Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lidia Valentín, un paso más cerca del oro olímpico en Londres 2012

Descalificadas por dopaje las tres primeras clasificadas de una competición donde la española acabó cuarta

Lidia Valentín en los Juegos de Londres.
Lidia Valentín en los Juegos de Londres. reuters

Lidia Valentín puede considerarse campeona olímpica de halterofilia en Londres 2012 pese a terminar cuarta, al pie del podio, después de que el Comité Olímpico Internacional (COI) anunciara, más de cuatro años después, la descalificación por dopaje de la segunda y la tercera clasificada en su categoría, 75 kilos. La campeona ya había sido descalificada hace unas semanas. Valentín es la mejor entre las limpias: levantó entre arrancada y dos tiempos 265 kilos, 26 kilos menos que la campeona, pero lo hizo sin la ayuda de anabolizantes.

Con el oro de Londres, La levantadora de pesas de Ponferrada, de 31 años, tiene derecho a proclamarse triple medallista olímpica aunque solo haya subido en una ocasión al podio, hace tres meses, aunque en su casa solo tenga el bronce de Río. Aún no figura como medallista como tal en los libros olímpicos oficiales, pero ya hace unos meses que sabe que también es medallista de plata en Pekín 2008, donde terminó quinta de una clasificación de la que el dopaje ha borrado a tres de las que la antecedieron, la primera, la tercera y la cuarta.

De la clasificación de Londres hay que borrar a las tres primeras. Hace unas semanas el organismo olímpico había anunciado el positivo de la campeona, la kazaka Svetlana Podobedova. Ayer dio a conocer que tanto la rusa Natalya Zabolotnaya como la bielorrusa Iryna Kulesha (también positivo en Pekín), segunda y tercera, respectivamente, habían dado positivo en los análisis antidopaje.

La deportista berciana no es la única beneficiaria española de la política antidopaje del COI, que ha hallado hasta el momento 98 positivos en las 1.243 muestras de orina congeladas de Londres 2012 y Pekín 2008 que ordenó reanalizar. La saltadora de altura Ruth Beitia, la campeona olímpica de Río 2016, ya es cuarta virtual de los Juegos de Pekín, que terminó séptima, tras la descalificación de la ucrania Vita Palamar y las rusas Anna Chicherova y Elena Slesarenko, que la habían precedido en 2008.

Turinabol

En diferentes anuncios semanales de una docena de deportistas cada uno, el COI ya ha hecho públicos los nombres de 73 de los 98 positivos, que en su inmensa mayoría provienen de Rusia y de antiguas repúblicas soviéticas y de deportes de fuerza, como halterofilia, lucha o especialidades atléticas de lanzamientos o saltos. Exceptuando a tres levantadoras chinas, a las que detectaron un estimulante de la producción de la hormona de crecimiento llamado GHRP-2, las sustancias halladas en la mayoría son anabolizantes de toda la vida.

Los nuevos análisis se han llevado a cabo con un método más preciso, capaz de detectar menores cantidades de metabolitos antes invisibles de anabolizantes muy utilizados al creerse indetectables pasado cierto tiempo desde su consumo. El producto más detectado, casi en el 90% de los casos, es el turinabol, un anabolizante inventado en los años 60 del pasado siglo en la República Democrática Alemana. En su folleto de instrucciones se indicaba que desaparecía de la orina, con los métodos antiguos de detección, menos de dos meses después de su ingesta. Con las nuevas técnicas se ha ampliado su ventana temporal de detección a muchas semanas después de su toma.

Más información