Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristiano cumple su promesa en el derbi

El portugués remata al Atlético con un hat-trick y supera a Di Stéfano como máximo goleador del Madrid en los derbis (18)

Atletico de Madrid Real Madrid Ver fotogalería
Cristiano posa ante una cámara tras marcar su segundo gol al Atlético. AP

Había advertido hace dos semanas que volvería. Que volvería a verse el Cristiano Ronaldo de siempre. Y que volvería a dar la cara, como siempre. Lo dijo el día que firmó la renovación con el Madrid hasta 2021. Pidió que fuera en el palco de honor del Bernabéu, no en la sala de prensa como sus compañeros. Acompañado por el presidente, Florentino Pérez, el portugués aseguró que queda Cristiano para rato, que él se ve jugando hasta los 41 años (diez más). Lo dijo en el momento más complicado, quizás, de su carrera, con un inicio de temporada cuesta arriba tras recuperarse de un esguince de ligamento de la rodilla. Reconoció Cristiano que el suyo era un bajón, pero nada de ansiedad. “Su positividad contagia al grupo. Yo quiero verle siempre así, con esa energía”, dijo Zidane el viernes, en la víspera del derbi.

Y Cristiano cumplió con lo que había prometido el día de su renovación. Regresó y lo hizo, además, en el escenario más lucido, el Vicente Calderón. Enfrente tenía a Oblak, al que solo le había marcado un gol. Los tres del derbi en el Calderón dejan al Atlético a nueve puntos en la clasificación y al Barcelona, a cuatro. 

El primer aviso del portugués llegó en el minuto 11 cuando remató de cabeza un centro de Marcelo que el guardameta esloveno tapó no se sabe si en la línea, dentro o fuera de ella. Cristiano lo vio dentro y así se lo hizo saber al árbitro. Poco después adelantó a su equipo con un lanzamiento de falta desviado por Savic en la barrera. Cristiano se fue hacia el banderín, levantó los brazos y arrancó su celebración y su “siuuuuuuuu”. “Siiuuuuuu”, por cierto, gritaba todo el estadio cada vez que el portugués fallaba un remate o un pase.

Al público lo calló en la segunda parte cuando transformó el penalti que supuso el 0-2 para el Madrid en el Manzanares, campo en el que no ganaba en Liga desde abril de 2013. El tercero llegó cinco minutos después. La noche más redonda del portugués en lo que va de temporada.

Con los tres tantos de esta noche, además, Cristiano ha superado a Alfredo Di Stéfano, hasta ahora el futbolista del Madrid que más goles le había marcado al Atlético (17). CR ya lleva 18. Recordaba Cristiano, el día de su renovación, una frase que siempre le decía Di Stéfano: “Campeón, sigue así, eres el más grande”. Zidane le quitó en el minuto 83 y el portugués, que salió entre los pitos de todo el estadio, aplaudió a la afición.

La movilidad de Isco

Jugó Cristiano de delantero centro en un 4-2-3-1. Sin Benzema (entró en la convocatoria, pero sólo jugó los últimos 15 minutos), Zidane optó por un doble pivote formado por Modric y Kovacic y una línea de tres con Lucas Vázquez, Isco y Bale. El malagueño, junto a Cristiano, tuvo libertad de movimiento en todo el frente de ataque. Se comió el Madrid al Atlético en la primera parte también gracias a la movilidad de Isco, que a su vez se ha comido a James. El colombiano, que llegó el jueves de sus compromisos internacionales, vio el partido desde el banquillo. Entró para disputar los últimos diez minutos.

En la posición que más le gusta, detrás del punta, Isco ofreció su mejor fútbol. Desmarques, pases entre líneas, centros, rapidez y verticalidad. Sonreía, viéndole desde el palco, el seleccionador español, Julen Lopetegui.

La noche fue redonda también para Zidane, que se examinaba en un campo siempre complicado y en la primera salida seria de su Madrid en lo que va de Liga. Y su Madrid (sin Kroos, Casemiro y Ramos) jugó el mejor partido de la temporada 

Más información