Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal gana a Francia y se lleva su primera Eurocopa

La selección de Fernando Santos se proclama campeona de Europa por primera vez en la historia gracias a un gol de Éder en la prórroga. Cristiano se marchó lesionado en el minuto 24 tras un duro golpe de Payet en la rodilla

Ver fotogalería
Eurocopa 2016 Éder marca y da a Portugal su primera Eurocopa. Getty Images

Eurocopa Final

Así fue

Portugal
1
Francia
0

FINALIZADO

Árbitro: Mark Clattenburg
  • 10 Tarjetas amarilla
  • 0 Tarjetas rojas
  • Gol
  • Gol 108 Éder
  • Gol 108 Éder

Portugal consuela a Cristiano

Sin su líder, Cristiano, desde las primeras de cambio, con poco fútbol pero con un gran portero, Rui Patricio, que les llevó a la prórroga, donde desniveló Éder, Portugal se proclamó campeona de Europa por primera vez en su historia. La selección de Fernando Santos derrotó a Francia (1-0) con un gol del delantero suplente en la segunda parte del tiempo extra y toco la gloria en París. A Gignac, el recambio de Giroud, se le escapó en el palo derecho de la meta de Rui Patricio, donde estrelló el balón en el último minuto del descuento.

Cristiano no quería irse, no quería creer que fuera verdad, pero entre lágrimas y después de un par de intentos de continuar, no tuvo más remedio que asumir que la final había terminado para él. El líder portugués se retiró en camilla en el minuto 24 después de que un duro golpe de Payet le doblará la rodilla la izquierda. Griezmann, el homólogo de Cristiano en Francia, sí que estuvo, pero apenas se le vio. Dos cabezazos, uno salvado milagrosamente por Rui Patricio y otro desviado, fueron su gran aportación.

Con Cristiano en los vestuarios y Griezmann desaparecido, el guardameta luso fue el gran protagonista. Rui Patricio, con un repertorio de grandes intervenciones, mantuvo a Portugal en la final. Salvó ante Griezmann primero y después dejó sin gloria a Giroud y Sissoko, un pulmón con escaso fútbol convertido en el mejor jugador de Francia. Eso fue la final. Poco fútbol y mucho pulmón. Portugal se presumía vacía sin Cristiano. Francia, arrolladora en el inicio, se vio más campeona. Pero ni una cosa ni la otra. Los de Deschamps, pese a los nombres y el músculo, no pudieron imponerse a una Portugal que se mantenía a arreones y a paradones de Rui Patricio.

Éder, un gol para la historia

Así fue trascurriendo un partido insulso con algunos fogonazos. El más importante de Portugal lo dio Quaresma con un remate acrobático que detuvo Lloris. Francia tuvo más. Griezmann, en dos ocasiones, y Giroud con un remate cruzado, pudieron ser eternos de no ser por Rui Patricio, que paró todo. A la única que no llegó, le ayudó la madera. Con ella se topó Gignac en el minuto 93 después de bailar y dejar en el suelo a Pepe.

Portugal se creció en la prórroga y Guerreiro avisó estrelló una falta magistral en el larguero. Los lusos empezaban a lamentarse cuando el gigantón Éder, delantero del Lille francés y suplente de La Seleçao, pasó a la historia de Portugal con un disparo lejano que superó a Lloris e hizo campeona de Europa al país luso por primera vez en la historia. Y sin su estrella.

Más información