Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viñales: “Oportunidades así hay pocas, lo daré todo por el título”

El Movistar Yamaha se presenta en Madrid con un objetivo claro: recuperar la corona en 2017. Tiene dos contendientes en sus filas

Ampliar foto
Valentino Rossi y Maverick Viñales, al inicio del acto de presentación del Yamaha Team. EFE

“Elegimos hacer historia”, ese es el lema de que ha elegido Yamaha para esta nueva temporada, para el 2017, un nuevo inicio para el equipo patrocinado por Movistar, que despide a Jorge Lorenzo, el piloto que les ha dado los últimos tres títulos mundiales, y apuesta por el talento y la juventud de Maverick Viñales, que completará al omnipresente, competitivo y experimentado Valentino Rossi. El recién llegado y el piloto veterano, que todavía aspira a ese décimo campeonato del mundo con el que aspira a cerrar su carrera, se presentaron este jueves en Madrid, y descubrieron cómo serán sus nuevas motos.

La Yamaha M1 del 2017 es, aparentemente, muy similar a las de los últimos años. Los colores son los mismos. Aunque la M de Movistar, que ya contará con este cuatro años desde que regresó como patrocinador al Mundial de MotoGP, es ahora algo más grande. La gran diferencia, claro, el 25, también en rojo –como estaba el 99 de Lorenzo– en la moto del piloto de Roses (Girona).

Y por dentro, en teoría, no ha cambiado demasiado. No suele hacerlo la moto diseñada en Iwata, donde no se dan a los cambios bruscos. La Yamaha solía ser muy buena en frenada, tenía agilidad y muy buena velocidad en curva. En Valencia comprobamos que esas características siguen ahí, pero además, se ha avanzado al mejorar la aceleración, por ejemplo. Así lo corroboraba Kouichi Tsuji, ingeniero jefe del desarrollo de la moto. Y añadía, respecto al reto de competir sin alas, pues ya no están permitidas: “Es difícil compensar al 100% lo que aportaban las alas en concepto de aerodinámica. Pero no es un gran problema para nosotros. La aerodinámica tampoco influye tanto. Aunque todavía tenemos que hacer algunas pruebas en los tests para ver cómo funciona lo que tenemos pensado”.

Así pues, aspiran a todo. Quieren recuperar la corona que en 2016 se puso Marc Márquez pese a los pronósticos iniciales. “En estos tres años hemos conseguido grandes resultados. Y este año tenemos un equipo fantástico. Nuestro objetivo es volver a ganar el título”, explicaba Lin Jarvis, director de Yamaha Motor Racing. Esa responsabilidad cae sobre los hombros de Rossi, que lleva dos años intentándolo, pero también sobre los de Viñales, que cerró los tests de noviembre en el Ricardo Tormo con los mejores tiempos. “Una de las claves de la adaptación de Maverick es que el equipo no ha cambiado. Los mecánicos e ingenieros son los mismos”.

Durante la presentación del equipo al piloto español le pusieron un vídeo de su nuevo equipo, todos le reclamaban victorias y el título en el año de su debut con Yamaha. “Te piden el Mundial, ¿qué les dices?”, le preguntaron. “Directamente ya me piden lo más difícil de todo [reía], aunque el año pasado ya demostré que podía luchar por las primeras posiciones, aunque la mayoría de veces me faltaba rematar en carrera. Pero desde que entré en el Mundial ese ha sido mi objetivo; oportunidades como esta hay pocas, así que lo daré todo”. ¿Eso es un sí, por supuesto?, le inquirió la presentadora del acto, la periodista Izaskun Ruiz. “Podría ser”.

Valentino Rossi cree que su compañero puede ser un contendiente real por el título. “Puede hacerlo, creo. Maverick me sorprendió por su rápida adaptación. Creo que podremos hacer podio cada fin de semana”, dijo. Pero él se lo pondrá difícil. Y rivales no les faltarán.

“Vamos a intentarlo otra vez, Vale”, le decían los suyos, la mayoría de los cuales forman parte del equipo desde hace 17 años. Ya tiene siete títulos de la categoría reina el italiano, pero no le faltan ganas. “Lo importante será intentar siempre ser competitivo como para luchar por la victoria. Luego, con el campeonato nunca se sabe. Hay que esperar a las primeras carreras para entender el potencial de la moto y de los rivales”, señaló.

Más información