Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona y Real Madrid empatan el clásico a cabezazos

Luis Suárez y Sergio Ramos protagonizaron un encuentro gris que refuerza a los blancos en el liderato

Barcelona - Real Madrid Ver fotogalería
Sergio Ramos celebra el gol con sus compañeros AFP
LaLiga Santander Jornada 14

FINALIZADO

Un clásico a balón parado

Zidane, en rueda de prensa.

Empezó tibio el clásico, como si no quisiera significarse, y acabó con el aroma competitivo que acostumbra y con un argumento más propio de una película con dos partes bien diferenciadas. Marcó el Barcelona gracias a un gol de cabeza de Luis Suárez y recortó la distancia para el Real Madrid Sergio Ramos, también con la testa, a falta de un minuto para el final, lo que permitió al Madrid sumar su 33.er partido consecutivo sin conocer la derrota.

Luis Enrique, en rueda de prensa.

Jugaron mejor los azulgrana a partir de la entrada al campo de Iniesta. El magnetismo del manchego, con ese gusto por el trato corto con el balón, y esa calma que tanto envidian los cirujanos, cambió por completo a un Barcelona que sufrió en la primera parte ante un Madrid ordenado, terriblemente esforzado en la presión y aplicado en la salida por banda, donde las virtudes de Lucas Vázquez volvieron a relucir. Con el tanto del uruguayo, que llegó gracias a un gran saque de falta de Neymar, el ánimo de los blancos tocó suelo, no encontró la reacción que requería y pagó esa falta de ideas ante un Barça que se reconoció gracias a un Iniesta capital. Su impacto en el juego relajó a sus compañeros, hasta ese momento atribulados.

Fue un partido áspero, con poco brío y pocas luces. Ni Messi ni Cristiano, menos en el caso del portugués, alumbraron a sus equipos y que el partido se decidiera en dos jugadas a balón parado advierte de la falta de colores de un clásico en muchos momentos en blanco y negro. Sin embargo, el fútbol se encuadra en un universo nada cromático y es el resultado el que determina el valor de la obra. Y ahí, cuando parecía que el Barcelona se llevaría la puja apareció Sergio Ramos. Otra vez de cabeza y en el último minuto, para sumar un empate que mantiene en lo más alto al Madrid y contiene a un Barcelona que sigue a seis puntos del liderato.

Más información