Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lucas Alario: “Lo de la selección pasa por la cabeza”

El delantero de River Plate, de reciente convocatoria, defiende al plantel que lidera Lionel Messi

El atacante Lucas Alario viene de convertir ante Estudiantes. Ampliar foto
El atacante Lucas Alario viene de convertir ante Estudiantes.

Lucas Alario ha terminado de entrenar. Se da un baño, se viste y conduce su auto hacia el ingreso del River Camp, el campo de deportes que el club River Plate tiene en Ezeiza (a 40 minutos de la ciudad). Como sucede a diario, entre ese momento y su almuerzo, lo esperan unos 20 fanáticos que hacen guardia para sacarse selfies con los jugadores del primer equipo. Allí también está EL PAÍS, para dialogar con quien fuera el gran elogiado por el entrenador de la selección argentina semanas atrás. “Alario es el futuro de Argentina”, dijo Bauza al convocarlo para los partidos ante Perú y Paraguay. Y completó: “Posiblemente no juegue, lo más probable es que no entre ni un minuto”. Algo que terminó ocurriendo. Para él, la experiencia ha sido inolvidable, al punto que le tocó festejar su cumpleaños número 24 en plena concentración, junto a Lionel Messi.

Al ser consultado sobre la crisis que atraviesa el combinado nacional, el goleador de River responde con firmeza: “Pasa por la cabeza. Cuando la cabeza no está bien, seas el mejor o el peor, te van a pesar las piernas, vas a errar pases y goles. El partido contra Brasil fue un golpe duro para la selección pero como yo digo siempre, estos jugadores llegaron a 3 finales. Es obvio que la gente pretenda un titulo que es algo que no es fácil, y por eso se los castiga más de lo debido”. "Puede ser que tenga que ver con las finales”, analiza Alario, “Argentina en esos partidos tuvo chances pero los jugadores tuvieron mala suerte a la hora de convertir. En el fútbol también tenes que tener suerte para salir campeón”.

En las últimas horas arrecieron las críticas al cada vez más cuestionado Bauza, por convocar a jugadores que militan en el fútbol argentino y sudamericano pero luego no ponerlos o, incluso, dejarlos fuera del banco de relevos. Por los elogios del seleccionador, Alario se ha convertido en un referente de esa contradicción que al parecer comienza a cambiar con la decisión de poner a Lucas Pratto en lugar de Gonzalo Higuaín en el partido de este martes ante Colombia. El jugador de River entiende que “hoy en día están los mejores y por algo están; en su liga son los mejores, los que mas goles tienen, si no son citados ellos, ¿Quiénes van a estar? Pero te repito, cuando la cabeza no está bien las cosas no salen como uno quiere”.

“De la selección me llevo lo mejor”, define el delantero de 24 años. “Desde chico, cuando uno empieza este deporte primero queres jugar, después vivir de esto, jugar en un club de primera. Luego, ser citado a la selección es un sueño más que pude disfrutar y hasta pasar mi cumpleaños ahí. Vinieron todos a saludarme, la verdad que no se como se enteraron”, expresa.

Tal vez se hayan enterado por medio de las redes. La vida de Alario y sus compañeros es seguida a diario por miles y miles de personas a través de Facebook, Twitter e Instagram. Allí se exhiben sus glorias, sus fracasos y sus intimidades, como la que circuló hace unas semanas y que refería a un aspecto de su intimidad. “Soy enemigo de las redes”, dice a este diario la misma persona que con sus goles le dio a su equipo la Copa Libertadores en 2015 y llegó a la selección argentina este año. Aunque también hubo épocas en que las cosas no salieron tan bien: “Me refugio en los momentos importantes de mi vida como cuando empecé a jugar al futbol, cuando estuve 9 meses sin jugar por lesión. Pienso en esos momentos malos en los que le seguís metiendo para llegar a este lugar tan lindo en el que muchos quieren estar. Pienso en San Lorenzo (el equipo de Tostado, su pueblo), también en Colón y mucho en mi familia que es mi sostén. Los días en los que jugaba de chico con mis hermanos en mi pueblo. Yo era el más chico y siempre era el que ligaba en los picados. Tuve una niñez muy linda y se lo agradezco a mi familia”.

“A los rumores no le doy mucha atención. Hay cosas que se exageran demasiado y no entendes por qué. Al principio me molestó porque no me gusta que la gente hable de mí, incluso cuando lo hacen para elogiar. Tengo un perfil callado y que nadie se entere de lo que hago salvo cuando estoy dentro de la cancha, que es lo mío”, expresa. Difícil para un jugador que tiene una exposición plena, y que crece a cada gol. esa proyección le acaba de valer la valoración del exCulé Patrick Kluivert, director deportivo del PSG, equipo que estaría dispuesto a pagar la cláusula de rescisión de contrato de Lucas Alario, valuada hace algunas semanas por River en 18.000.000 de dólares, la más alta del fútbol argentino.

“Mi cabeza esta puesta acá, obvio que escuché lo de París y mas ahora que todo se hace mas fácil a través de las redes, pero eso no me tiene que preocupar. Soy de pensar que el día que llegue se hará”, aclara Alario, aunque se reconoce admirador de la Premier League y del “gordo Ronaldo de antes y Suárez y Lewandosky, de ahora”. Estos últimos, colegas suyos en esto de quemar redes deportivas y alimentar las sociales.

Más información