Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

Toro Rosso ata a Sainz

Red Bull renueva al madrileño hasta 2017 y así obligará a negociar por él a cualquier equipo interesado

Sainz, en Bakú. Ampliar foto
Sainz, en Bakú. Getty Images

Cuando firma un contrato con un piloto de carreras, Red Bull se guarda en su manga todos los ases de la baraja para extraer el máximo rendimiento del individuo en cuestión y de este modo recuperar su inversión. La marca del búfalo rojo es, al margen de los constructores, una de las que más dinero inyecta en el automovilismo, y con casi toda probabilidad, la más visible del Mundial de Fórmula 1. No puede ser de otra forma si tenemos en cuenta que el gigante energético posee dos escuderías (Red Bull y Toro Rosso), manejadas por una cúpula que dirige con mano de hierro el doctor Helmut Marko, un expiloto austríaco que perdió un ojo al recibir el impacto de una piedra que escupió el monoplaza de Emerson Fittipaldi durante el Gran Premio de Francia de 1972. Marko tiene plenos poderes y la única obligación de reportar a Dietrich Mateschitz, el dueño del imperio, que cree ciegamente en él y le deja hacer y deshacer a su antojo.

Entre otras cosas, Marko es quien se inventó el Júnior Team, la plataforma de promoción de la que salieron Sebastian Vettel y Daniel Ricciardo. Y suya fue la decisión hace un mes y medio de promocionar a Max Verstappen a Red Bull y darle al chaval el monoplaza de Daniil Kvyat, que a partir de Montmeló fue degradado y que desde entonces vuelve a conducir un Toro Rosso. Y suya también ha sido la decisión de ejercer la opción de renovar unilateralmente el contrato de Carlos Sainz, que con vistas a 2017 seguirá al volante de un monoplaza de la estructura de Faenza (Italia).

Así lo reconoció este miércoles Christian Horner, director de Red Bull, en un encuentro con la prensa que tuvo lugar a las puertas del Gran Premio de Austria que se celebrará este fin de semana en el circuito de Spielberg. “A principios de esta semana hicimos efectiva la cláusula que teníamos, de modo que Carlos está comprometido con Red Bull el año que viene. De momento corre en Toro Rosso y allí es donde estará en 2017”, dijo el ejecutivo británico. Llegados a este punto, está por ver quién será su compañero, aunque Horner también insinuó que Kvyat tiene muchos números de seguir a su lado puesto que no hay ningún candidato que llame a la puerta.

A principios de esta semana hicimos efectiva la cláusula que teníamos, de modo que Carlos está comprometido con nosotros el año que viene

Christian Horner, director de Red Bull

Sin embargo, existe otra lectura a la hora de analizar la prolongación del acuerdo de Sainz, que debutó a principios del curso pasado y que posee el doble de puntos que entonces a estas mismas alturas de la temporada. Al margen de asegurarse la posibilidad de contar con él, Toro Rosso también lanza un mensaje a la competencia: el chico es suyo, y quien pretenda hacerse con sus servicios deberá negociar con ellos. En este sentido, Renault ha sido quien más se ha interesado por el madrileño, y la nueva coyuntura pondrá a prueba hasta dónde está dispuesta a llegar la compañía del rombo para llevarse al español. Hay que tener en cuenta que las unidades de potencia que incorporan los Red Bull son de la firma francesa, circunstancia que puede abrir vías de diálogo.

Los actuales contratos de Ricciardo y Verstappen con el equipo de Milton Keynes (Gran Bretaña) no expiran hasta finales de 2018, de modo que el camino natural que en condiciones normales debería dar Sainz parece bloqueado en estos momentos. Esto hace que el hijo del bicampeón del mundo de rallies se haya movido y explorado vías alternativas, que con esta renovación quedan paralizadas aunque habrá que ver si solo de forma temporal.

Más información