Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Sainz, listo para volar

El madrileño, asentado como principal baza de Toro Rosso, presiona para correr con Red Bull en 2018 o para que le liberen

Carlos Sainz en el circuito de Sepang, en Malasia.
Carlos Sainz en el circuito de Sepang, en Malasia. Getty Images

Carlos Sainz está listo para emprender el vuelo que debería llevarle a poder cumplir con su objetivo: ser campeón del mundo de Fórmula 1. O al menos, eso es lo que siente el piloto de Toro Rosso, que a sus 22 años afronta la recta final de su segunda temporada en el Mundial. Y lo hace tras haberse establecido como uno de los integrantes más fiables de la parrilla a pesar de su juventud. El madrileño es la principal baza de la estructura de Faenza, y a las puertas del Gran Premio de Malasia que este fin de semana se disputa en Sepang figura en la 12ª posición de la tabla, con 30 puntos en su casillero, 18 más que a estas mismas alturas del curso pasado.

Desde que Red Bull decidió en Montmeló que Max Verstappen y Daniel Kvyat intercambiaran sus papeles y el ruso se convirtió en el compañero del español, Sainz ha acumulado 26 puntos por los tres de su vecino, completamente desquiciado por la jugarreta que le hizo la marca la escudería del búfalo rojo. La comparación entre ellos no existe, ni los sábados (nueve a dos para Sainz) ni los domingos (ocho a dos para él, si tenemos en cuenta que una vez abandonaron los dos). Con este balance y tras haber dado un salto de calidad en todos los sentidos, el hijo del bicampeón del mundo de rallies ya considera que ha quemado su primera etapa en el certamen.

A finales de 2015, Sainz se exigía con vistas a 2016 cometer menos errores y ser un poco más agresivo en momentos puntuales, sacar los dientes decía. Y ambas cosas las ha logrado sin que nadie pueda ponerlo en duda. Llegados a este punto, el siguiente paso difícilmente lo podrá dar en su actual formación. El desarrollo del monoplaza que conduce se ha visto condicionado por dos factores combinados que han limitado mucho su crecimiento. Por un lado, el presupuesto de Toro Rosso ronda los 70 millones de euros, aunque ahora ya queda poquito de ellos. Y por el otro, el lastre que ha significado a partir de mitad de calendario correr con una versión antigua del motor Ferrari, un modelo que ofrece unos 50 caballos de potencia menos que la que incorporan los prototipos de Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen.

“Estoy listo para dar el siguiente paso. Mi primer año fue duro, tuvimos muchos problemas, pero desde entonces me he ido desarrollando mucho como piloto como para que haya llegado el momento de subir un peldaño más”, explica el corredor a EL PAÍS. “Desgraciadamente, la F-1 no funciona así y dependes de muchas otras circunstancias. Pero este año he demostrado que estoy preparado para cuando Red Bull me dé la oportunidad si lo considera oportuno. Quiero estar en una escudería ganadora si no es en 2017 que sea el siguiente”, añade Sainz.

“McLaren sería un buen sitio para Carlos"

Fernando Alonso

¿Y cuáles son sus opciones? Renault le ha hecho una oferta para que se vista de amarillo a partir de enero, pero Toro Rosso, que le renovó este verano, aparentemente no está por la labor de soltarle. Así las cosas, el momento clave parece que llegará en 2018, cuando debe dar el salto a Red Bull o desvincularse de su paraguas de forma definitiva. Esta parece la vía más factible hoy, puesto que tanto Max Verstappen como Daniel Ricciardo tienen un acuerdo firmado con la marca energética por dos años más.

“McLaren sería un buen sitio para Carlos. Si por edad no me pilla a mí, quien corra para McLaren en los próximos diez años sabe que alguna vez va a ganar”, advierte Fernando Alonso desde Sepang.

Más información