un precontrato con el Manchester United para sustituir a Louis van Gaal.

Agentes próximos al club inglés señalan que el documento que une al United y a Mourinho es un instrumento jurídico habitual en la industria del fútbol. Al United le garantiza el derecho a hacerse con los servicios del técnico para las próximas temporadas mientras que a Mourinho le asegura el cobro de una indemnización en caso de que finalmente su nuevo empleador desista de consumar la relación con la rúbrica de un acuerdo definitivo. El United se reserva la onerosa posibilidad de rescindir el acuerdo si en los próximos meses encuentra un entrenador que le parezca más adecuado. Si esto sucede, Mourinho gozaría de dos plazos para cobrar una contraprestación creciente. Si el United no le firma el contrato definitivo antes del 1 de mayo, deberá pagarle cinco millones de libras esterlinas (unos 6,5 millones de euros); si a 1 de junio sigue sin firmarle, deberá abonarle otros diez millones de libras (unos 13 millones de euros). Mayo es la clave, entendido como el mes en el que se cierran la inmensa mayoría de los fichajes de jugadores y se diseña la estrategia deportiva de las instituciones más solventes.

Esta figura jurídica condicionada revela dos cosas. Primero, la voluntad de Mourinho de comprometerse con el United, un club al que siempre soñó con dirigir. Segundo, las dudas que abriga el seno de la dirección del United, que, en lugar de sellar un acuerdo incondicional, se ha dado un margen para sondear el mercado en busca de otras alternativas.

El consejo del club británico, el más rico del mundo tras la firma de los nuevos contratos de televisión de la Premier, lleva tiempo debatiendo la conveniencia de contratar al exentrenador del Chelsea y el Madrid. Entre los valedores del portugués se encuentra el contable que ejerce la vicepresidencia, Ed Woodward. Más reticentes se manifiestan los veteranos como sir Bobby Charlton, o el que fuera mánager hasta 2013, sir Alex Ferguson, que en su día descartó a Mourinho y apostó por David Moyes. Ante la falta de acuerdo, los dirigentes han optado por la vía intermedia del precontrato. Tienen atado a Mourinho y mientras tanto esperan que se les presente una opción mejor. La prensa inglesa habla de Mauricio Pochettino, mánager del Tottenham, de Ryan Giggs, ayudante de Van Gaal,  o de Thomas Tuchel, entrenador del Dortmund.

Para evitar 'faroles'

Altos cargos del Madrid han conversado con Jorge Mendes durante meses para sentar las bases de un acuerdo. Para negociar con toda la información disponible, y para evitar faroles por parte del representante, un dirigente madridista asegura que el club investigó con detenimiento la situación exacta de Mourinho. El resultado fue la confirmación de que sus derechos pertenecen al United desde febrero.

Mourinho se ha mostrado muy reacio a regresar al Madrid cada vez que le han deslizado la sugerencia. Se justifica diciendo que el club español está mediatizado por decisiones políticas, que su relación con la prensa es pésima y que no puede liderar a un vestuario en el que permanecen Ramos, Cristiano, Marcelo y Pepe, con los que mantuvo agrios enfrentamientos. Fuentes próximas al entrenador advierten, sin embargo, que la verdadera causa de su cautela a la hora de valorar el regreso es la extrema sofisticación de los entrenadores españoles, capaces de convertir a equipos de retales y debutantes, como la Unión Deportiva, el Málaga o el Éibar, en temibles unidades competitivas. El Barça es solo la última pesadilla. La Liga española, en su opinión, es la más peligrosa.

Maestro del oportunismo como pocos, Mourinho es el entrenador más hábil que existe a la hora de medir las consecuencias mercantiles de cada uno de sus pasos. Sus socios aseguran que le preocupa la caída que supuso su última temporada en el Chelsea para su prestigio profesional. Cada vez son más las secretarías técnicas que comienzan a creer que el método del portugués, vanguardista hace una década, ha quedado algo desfasado en 2016. La peor Liga para ponerlo a prueba es la española, en donde, según el entorno del técnico, la escuela de entrenadores ha creado un caldo de cultivo único para la innovación. Mourinho entiende que su fama resultaría mucho menos dañada si fracasa perdiendo partidos contra equipos de grandes presupuestos, como los de la Premier, que si queda expuesto ante los numerosos equipos sin apenas recursos que en España pueden complicarle la vida a cualquiera.

 

 

.