Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pelotazo de Albert Ramos

El catalán doblega a Raonic (6-2, 6-4 y 6-4, tras 2h 20m), nueve del mundo, y alcanza por primera vez en su carrera los cuartos de un grande. Wawrinka, último campeón, será su rival por las semifinales

Ramos celebra su victoria contra Raonic.
Ramos celebra su victoria contra Raonic. AFP

Para el público que sigue de cerca el tenis es un nombre ya conocido, pero para aquellos que no presten excesiva atención a este deporte se encontrarán en los diarios y los soportes digitales con la cara de un chico de Barcelona, 28 años y 1,88, fino y sonriente, que este domingo dio todo un pelotazo. Albert Ramos venció (6-2, 6-4 y 6-4, tras 2h 20m) a Milos Raonic, un gigante con pies de barro dirigido coralmente por Carlos Moyá y Riccardo Piatti (y a partir de ahora también por McEnroe), del que muchos dicen que tiene maneras para llevarse algún Grand Slam, pero que de momento se queda en eso, en la apuesta, nada más. Ramos, desde la discreción absoluta, le batió y aterrizó en los cuartos de final de Roland Garros, donde Stan Wawrinka, el actual campeón (7-6, 6-7, 6-3 y 6-2 a Viktor Troicki) supondrá el próximo desafío.

Cuando Rafael Nadal anunció su abandono en París, en el tenis español quedó el poso, con todos los respetos, de una pequeña sensación de orfandad. Sin embargo, Ramos, David Ferrer, Roberto Bautista y Marcel Granollers en el cuadro masculino, y Garbiñe Muguruza (6-3 y 6-4 a Svetlana Kuznetsova) y Carla Suárez entre las féminas, sigue avanzando. Lo de algunos de estos nombres puede entrar dentro del guion, pero no entraba en las quinielas el de Ramos, un chico sencillo, tranquilo y futbolero (culé), cuya victoria de mayor trascendencia vino el año pasado contra Roger Federer, en Shanghái, y que hace tres días ya tenía preparadas las maletas para regresar a casa y celebrar el cumpleaños de su padre, Guzmán. "No pasa nada, me ha perdonado. Me consta que se lo pasaron muy bien", dijo entre risas Ramos, que en 2013 debutó en el equipo de la Copa Davis, en Canadá, de la mano de Alex Corretja.

Pero, desde la sombra, sin hacer ruido y jugando de maravilla al tenis, el catalán se ha ido deshaciendo progresivamente de Horacio Ceballos (89 en la ATP), Marco Trungelliti (166), Jack Sock (25) y este domingo de Raonic (9). Formado en el Real Club de Tenis de Barcelona, zurdo, de Mataró, Ramos nunca había ido más allá de la segunda ronda en un Grand Slam. En su ficha oficial no figura título alguno, solo una final en Casablanca, y actualmente ocupa el peldaño 55 del ranking (fue el 38 en mayo de 2012), aunque cuando finalice su andadura en Roland Garros subirá varios puestos. De hecho, el botín que va a extraer de París le aproxima a los próximos Juegos Olímpicos de Río (se juega la plaza con Marcel Granollers), algo que hace unos días ya dijo que ni se le había pasado por la cabeza.

Más información