Selecciona Edición
Iniciar sesión

Francia se olvida de sus demonios con un recital ofensivo

El conjunto de Deschamps abofeta a Rusia en el primer partido en Saint-Denis tras los atentados del 13-N

El francés Paul Pogba disputa un balón con Berezutski y Golovin. (Getty Images)

En su regreso al estadio de Saint-Denis desde los atentados del 13-N, Francia eliminó ante Rusia los traumáticos recuerdos de los ataques yihadistas que acabaron con la vida de 130 personas en el centro de París. El festival ofensivo de les bleus (4-2) desató la euforia de los 65.000 aficionados durante un partido amistoso que servía de preparación para la Eurocopa, tanto desde un punto de vista deportivo como a nivel de seguridad.

FRANCIA 4 – RUSIA 2

Francia: Lloris (capitán); Sagna, Varane, Sakho, Evra; Kanté, Diarra, Pogba; Griezmann, Gignac y Martial. También jugaron Digne, Mathieu, Coman, Sissoko, Giroud y Payet.
Rusia: Akinféev; Kuzmin, A. Berezoutski, V. Berezoutski, Zhirkov ; Golovin, Dzagoev ; Kokorin, Shirokov, Shatov ; y Dzyuba. También jugaron Lodygin, Smolnikov, Mamaev, Glushakov, Smolov y Samedov.
Goles: 1-0. M. 8. Kanté. 2-0. M. 38. Gignac. 2-1. M. 56. Kokorin. 3-1. M. 64. Payet. 3-2. M. 68. Zhirkov. 4-2. M. 76. Coman.
Árbitro: Craig Thomson (Escocia) amonestó a los rusos Kokorin, Kuzmin y A. Berezoutski.
Incidencias: partido amistoso disputado en Saint-Denis ante 65.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas de los atentados de Bruselas.

El conjunto de Didier Deschamps ha conquistado un triunfo prometedor de cara a la celebración del torneo continental que disputará en casa entre el 10 de junio y el 10 de julio. El partido de este martes se ha desarrollado en un ambiente festivo, que contrastaba con las fuertes medidas de seguridad que habían sido desplegadas en las inmediaciones del estadio y dentro del recinto, y que también protagonizaron abundantemente los prolegómenos del encuentro.

Según informaron el Gobierno francés y de la federación, hasta 1.500 policías, militares y agentes de seguridad controlaron el desarrollo del enfrentamiento entre dos selecciones cuyos gobiernos respectivos están implicados desde un punto de vista militar en la guerra en Siria. De hecho, el partido contó con la presencia del presidente François Hollande, que asistió desde el palco oficial a la totalidad del encuentro.

La nueva atracción del conjunto bleu, el mediocampista N’Golo Kanté, que celebraba anoche solamente su segunda convocatoria con la zamarra azul, encarriló el partido de Francia con un gol prematuro en el minuto 9. Kanté se aprovechó de un buen trabajo inicial de Pogba, que robó un balón a un medio ruso cerca del área visitante, así como de una buena combinación posterior entre Giroud y Griezmann, para anotar su primer tanto el día de su vigesimoquinto aniversario.

El gol del jugador del Leicester inglés, sorprendente líder de la liga inglesa, dio un impulso benéfico a los franceses y quitó los últimos rasgos de tensión que aún se manifestaban entre los espectadores al inicio del partido. El público del estadio de Saint-Denis se levantó como un solo hombre, agitando frenéticamente las banderas republicanas, para celebrar el buen arranque de los de Deschamps.

El encuentro se convirtió en una inesperada fiesta para el fútbol francés cuando, minutos antes del descanso, el delantero de los Tigres mexicanos André-Pierre Gignac remató de cabeza en una posición acrobática un tiro libre de Griezmann, que firmó en aquella ocasión su segunda y última asistencia de la noche. El gol del supuesto suplente de Benzema para la Eurocopa desató la euforia de los aficionados franceses que se pusieron a corear una Marsellesa más vibrante de lo habitual.

En el segundo tiempo se confirmó el buen momento de los de Deschamps. Los franceses anotaron dos goles más gracias a dos cañonazos de la nueva pepita del Bayern de Múnich alemán, Kingsley Coman, y del habitual extremo del West Ham inglés, Dimitri Payet, que volvía a la selección un año y medio después de su última convocatoria. El único punto negro de la noche para Francia fue la lesión del defensa del Barça Jérémy Mathieu, que tuvo que abandonar entre lágrimas a sus compañeros probablemente por una rotura muscular.

El partido ante Rusia ha sido el último amistoso de Francia antes de que Deschamps anuncie el próximo 12 de mayo la lista de los 23 jugadores convocados para disputar la Eurocopa. Ahora, la próxima ecuación a la que se enfrentará el técnico francés no tendrá nada que ver con lo deportivo sino con lo disciplinario: el posible regreso de Karim Benzema al combinado bleu. El presidente de la federación gala, Noël Le Graët, prometió que zanjaría la situación del futbolista del Real Madrid, imputado en un caso de chantaje sexual, antes del 15 de abril.

Más información