Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los días felices de Pablo Carreño

El asturiano, aspirante a romper su techo en un grande ante el talentoso Thiem, vive su mejor momento después de haber alzado su primer título en la ATP y de firmar (39º) su mejor 'ranking' a los 25 años

Carreño sirve en la final de Winston-Salem, recientemente.
Carreño sirve en la final de Winston-Salem, recientemente. AFP

Estos días, Pablo Carreño (Gijón, 25 años) anda feliz como unas castañuelas por la Gran Manzana. Y es que el asturiano, un chico cercano y accesible al que le gustan las ensaladas y la pasta después de un buen entrenamiento, un tipo al que uno puede encontrárselo dando un paseo en el centro de Londres o un bosque parisino, tiene más que motivos para lucir una sonrisa. La pasada madrugada remontó un durísimo partido frente al serbio Janko Tipsarevic, todo un sabueso de 32 años, y accedió a la tercera ronda del US Open, donde ahora puede romper su techo en un gran torneo, porque nunca ha ido más allá de esta fase. El 3-6, 4-6, 6-1, 6-4 y 6-4 (en 3h 41m) le cita ahora en un baile que muy pocos querrían, con el talentosísimo Dominic Thiem, pero a él no se le borra la sonrisa.

“Él está haciendo un año muy bueno", remarca el español, que por primera vez en toda su carrera obtuvo un triunfo en cinco sets, en otra muestra más de su crecimiento, justo después de alzar su primer título como profesional la semana previa al major estadounidense, en Winston-Salem, y de estrenar su mejor ranking, como 39º mejor jugador del mundo en estos momentos. "Es top-10 y está luchando para clasificarse para la Copa de Maestros… Yo estoy en otra liga. Estoy subiendo posiciones, pero aún me falta un poquito para llegar donde está él", expresa en unas declaraciones recogidas por la web oficial de la ATP.

El de Carreño está siendo un proceso dificultoso. Su acceso al circuito suscitó muchas esperanzas, porque por su edad podía ser la bisagra entre la vieja guardia de tenistas españoles (Nadal, Feliciano, Ferrer, Verdasco, etc...) y las nuevas generaciones, a las que que dicho sea de paso no se les ve venir todavía. Pero Carreño aún no ha dado el salto cualitativo y se mueve desde hace tres años en una zona de la lista, entre los puestos 50 y 70, de la que no consigue escapar. Sin embargo, poco a poco ha ido cogiendo poso y afilando su derecha, supervisada en la Academia de Villena por sus técnicos, Samuel López y César Fàbregas, y por el exnúmero uno Juan Carlos Ferrero, uno de sus referentes. "Él sabe que es mi ídolo, se lo he dicho varias veces y le he enseñado recuerdos, como una foto que tengo con él", admite a la ATP.

Contra Tipsarevic, el gijonés no volvió la cara a un pulso que se le había puesto muy negro, ante un veterano y con dos parciales en su contra. Entonces, se levantó y rubtricó una victoria de muchísimo valor, la séptima sucesiva sobre pista dura en esta última franja del verano.“Es la primera en cinco sets, después de no sé cuántas derrotas. ¡Por fin ha tocado! Este año en Roland Garros también había remontado dos sets en contra, pero no pude acabar el quinto por lesión", recuerda Carreño, que hace dos años, en 2014, también logró llegar hasta la tercera ronda en Flushing Meadows.

A la espera de su salto cualitativo, él debe ser una de las bisagras en el cambio generacional del tenis español

"Me estaba costando jugar en pistas rápidas. No conseguía jugar más de un torneo seguido bien, o dos partidos seguidos bien, y estas semanas me estoy encontrando muy cómodo, con mucha confianza. Se está demostrando que en pista rápida también puedo jugar y ganar a grandes jugadores”, incide, después de haber ganado en asfalto a rivales como Jéremy Chardy (55), Pablo Cuevas (20), Andrey Kuznetsov (47) o Roberto Bautista (17).

Así son estos días felices de Carreño, siempre humilde. "Famoso no soy del todo", reconoce a la ATP; "algunas veces en las aerolíneas me reconocen y me ayudan con el tema de sobrepeso o dejándome llevar el raquetero encima, conmigo. Eso me ha ayudado un poquito". Y sobre esa humildad debe apoyarse la transición en el tenis español si no quiere que los tiempos de secano sean largos. Todos esperan el salto de Pablo.

RESULTADOS DE LA 2ª RONDA (1-2 DE SEPTIEMBRE)

Cuadro masculino: David Ferrer, 6-0, 4-6, 5-7, 6-1 y 6-4 a Fabio Fognini; Pablo Carreño, 3-6, 4-6, 6-1, 6-4 y 6-4 a Janko Tipsarevic; Joao Sousa, 6-2, 6-4, 1-6 y 7-5 a Feliciano López; Andy Murray, 6-4, 6-1 y 6-4 a Marcel Granollers; Juan Martín del Potro, 7-6, 6-3 y 6-2 a Steve Johnson; Stan Wawrinka, 6-1, 7-6 y 7-5 a Alessandro Giannessi; Kei Nishikori, 6-4, 4-6, 6-4 y 6-3 a Karen Khachanov; Dominic Thiem, 6-4, 6-3 y 6-2 a Ricardas Berankis; Nicolas Mahut, 6-4, 6-4 y 6-2 a Paul Henri-Mathieu.

Cuadro femenino: Carla Suárez, 6-1 y 6-4 a Jelena Jankovic; Serena Williams, doble 6-3 a Vania King; Agnieszka Radwanska, 7-6 y 6-3 a Naomi Broady; Venus Williams, 6-2 y 6-3 a Julia Goerges; Simona Halep, 6-3 y 6-4 a Lucie Safarova; Karolina Pliskova, 6-1 y 7-5 a Montserrat Gonzalez.