Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Henrik Stenson gana el Open Británico

El jugador sueco derrota a Mickelson en una histórica última jornada y da su primer Grande al país nórdico

El sueco Henrik Stenson celebra su victoria en el British Open. Getty

Puño cerrado. Piernas flexionadas. Un atisbo de sonrisa después de tres días y 15 hoyos de maravillosa igualdad entre dos monstruos en estado de gracia. Un putt de doce metros embocado en la última vuelta de la bola, sencillamente perfecto, marcaba la diferencia definitiva de dos golpes a falta de tres hoyos para terminar. Henrik Stenson gana el Open Bitánico después de haberse quedado muy cerca hace tres ediciones ante el mismo rival. Un triunfo histórico. El primer Grande masculino para un jugador sueco, un éxito largamente esperado para un país apasionado por el golf, con cerca de 500.000 jugadores habituales en una población inferior a los diez millones, y con una climatología que apenas permite salir al campo seis meses al año. Veinte golpes bajo par, el mejor resultado en la historia de los Majors, superando la extraterrestre exhibición de Tiger Woods en Saint Andrews en el año 2000 y en unas condiciones mucho más complicadas, completan un Open para recordar.

Una reedición perfecta del Duelo al Sol de Turnberry en 1977 entre Jack Niklaus y Tom Watson. Dos hombres en estado de gracia durante 36 hoyos de match play. Una rivalidad a la altura del Open de 1988 con el triunfo de Severiano Ballesteros sobre Nick Faldo y Nick Price; del dramático US Open de Torrey Pines con Tiger Woods lesionado derrotando a Rocco Mediate en un dramático desempate a 18 hoyos. El golf convertido en un espectáculo vibrante. Cada golpe, cada gesto, resultaba clave desde que Stenson besaba a su mujer antes de salir al tee del 1 y su rival acariciaba la urna de la Jarra de Clarete.

"El mejor jugador del Mundo de tee a green", como siempre ha defendido su entrenador Peter Cowen, ha cimentado su triunfo del Open en un juego sólido y sin apenas errores. Su apreciada madera 3, un cañón en sus manos gracias a sus 185 centímetros de altura, ha promediado cerca del 80% de calles cogidas. Desde la calle, un 90% en greenes alcanzados el último día. Y allí donde se ganan los torneos, ha sido capaz de meter los putts decisivos para llegar al 10 con un golpe de ventaja sobre Mickelson. Si en vez de rivales hubieran sido una pareja de Ryder Cup jugando a foursomes, habrían cubierto los nueve primeros hoyos en 29 golpes, a ritmo de batir todos los récords de Royal Troon. El tercer clasificado, a nueve golpes, se veía ya a la altura de Glasgow. Pero en esta ocasión no hubo mickelsonadas ni búnkers asesinos en el 18. Solo dos jugadores llevados al límite, alimentando el paso al siguiente nivel, y que solo dos birdies consecutivos de Stenson en los hoyos 14 y 15 por pares de Mickelson, marcaban la diferencia. Ha sido necesario un recorrido final de 63 golpes, comparable a la espectacular primera jornada del zurdo de Arizona, para deshacer la igualdad.

Por detrás, los estadounidenses J.B. Holmes (-6) y Steve Stricker (-5), preceden a lo más granado del circuito europeo: un recuperado Rory McIlroy y un gran Sergio García, ambos con -4, dejan excelentes sensaciones de cara a la Ryder Cup de Hazeltine; mientras que el espectacular Andrew Beef Johnston es todo soplo de aire fresco para el golf británico. Miguel Ángel Jiménez, al par del campo; Rafa Cabrera-Bello (39º con +4) y Jon Rahm (59º con +9) completan una participación española en la que solo el debutante Scott Fernández no logró pasar el corte.

Más información