Selecciona Edición
Iniciar sesión
Eurocopa

Holanda añora a Cruyff

La selección naranja exhibe un mal fútbol ante Francia (2-3), que ultima su preparación para la Eurocopa

Klaassen y Promes aplauden en un homenaje a Cruyff. AFP

Pocas veces en la historia del fútbol moderno, un partido, aunque solo fuera amistoso, se disputó en un ambiente tan marcado por el dolor y la tristeza. En el Arena de Ámsterdam, Holanda y Francia rindieron tributo este viernes a las víctimas del doble atentado en Bruselas, una ciudad a 250 kilómetros, y al héroe local Johan Cruyff en un encuentro del que salió vencedor en los últimos minutos el conjunto de Didier Deschamps, que termina su preparación para la Eurocopa de este verano, que jugará en casa. 

De fútbol no hubo mucho en Ámsterdam, pero no era lo más importante de la velada en un momento en el que convenía homenajear a las nuevas víctimas del terrorismo y recordar a la figura del genio que era Cruyff, padre futbolístico de Holanda.

El encuentro se inició tras celebrarse un emocionante minuto de silencio en el que varios asistentes sujetaron unas banderas belgas para demostrar su solidaridad con el pueblo afectado por la tragedia del pasado martes. Un cuarto de hora después, en el minuto 14 del partido, el árbitro alemán Felix Zwayer interrumpió el encuentro tal y como lo había planificado la federación holandesa para honrar al inventor del fútbol total, que llevaba siempre de jugador el número 14 en su espalda.

Pero en vez de conmemorar a la figura de Cruyff en silencio, los 22 jugadores y los 60.000 asistentes le dieron una ovación de gala con el estadio puesto en pie y con grandes pancartas honoríficas. Fue bello y vibrante. Justo antes del inicio del partido, se proyectó en las pantallas del estadio una serie de fotos y de vídeos recordando la carrera del exfutbolista del Ajax y del Barça, que falleció el jueves tras sufrir un cáncer en los pulmones.

Al minuto 14, el partido se interrumpió para recordar a Cruyff. REUTERS

El desenlace del partido entre Holanda y Francia, totalmente dominado por los de Deschamps en la primera parte, vino de los pies de otro número 14, el medio francés Blaise Matuidi, que concluyó con éxito una jugada de los Bleus en los últimos minutos del encuentro. Francia, que solo perdió una vez en sus últimos cinco partidos, demostró con los goles de Antoine Griezmann, en un libre directo, y de Olivier Giroud, de volea tras un córner, que tenía recursos ofensivos para paliar la posible ausencia de Karim Benzema y Mathieu Valbuena, ambos implicados en un caso de chantaje sexual, para el próximo torneo continental.

Por su parte, Holanda enseñó los motivos por los que desapareció con estrépito el pasado invierno del mapa europeo al no clasificarse para la Eurocopa. Su inconstancia en el medio del campo y su debilidad en defensa lastraron el partido de los del seleccionador naranja Danny Blind, que apunta ahora al Mundial de Rusia en 2018 para recuperar el brillo de una selección que tuvo su apogeo hace cuarenta años con Cruyff y que ahora añora más que nunca.