Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presente es Azarenka

La bielorrusa logra en Miami su tercer título del curso, asciende al número cinco y certifica que es la mejor jugadora del momento

Azarenka besa el trofeo de campeona en Miami.

Ni Serena Williams, últimamente errática, ni cualquier otra jugadora del circuito, por más que un día pueda irrumpir Angelique Kerber u otro puedan hacerlo puntualmente Agnieszka Radwanska, Carla Suárez, alguna que otra veterana o cualquier otra aspirante a acaparar los focos. El presente del tenis femenino tiene un nombre propio indiscutible, el de Victoria Azarenka, que tras un buen tiempo entre tinieblas vuelve a reclamar el protagonismo con victorias. Tras atar hace un par de semanas el trofeo de Indian Wells, la bielorrusa enlazó este sábado otro título lustroso en Miami, después de vencer en la final a la rusa Svetlana Kuznetsova por 6-3, 6-2 (en una hora y 17 minutos) y sin ceder un solo set.

No tuvo excesiva miga la final, más allá de constatar que la pretensión de Azarenka de volver a la cima va muy en serio. Vika, de 26, vive un momento dulce después de un periodo de tres años tenebrosos, con dolencias y lesiones en rodillas, muslos, un pie o una muñeca. Rémoras que poco a poco le fueron minando hasta diluirle y hacerle desaparecer del paisaje después de ganar dos veces sucesivas en Australia (2012 y 2013) y de ocupar el número uno. Pero ahora, reencauzada físicamente y con un apetito descomunal, vuelve de nuevo a ser una de las referencias, o más bien la referencia.

Es la tercera en ganar el doblete Indian Wells y Miami el mismo año, tras Graff y Clijsters

Se lo está ganando a pulso Azarenka, que con la que supuso su tercera corona en Miami (antes, 2009 y 2011), su tercer premio del año (el primero fue en Brisbane) y el sexto Premier Mandatory de su carrera (los torneos en segundo nivel de valor), corroboró que es la mejor tenista del momento. Es la mejor y a partir de la próxima semana actuará ya como la número cinco, justo por detrás de Garbiñe Muguruza, convirtiéndose en una amenaza para la hispano-venezolana y de mantener este ritmo para la mismísima Serena esta campaña.

"Creo que mi mayor oponente siempre soy yo misma", señaló tras la victoria la bielorrusa, que cosecha 20 títulos profesionales y se convirtió en la tercera jugadora que logra engarzar Indian Wells y Miami tras la alemana Steffi Graf (1994 y 1996) y la belga Kim Clijsters (2005). "Cuando una va a la cancha lo que suceda no depende de tu oponente, sino de cómo se golpea la bola, y eso siempre depende de uno mismo, así que trato de concentrarse en lo que debería hacer mejor y no lo que hace mi rival", zanjó Azarenka, cuyo 2016 se traduce en 22 partidos ganados y solo uno cedido, frente a Kerber en Melbourne.

Más información