Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio García: “Podré decir a mis nietos que fui olímpico”

El golfista español, pese a las destacadas bajas, considera que deberá sacar su mejor versión para ganar medalla en un campo “australiano”

Ampliar foto
Sergio García. USA Today Sports

Sergio García se ha apuntado en Río de Janeiro al retorno del golf al cuadro olímpico, 112 años después de las últimas medallas repartidas en San Luis, Estados Unidos. Gracias a ello se ha salvado de los reproches del legendario Gary Player. Los destinatarios del australiano, ganador de nueve ‘majors’ y capitán del equipo australiano en Río, han sido, sobretodo, los cuatro primeros de la clasificación mundial, su compatriota Jason Day, los estadounidenses Dustin Johnson y Jordan Spieth y el norirlandés Rory McIlroy. “No quieren promover el golf”, afirmó Palmer. “No se dan cuenta de lo afortunados que son. No entienden lo que significan los Juegos para el golf. Yo habría venido remando para competir en unos Juegos”.

Sergio García no llegó a Brasil remando, sino en un avión privado, junto a su caddie. Y afronta el torneo con plena consciencia de la excepcionalidad y oportunidad que supone para su deporte el hecho de haber sido recuperado para el programa olímpico. “Es algo especial, bonito. Poder decir a tus hijos o a tus nietos ‘yo fui olímpico’ es algo que no mucha gente puede decir. La experiencia es increíble, diferente, y vamos a disfrutarla al máximo. Me gustaría que el golf siguiera siendo un deporte olímpico”.

Rafael Cabrera-Bello, que también representará al golf masculino en el torneo olímpico que se disputará del 11 al 12 de agosto en el Golf Reserva Marapendi, se fija en el tenis olímpico como un ejemplo de lo que desearía para el golf. “Espero que el COI valore las figuras del golf que han venido, y a lo mejor que pase como el tenis. En los primeros años no acudían los tenistas punteros, y ahora vienen prácticamente todos”.

Sergio García prevé que precisará alcanzar la mejor versión de su juego para optar a medalla. No se abruma por haber ganado enteros en las apuestas debido a las bajas. “No me siento más presionado. Todas las semanas son complicadas. El golf está muy globalizado y existe buen nivel en todas partes. Cualquier jugador te puede hacer un 64 o 65 en cualquier momento y pasarte. Hay que hacerlo bien. Porque hayan fallado tres o cuatro no va a ser fácil. Estamos con muchas ganas de disfrutar esta oportunidad al máximo y con la expectativa de jugar lo mejor posible para tener opción a una medalla”.

Las características del campo en que se disputará el torneo, en Marapendi, invitan a Sergio García a compararlo con los campos clásicos de Australia. “Tiene bastantes cuestas, mucho búnker grande, algunos hoyos con agua y árboles pequeños, de manera que, si hay viento, puede afectar más y puede marcar diferencias”. Rafa Cabrero-Bello completa: “Es un campo generoso en el tee. El green es ancho, pero con muchas ondulaciones”. Detalles técnicos La vuelta del golf a los Juegos contará con 60 jugadores que competirán en un torneo individual por golpes a 72 hoyos, será más de un siglo después de que el canadiense George Lyon ganara la última medalla de oro en este deporte.

Más información