Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Leicester inicia la gestión de su éxito

Ranieri pide refuerzos que no rompan el espíritu del equipo y los dueños aseguran que no lo desmantelarán

Ranieri bromea con los jugadores del Leicester durante un entrenamiento.
Ranieri bromea con los jugadores del Leicester durante un entrenamiento. AP

Levantará el trofeo de la Premier este sábado en su estadio, continuarán festejos y conmemoraciones y deberá aplicarse de inmediato en la gestión de su éxito, el Leicester ya piensa en la venidera campaña. Las casa de apuestas ya no pagan 5000 a 1 si ganan el título de liga sino 33 a 1 por detrás de Manchester City, Chelsea, Arsenal, Manchester United, Tottenham y Liverpool. Un triunfo en la Liga de Campeones se paga 100 a 1 a quienes confíen en el equipo que pueda armar Claudio Ranieri para asaltar el más difícil todavía.

Nuestros planes no pasan por vender a nadie, no tenemos obligación de hacerlo”, apuntó Aiyawatt Srivaddhanaprabha, vicepresidente del club e hijo del propietario

El técnico italiano tiene las ideas claras. “Nos vamos a reforzar, pero los jugadores que lleguen tienen que tener el mismo espíritu que los que están ahora. No quiero grandes nombres en este equipo, quiero seguir con la filosofía de que no es importante el nombre del rival sino prepararnos, luchar y crecer juntos”, advierte. Pero el club no sólo asume el reto de buscar futbolistas adecuados para integrarse en esa idea sino que debe retener a algunos que ahora son codiciados por clubes que les pueden ofrecer mejores contratos. Riyad Mahrez, es uno de ellos, con ficha hasta junio de 2019 firmada el pasado verano. Su salario anual ronda los dos millones y medio de euros, calderilla para que los grandes puedan seducir al nombrado por sus propios compañeros mejor futbolista de la Premier.

Vichai Srivaddhanaprabha, propietario del Leicester. ampliar foto
Vichai Srivaddhanaprabha, propietario del Leicester. AP

“Nuestros planes no pasan por vender a nadie, no tenemos obligación de hacerlo”, apuntó esta semana Aiyawatt Srivaddhanaprabha, vicepresidente del club e hijo del propietario, que apunta a un proyecto para ampliar el estadio al tiempo que rebaja las expectativas sobre los próximos resultados del equipo. “Nuestro objetivo primordial debe seguir siendo mantener la categoría el mayor número de años posible”. Y reveló que Mahrez, del que su representante apunta que tiene el cincuenta por ciento de posibilidades de salir del equipo, le dijo que continuaría en Leicester. “Al 99% se quedará”, confirma Ranieri, que avisa a sus chicos de que igual en otro destino no encuentran el mismo clima para ofrecer idéntico rendimiento.

El Leicester recibe este sábado al Everton en un partido que por fuerza ha devenido en fiesta. El capitán Wes Morgan alzará el trofeo y el tenor italiano Andrea Bocelli cantará en honor de los campeones y de su paisano Ranieri, que no aguardo que el equipo baje el pistón. “Los mataré con mis propias manos si lo hacen”, bromeó en una comparecencia ante los medios de comunicación regada con champán francés y bromas hacia los periodistas locales, a los que el italiano denomina “mis pequeños tiburones”. Todo es tan de color de rosa en Leicester que hasta Ranieri se alzó enervado cuando uno de esos diminutos escualos le sugirió si no era el momento para plegar y retirarse en los más alto. El técnico, que cumplirá en octubre 65 años y tiene tres años más de contrato con el club, bramó: “¿Estás loco?”. 

Benítez busca la salvación, Karanka el ascenso

Dos entrenadores españoles y con pasado madridista afrontan horas decisivas en sus clubes del norte de Inglaterra. Rafael Benítez quiere llevar al Newcastle a una permanencia en la Premier que tenía dificil cuando llegó al club no hace ni dos meses y que se le complicó porque en los cuatro primeros partidos, tres de ellos como visitante, apenas obtuvo un punto. Ahora lleva otros cuatro sin conocer la derrota e intuye que con dos victorias más llegará al objetivo.

Benítez, durante el último partido del Newcastle. ampliar foto
Benítez, durante el último partido del Newcastle. Getty

Depende el Newcastle, que visita este sábado al descendido Aston Villa, de que tropiecen Sunderland y Norwich, que van por detrás en la clasificación uno y dos puntos respectivamente, pero deben disputar un partido más. Esta jornada el Sunderland recibe al Chelsea y el Norwich al Manchester United, que todavía alberga esperanzas de llegar a la cuarta plaza y jugar la eliminatoria previa de la Liga de Campeones.

En la Championship, con el Burnley ascendido, la segunda plaza se definirá en un duelo directo también este sábado entre el Middlesbrough, que jugará como local y le vale el empate, y el Brighton. A los locales los entrenador por Aitor Karanka y en el que sobresale el zaguero español Dani Ayala, un canterano del Sevilla que en 2007, con apenas 16 años se marchó al Liverpool y que acaba de ser nominado en el once ideal de la categoría. En el Brighton destaca la aportación de dos veteranos defensores como Bruno Saltor, ex jugadore de Almería o Valencia, e Iñigo Calderón, con pasado en Alicante y Alavés. En Inglaterra ya lo han calificado como el partido de las 170 millones de libras (unos 215 millones de euros), que es la cantidad en la que se estima los derechos de televisión y participación en la próxima Premier League.

Más información