Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid sufre para ganar al Celta

El cuadro de Zidane se impone con goles de Morata y Kroos. Orellana hizo el empate

Modric, Asensio y Marcelo felicitan a Morata. AFP
LaLiga Santander Jornada 2

FINALIZADO

El Real Madrid se ha llevado un intenso y difícil partido contra el Celta en su estreno esta temporada en el Bernabéu. El cuadro de Berizzo exigió a los locales, pero no supo aprovechar las ocasiones para llevarse algún punto. Morata adelantó al Madrid, Orellana empató con un golazo y Kroos sentenció con otro a diez minutos del final.

A los dos equipos les costó meterse en el partido. El Celta arriesgó con la presión adelantada, mientras el conjunto blanco se animaba con fogonazos de Asensio y de Modric, aunque se mostraba impreciso. El croata, que no pudo jugar en la primera jornada porque arrastraba una sanción de la temporada pasada, desequilibró el duelo. Primero con un zapatazo al larguero y luego exigiendo a Sergio Álvarez con otro potente disparo, lo más destacado de la primera parte, que acabó sin goles.

Arrancó la segunda más entonado el Celta, merodeando con colmillo el área del Madrid mientras se diluían protagonistas como Asensio o Bale. El equipo de Berizzo comenzó a tocar, imponiendo el estilo con el que se encuentra cómodo. No despertaron los locales hasta que el galés asustó a Sergio con un gran lanzamiento de falta, desviado con una parada sensacional. Un aviso antes del gol, que llegó tras un error grave del guardameta del Celta. Sergio mandó un envío a los pies de Modric cuando se disponía a sacar el balón jugado. El croata asistió a Morata, que, presionado, no pudo llegar, pero sí lo hizo Asensio. El mallorquín fue demasiado tibio en el mano a mano con Sergio, pero el rechazo le cayó al canterano, que inauguró el marcador. A partir de ese momento, el Celta se desorganizó y comenzó a dejar espacios a los de Zidane. Morata rozó el segundo con un tiro con el exterior que se estrelló a la madera y luego fue Bale el que casi marca de cabeza. Y cuando más tiritaba el Celta, Orellana se sacó un golazo para hacer el empate. A 20 minutos del final salió James, el segundo cambio del Madrid tras la entrada de Lucas Vázquez por Asensio. El partido se convirtió en un correcalles y el barullo lo aprovechó el conjunto blanco, que sentenció con un gran disparo de Kroos imposible para Sergio.

Más información