Muere Johan Cruyff, viva el ‘cruyffismo’

Único como jugador y revolucionario desde el banquillo, el holandés cambió la mirada sobre el fútbol y la historia del Ajax y del Barça

Muere Johan Cruyff. Johan Cruyff, en una imagen de archivo. EL PAÍS VÍDEO

Johan Cruyff ha muerto deprisa, que no corriendo, y sin avisar pero tampoco de improviso, de la misma manera que vivía el fútbol y entendía la vida, con una sonrisa, un Chupa-Chups en la boca y un cáncer en el pulmón, siempre arrebatador y a veces tan obvio que daban ganas de llevarle la contraria, simplemente para discutir, como cuando contaba que el blanco es un color que solo funciona por oposición, y no se refería necesariamente al Madrid.

Quien más quien menos, le acababa de ver, paseando por la calle o en el aeropuerto, convencidos todos de que estaba ganando el partido por 2-0, porque así lo había dicho, y la mayoría le creía, por más que en cada conversación siempre aparecía el rompepelotas que aseguraba saber de cierto que convenía prepararse más pronto que tarde para el adiós del Flaco. Y se ha ido en Jueves Santo seguramente porque sabía que el viernes no salen los diarios en Cataluña.

Así de singular era Cruyff. Igual no quería necrológicas, ni en el papel ni en internet, tampoco pretendía que se organizara un cortejo fúnebre, y menos le apetecían las plañideras, alegre y directo como era, portavoz incluso de sus noticias, a su manera incluso de una muerte que ahora hasta se anuncia en los paquetes de Camel. Nadie habló nunca tan claro como Cruyff. No dominaba ningún idioma y sin embargo le entendían en todos los sitios, circunstancia que le dispensó de expresarse en catalán, incluso en la Plaça Sant Jaume.

El lenguaje de Cruyff es tan universal como su lógica, así que su obra trasciende a su persona, hasta convertirse en una religión cuya arma es inocua: se explica a partir de un balón y de un rondo de la misma manera que el juego depende de un centímetro y de un segundo, como se advierte en cada partido del Barça. El cruyffismo está más expandido que nunca desde que no está Cruyff. No hay un entrenador más cruyffista que Guardiola. Hasta Messi tira los penaltis como Cruyff.

No se sabe de nadie que hubiera preguntado si un penalti indirecto era reglamentario hasta que lo tiró Cruyff y no le desautorizó ni la FIFA. No se sabía que se pudiera meter un gol con la punta de la bota paralela a la escuadra de la portería hasta que un As volador batió a Reina. Tampoco constaba que el Barça pudiera ganar al Madrid sin que pasara nada hasta el 0-5 del Bernabéu. Cruyff cambió la historia del Barça como jugador y después entrenador del Dream Team.

ampliar foto
Datos de Cruyff en la Liga Española.

Quizá porque era un radical irreverente y contrario al poder, siempre subversivo, se acabaron las penosas transiciones en el Camp Nou. El cambio de ritmo de Cruyff descolocó a los rivales y animó el paso del Barcelona. El barcelonismo ya no solo se alimentó de su relato, especialmente célebre en la derrota, sino que pasó a tener una marca ganadora que hoy está en boca del Ajax, del Bayern, del Manchester City, de la Champions. Hay un antes y un después de Cruyff en el Camp Nou: 44 títulos hasta 1988 y otros 44 y, por supuesto, desde su llegada la Copa de Europa.

El barcelonismo supo a partir de Cruyff que la Copa de Europa no se perdía en los penaltis ni por culpa de los postes sino que se ganaba en la prórroga con un gol de falta en Wembley. También entendió el culer que las Ligas no se escapaban a última hora en Córdoba por un 1-0 sino que se ganaban en el tiempo añadido y sin jugar en A Coruña y Tenerife. Ya entonces cualquier aficionado al fútbol era consciente de que Holanda había ganado la Copa del Mundo de 1974 pese a perder con Alemania. El fútbol total de la oranje y del Ajax cautivó incluso a los que no les gustaba el fútbol a partir de la elegancia, la velocidad y la plasticidad de Cruyff. El Flaco marcó época como Pelé, Di Stéfano y Maradona.

Difícil para los directivos

Cruyff dinamizó el fútbol en la cancha y revolucionó desde el banquillo del Camp Nou. El equipo atacaba de forma incontenible, despiadada y ganadora, hasta que Cruyff discutió por última vez con Núñez. Nunca fue fácil para los directivos del Barça ni del Ajax ni de la federación de Holanda. Cruyff acabó su vida profesional como seleccionador de Catalunya. “Chicos”, advirtió a sus jugadores catalanes en un partido, “hoy tenéis que chutar cada vez que lleguéis a portería”.

Cruyff era muy directo cuando se le preguntaba por Cataluña: si los jugadores chutan, los ciudadanos también deben decir lo que quieren ser — decía—, sin miedo, de manera desacomplejada, optimista, como en el fútbol, igual que el Barça. Amigo de Laporta, y piedra filosofal del equipo que armaron Rijkaard y Guardiola, Cruyff discutió con Rosell y mantenía una relación correcta con Bartomeu. Al club, igual de aturdido que la afición, también le costó reaccionar a la noticia del adiós de Cruyff a los 68 años. No se sabe de nadie que lograra seguir al Flaco de tan inteligente, rotundo y rápido como era, incluso el día de su muerte, sorprendidos todos porque anunció que la vencería y nadie dudó de la palabra de Cruyff. Hasta las necrológicas no se lo acaban de creer y tardarán en salir en los diarios de Barcelona. El cruyffismo está más vivo que nunca en el mundo y en el Barça.

Más información