El Málaga aprovecha un regalo de Adán

Los de Gracia amarran la salvación en un derbi andaluz igualado y el Betis tendrá que seguir peleando para lograr la permanencia

Adán hace un paradón a Albentosa. Luego falló. EFE

El Betis tiene a uno de los mejores porteros de la Liga. Adán había salvado a su equipo en un inicio frenético de partido y le falló cuando el choque se encaminaba al cero a cero. El Málaga encontró petróleo cuando peor le pintaban las cosas, después de un segundo tiempo donde los locales se rebelaron con buen fútbol y ocasiones de gol. En esa segunda mitad, con Dani Ceballos jugando de verdad, emergió otro gran portero, Ochoa, para taparle todos los caminos del gol a Rubén Castro.

Liga BBVA Jornada 30

Así fue

Betis
0
Málaga
1

FINALIZADO

Árbitro: Clos Gómez
  • 5 Tarjetas amarilla
  • 0 Tarjetas rojas
  • Gol
  • Gol 81 Camacho
  • Gol 81 Camacho
Betis

4-4-2 (D.P.)

Juan Merino

13

Adán

20

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Pezzella

17

Westermann

11

Vargas

18

N'Diaye

10

Dani Ceballos

8

Musonda

24

Rubén Castro

3

Cambio Sale Fabián Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Montoya

5

Cambio Sale Joaquín

Kadir

12

Cambio Sale Molina

Leandro Damião

13

Ochoa

18

Rosales

2

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Albentosa

3

Weligton

23

Miguel Torres

14

Recio

6

1 goles Gol

Camacho

9

Charles

28

Cambio Sale Atsu

Juanpi

5

Cambio Sale Juan Carlos Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Chory

20

Cambio Sale Fornals

Cop

Málaga

4-4-2 (D.P.)

Javi Gracia

El día en el que le fallaron Adán y Rubén, el Betis cayó ante un Málaga que es mejor equipo, pero que sufrió en la segunda mitad más de la cuenta y pudo marcharse con una derrota. El triunfo, conseguido por Camacho tras una mala salida de Adán, sella la permanencia del conjunto de Gracia, que alcanza los 39 puntos y se permite el lujo de pelear por la séptima plaza, que puede ser europea. Ganó el Málaga cuando se conformaba con el empate y había sido zarandeado por el Betis. Falló Adán y el Betis se hundió. Tendrá que seguir peleando por la salvación en un tramo final de temporada que se antoja dramático para los que luchan por el descenso.

Adán salvó al Betis después de un infame inicio de partido de los de Merino. Su concentración y reflejos fueron decisivos para su equipo, al que mantuvo en el partido gracias a dos intervenciones portentosas a los dos minutos de partido. El Málaga, más cuajado, más equipo, sorprendió al Betis con un inicio fulminante, donde gozó de dos ocasiones clarísimas para adelantarse en el marcador. Merino apostó por jugar con dos delanteros, danto entrada de titular por primera vez en la Liga a Damiao, que no se enteró de casi nada. El Betis, con las líneas muy superadas, sí tuvo la virtud de mantenerse en un partido de claro dominio del Málaga. Empujado por Adán y el buen fútbol de Dani Ceballos, los locales capearon el temporal con cierta solvencia.

El Málaga se vio cómodo con el empate, sin apretar demasiado en busca de un gol que había merecido en los albores del encuentro. Tampoco sufrió demasiado en defensa. El Betis solo llegó en una ocasión en la primera mitad, cuando Dani Ceballos vio muy bien la internada de Vargas en el área. El centro del peruano al segundo palo no pudo ser rematado ni por Rubén Castro, algo apagado, ni Kadir, otra de las novedades introducidas por Merino.

El Betis fue otro equipo en la segunda mitad. Mucho más dinámico y con las líneas más juntas, los verdiblancos sometieron al Málaga. En ese juego brilló de especial manera Dani Ceballos, quien propulsó al Betis con sus regates, continuas recuperaciones y pases a sus compañeros. En cinco minutos, Rubén Castro gozó de dos ocasiones muy claras para marcar. En especial después de un gran pase de Kadir. El balón le llegó botando dentro del área al canario, lo que en otras ocasiones, casi siempre, es sinónimo de gol. Ochoa sacó el balón como pudo y en el rechace Damiao bailó de forma absurda para ser incapaz de conectar el remate en el rechace del mexicano. Había merecido el gol el Betis y se encontró con un golpe inesperado. Camacho aprovechó una falta colgada al área desde el centro del campo y tras un error garrafal de Adán.

El gol mató al Betis y deshizo un empate que hubiera sido más lógico. El Málaga festejó el triunfo como se merece, casi como sinónimo de salvación en la semana en la que su técnico, Gracia, renovó por dos temporadas. La recompensa al trabajo bien hecho de un Málaga que estará, un año más, en Primera. Al Betis no le quedó ni el consuelo de que Clos Gómez considerara voluntarias unas manos de Albentosa dentro del área. Su suerte estaba ya echada. Fue el día en el que fallaron sus dos mejores jugadores, Adán y Rubén Castro.

Más información