Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El circuito de Barcelona modificará el trazado a raíz del accidente de Salom

La Federación Internacional de Motociclismo coloca una chicane en el punto donde perdió la vida el mallorquín

Luis Salom es evacuado tras el accidente, el 3 de junio. Ampliar foto
Luis Salom es evacuado tras el accidente, el 3 de junio. AFP

Ningún piloto de motos volverá a competir en la pista de Montmeló en la que perdió la vida el español Luis Salom el pasado 3 de junio tal y como era aquel trazado. La carrera de aquel accidentado Gran Premio de Catalunya se disputó en un rediseñado circuito, conos mediante, para evitar la curva 12 en la que el mallorquín pereció. Fue así tras de la insistencia de los corredores de MotoGP (o al menos de una decena de ellos), reunidos apenas media hora después de que se anunciara el fallecimiento de su colega de Moto2 en los entrenamientos del viernes. Querían mejorar la seguridad del circuito. Esa variante tampoco será igual a partir de ahora. Tampoco la curva 10, peligrosa para algunos corredores, exigente para otros, conflictiva, al fin y al cabo.

El Circuit de Barcelona-Catalunya anunció ayer cómo cambiará el trazado, cuyas obras se realizarán durante el mes de enero para estar listas en febrero, asegura la nota. La remodelación se inicia a instancias de la FIM y después de escuchar en diferentes Comisiones de seguridad durante esta temporada de MotoGP a los pilotos del Mundial, que apuntaron cuáles eran sus principales preocupaciones.

Durante el trágico Gran Premio de Catalunya se usó la chicane del trazado utilizado para las carreras de la fórmula 1, lo que acortaba el espacio para la frenada y obligaba a reducir la velocidad; ahora el efecto será el mismo: también se acortan los metros para esa frenada como consecuencia de la introducción de una sucesión de curvas (a partir de ahora la 14 y la 15), pero esa chicane estará tres metros antes de la de la F1, lo que dará más espacio a los pilotos de dos ruedas para la entrada de pit lane.

Así pues, la curva 12 de antes ni siquiera será la misma. Y no solo porque la frenada llega antes, sino porque otra modificación en la curva 10 hace que aumente el número de curvas. Esa variante, la 10, conocida como La Caixa, adoptará ahora exactamente el mismo dibujo que toma el circuito para la F1, una decisión que dividía a la parrilla de MotoGP. Sin embargo, se trata, según estadísticas (y a diferencia de la curva 12), de una de las curvas, con más percances en los últimos años de carreras: un viraje de izquierdas después de una larga recta, buen punto para adelantar. Hasta ahora. Habrá que ver cómo cambia la historia a partir del 2017.

El nuevo trazado tendrá así una longitud de 4.652 metros, prácticamente la misma que para la formula 1. “Tenemos siempre la certeza de aquello que sucede, no de lo que podría haber pasado. Sabemos, por la experiencia que tenemos, que la curva 12 no era un punto donde se produjeran muchas caídas, pero Luis se cayó, así que hay que tenerlo en consideración”, declaraba Franco Uncini, representante de la FIM en dirección de carrera hace unos meses. Los pilotos y los representantes de la FIM debatieron intensamente sobre la idoneidad de conservar el trazado de motociclismo, mejorando las escapatorias, o adecuar el trazado sobre el que compiten los monoplaza. Se ha impuesto la segunda opción, aunque con muchos matices. Los cambios que afronta el circuito de Catalunya finalmente son profundos.

Más información