Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Por qué los pilotos de MotoGP llevan todo el año hablando de Michelin?

La nueva suministradora está en constante evolución, busca neumáticos que se adapten a la moto y no al revés, lo que provoca constantes cambios

Dani Pedrosa, en los primeros entrenamientos libres en Alcañiz. Ampliar foto
Dani Pedrosa, en los primeros entrenamientos libres en Alcañiz. Getty Images

La entrada de Michelin como suministrador único de neumáticos de MotoGP es la explicación a muchas de las cuestiones que han surgido esta temporada que entra en su recta final este fin de semana con el gran premio de Aragón. Por qué hay tantas caídas provocadas por el neumático delantero (hasta Rossi se cae en carreras), por qué Jorge Lorenzo no es competitivo en agua, qué le ocurre a Pedrosa (o qué le ocurría, mejor dicho) y cómo se explica que haya podido haber ocho ganadores distintos en ocho carreras consecutivas serían algunas de esas preguntas que están definiendo un campeonato distinto. El de este 2016 está siendo un curso para la supervivencia, bien lo sabe Marc Márquez, que no es ni el piloto más rápido de la pista, ni el que lleva la mejor moto, ni el que más ha ganado –está empatado con Lorenzo a tres en número de victorias–, pero es, eso sí, el único de los contendientes que ha terminado todas las carreras.

Y, ¿por qué los pilotos de MotoGP llevan todo el año hablando de los neumáticos Michelin? Porque son tanto o más protagonistas que cualquiera de las fábricas que ponen en pista un par de motos oficiales cada fin de semana de gran premio. Llegaron a principio de año en sustitución de Bridgestone y aspiran a hacer las cosas tan bien que están siendo jueces del campeonato. El neumático trasero que proporcionaron desde que comenzó el curso ha sido alabado por los pilotos una y otra vez, porque normalmente proporciona muy buen agarre, no tanto el delantero, “aunque han hecho un trabajo fabuloso con él, ha mejorado mucho”, advierte Márquez.

Pero el estar en constante evolución no permite a los pilotos amoldarse a ellos: “El trabajo de Michelin es muy bueno, pero lo que intentan hacer es adaptar los neumáticos a la moto, cosa que pocas marcas hacen. Hasta ahora, Bridgestone te daba unos neumáticos y tú adaptabas la moto a los neumáticos, Michelin trata de hacerlo al revés. Y eso comporta que durante la temporada se vaya evolucionando, se vayan probando diferentes neumáticos, uno te va mejor, otro peor… Tienes que saber entenderlo y a veces te pasa como a mí en Misano, donde no acabé de encontrar la solución con los neumáticos nuevos y me tuve que conformar con el cuarto puesto. El problema es que de un circuito a otro las gomas cambian mucho”, añade el piloto de Honda.

“Están intentando buscar una base que vaya bien a todos los pilotos y que sirva para todas las fábricas. Aunque en realidad no nos están facilitando el trabajo. Nunca sabes con qué te vas a encontrar. Está siendo complicado. Celebro el esfuerzo que están haciendo, pero la realidad es que están condicionando el campeonato”, explica Dovizioso.

Son neumáticos muy diferentes de una pista a otra, cambian mucho en todos los sentidos

Jorge Lorenzo, piloto de Yamaha

La llegada de Michelin ha cambiado incluso la dinámica de trabajo en los garajes de los equipos. Lo explica el líder del Mundial: “El año pasado llegabas a un circuito y ya sabías los neumáticos delanteros que había, que siempre eran los mismos, sabías cómo funcionaban, y atrás solo contabas con el blando, el duro ni lo probabas. Con Michelin el viernes lo tienes que dedicar a probar todos los neumáticos, y hasta te quedas sin tiempo. A la que te despistas llega el domingo y no sabes qué neumático poner, como me ocurrió a mí en Silverstone, que no pude poner el duro porque no lo había probado antes”. Y lo pagó: acabó cuarto, fuera del podio. Igual que en Misano. Fueron, curiosamente, dos carreras que se le dieron bien a su compañero de equipo, Pedrosa, que había quedado anulado prácticamente durante toda la primera parte de la temporada por unas gomas demasiado duras para un piloto de su peso y con su estilo. “Ahora entiendo un poco más cómo usar el neumático. Es la clave. Hasta ahora no lo había aprovechado al máximo”, concede. En Alcañiz le guían, dice, las buenas sensaciones de su exuberante victoria en Misano. Y aunque le han cambiado las gomas que usó aquel fin de semana, volvió a mandar en la tabla de tiempos este viernes.

El que vuelve a estar perdido, de momento, y pese a estar en uno de sus circuitos favoritos, es Lorenzo, séptimo en los primeros libres. Y, de nuevo, todo lo explican los Michelin: “Los Bridgestone iban bien desde el principio más o menos en todos los circuitos. Con Michelin dependes de los baches del asfalto, de la temperatura… Y ocurre, por ejemplo, que Pedrosa en Austria era de los últimos, a dos o tres segundos, y ahora está primero. El mismo piloto en un mismo mes tiene resultados muy distintos. Son neumáticos muy diferentes de una pista a otra, cambian mucho en todos los sentidos”.

Aviso oficial a Rossi: otra peineta conllevará multa

A partir de ahora los actos de indisciplina, falta de respeto o insultos serán penalizados con una sanción económica. El aviso llegó, por mail, a todos los equipos del Mundial, incluidos los pilotos de MotoGP. Y fue después del GP de San Marino, ese en el que Valentino Rossi despidió a Aleix Espargaró, durante una sesión de entrenamientos libres, con una gráfica peineta transmitida en directo. El español le molestaba en la trazada cuando el de Yamaha venía en vuelta rápida. “No debí hacer aquel gesto”, se excusó ayer el italiano. Cabe recordar que antes de este aviso ya se penaban las peinetas con multas. Márquez o Barberá, por ejemplo, fueron castigados con 1.000 euros en 2011.

Más información