Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Checo Pérez, la esperanza del automovilismo mexicano

El piloto terminó en la posición 13 en el Gran Premio de Australia. Un buen papel en 2016 podría abrirle puertas en otras escuderías

Sergio Pérez habla con un técnico en una sesión de prácticas. AP

Si Sergio Checo Pérez no hubiera elegido el automovilismo como profesión ahora sería un abogado o un futbolista profesional, quizá del Club América, equipo al que le ha declarado su pasión. Su decisión de portar el equipo de la escudería Force India lo ha convertido en el nuevo ídolo del automovilismo mexicano, escaso de referentes recientes. En la primera carrera de la temporada del 2016 en Australia ha quedado en la posición 13.

Sin coronarse en la Fórmula Uno, ha conseguido el apoyo del hombre más rico de México, Carlos Slim. También el de los fervientes y los ocasionales aficionados de este deporte. La temporada 2016 será determinante para el jalisciense, quien podría fichar por un asiento de mayor calidad como Ferrari o Williams.

Con 26 años quiere dejar un legado en el máximo circuito, así como lo hicieron los hermanos Pedro y Ricardo Rodríguez, íconos del automovilismo mexicano en los años sesenta. Un par de accidentes de auto les negaron ser campeones mundiales y también la vida. Tuvieron que pasar 41 años para que un mexicano volviera a estar en un podio, Pérez consiguió un segundo lugar en el Gran Premio de Malasia en 2012.

Checo ha llevado la bandera de México a cinco podios (tres con Sauber y dos con Force India), el último lo consiguió en el Gran Premio de Rusia el año pasado. En esa ocasión iba a cerrar la carrera con un no despreciable quinto lugar; pero un impacto de monoplazas entre los finlandeses Valtteri Bottas y Kimi Raikkonen le dieron la oportunidad para escalar al tercer sitio y de festejar con champaña.

“Su principal característica es el gran cuidado de los neumáticos que tiene. Antes no había tanto tema sobre conservar llantas. Tiene fineza en el manejo, muestra de ello fue en Mónaco. No está al nivel de los grandes como Ayrton Senna o Alain Prost”, considera Carlos Ahmed Jalife, especialista en F1.

Se formó como piloto en la academia de jóvenes pilotos de la escudería Ferrari. En 2011 debutó con Sauber en el Gran Premio de Australia y durante dos temporadas. Un año después fue considerado como el sexto mejor piloto del mundo por la página F1 al día.

Despertó el interés de McLaren y se convirtió en compañero del inglés Jenson Button; sin embargo, no consiguieron terminar la temporada de 2013 dentro de los primeros cinco lugares. Un fracaso para la escudería británica. Pérez comentó en una entrevista “de lo único que podría arrepentirme es de haber fichado por McLaren”, debido a los problemas internos dentro de la escudería. Checo tuvo que buscar otro equipo, aunque no esperó demasiado.

En 2014 se convirtió en el piloto oficial de Force India del empresario y miembro del parlamento indio, Vijay Mallya. El mexicano fue fundamental para que la escudería terminara la temporada en el sexto lugar de constructores, por arriba de Lotus y Sauber. El año pasado lograron el quinto puesto aunque repetir ese resultado se complicaría tras la incorporación de Renault y la recuperación de McLaren, considera la revista especializada FastMag.

Checo puede terminar en el nivel estándar de los primeros 10 pilotos. Tiene mucho potencial para estar en una mejor escudería, una buena temporada lo puede catapultarlo a otro equipo de la Fórmula Uno”, opina Carlos A. Jalife. En las últimas dos temporadas se ha mantenido entre el décimo y noveno lugar en el mundo, por arriba de su compañero el alemán Niko Hülkenberg.

Junto a Pérez también estará su compatriota Esteban Gutiérrez, quien de a poco, se está ganando un lugar en el máximo circuito. Ha fungido como piloto de pruebas en Sauber y Ferrari, ahora es el segundo piloto del equipo Haas. Sin embargo, no pudo terminar la carrera en el Gran Premio de Australia, después de que el vehículo de Fernando Alonso se impactó con el del mexicano.