Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zarco se impone en Sepang y vuelve a ganar el título de Moto2

El francés gana una difícil carrera sobre el asfalto mojado y se proclama campeón por segundo año consecutivo

Ampliar foto
Zarco celebra la victoria y el título de Moto2 en Sepang. AP

Toda la presión sobre sus hombros. Era el campeón. Defendía la corona. Y el liderato durante tantas semanas. Toda la ventaja era para él. Tenía mucho que perder Johan Zarco en este circuito de Sepang, en el que cae un chaparrón cada hora y media y el sol sale de repente y abrasa la piel. Pero quiso competir como si el de Malasia fuera un gran premio más. En su pizarra, tan solo la información acordada: la distancia que mantenía sobre su inmediato perseguidor, Folger. Que de Luthi y Rins, los únicos que le podían amargar la fiesta, no quería saber nada. Y al que tenía delante ya lo controlaba él. Le alcanzaba la vista. Seguía de cerca de Morbidelli, tan competitivo, con tanto ritmo desde que se subió a la moto el viernes en Sepang. No pensaba dejarle escapar.

Y de la misma manera que se jugó el tipo el sábado para lograr la pole con un tiempo increíble, tres segundos más veloz que sus rivales, no se pudo contener en la carrera. No fue un aspirante conservador, como tampoco ha sido un campeón timorato. Agresivo cuando toca, constante la mayoría de las veces, siempre resolutivo bajo la lluvia (esa suerte tuvo), uno de los mejores en la gestión de los neumáticos, excelente en la gestión de los tiempos de una carrera, este domingo en Sepang sorprendió por empecinarse en ganar cuando ni siquiera necesitaba la victoria para lograr el título.

Rodaba desde la primera vuelta bien pegadito a Morbidelli, que le servía de guía, una referencia de cómo se encontraba la pista, que ya no se seca como antes. Reasfaltada este año, ya no drena como los últimos cursos, tarda mucho en secarse y cuando se forma un carril que marca la trazada buena, quedan algunos charcos muy peligrosos. Después de dos giros salió el sol, pero no sobraban los neumáticos de lluvia. El asfalto no empezó a secarse hasta los últimos giros. De hecho, solo a falta de ocho vueltas empezaron a bajar los tiempos los tres pilotos en cabeza. Ahí es cuando Zarco, que se había defendido perfectamente en mojado, escondiendo su póker de ases, empezó a apretar.

ampliar foto
De derecha a izquierda: Folger, Morbidelli y Zarco al inicio de la carrera. EFE

Escogió la horquilla de la curva cuatro para adelantar al italiano a falta de seis giros. Y al siguiente paso por curva ya le había dejado a casi un segundo. El francés logró rodar un segundo más rápido. Y fue sumando vueltas rápidas una tras otra hasta la penúltima vuelta. Lo nunca visto en un piloto que se está jugando el Mundial. A Morbidelli y a Folger, que sufrieron algún susto en las últimas vueltas por las condiciones de la pista, los dejó a más de tres segundos de distancia. Sus contrincantes por el título, quienes aspiraban a ganar la carrera para que el campeonato se decidiera en la última cita, en Valencia, quedaron demasiado lejos: en sexta posición, Luthi; el 14º, Rins, su gran rival durante toda la temporada.

Pero nadie ha demostrado la madurez y la fortaleza mental de Zarco en los últimos dos años. Desde que 250cc pasó a llamarse Moto2 y la igualdad mecánica se dejó notar en la categoría y en las carreras nadie había sido capaz de revalidar el título. Lo intentó Tito Rabat el año pasado, pero el francés pudo con él. Y no ha habido ningún otro más fuerte que él este curso. El último piloto que logró ganar dos veces el título de la categoría intermedia fue Jorge Lorenzo, campeón de 250cc en 2006 y 2007. Buen referente para Zarco, que el año que viene debutará en MotoGP como piloto del Tech3.

Más información