Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jorge Lorenzo: “Quiero volver a ser campeón, tengo el talento y el método”

Ducati presenta a su equipo y sus nuevas motos en la sede en Bolonia y derrocha ambición: “Italia se merece apuntar alto”, dice Domenicali

Claudio Domenicali posa junto a Jorge Lorenzo y Andrea Dovizioso. Ampliar foto
Claudio Domenicali posa junto a Jorge Lorenzo y Andrea Dovizioso. EFE

Subido a su nueva moto, la Desmosedici que llevaba un par de años mirando de reojo, esa que le adelantaba en las rectas sin despeinarse, esa que desde que llegó Gigi Dall'Igna a la fábrica de Borgo Panigale había dado un salto de calidad incuestionable, Jorge Lorenzo, el nuevo fichaje de la casa italiana, se confesaba hecho un flan: “Estoy casi más nervioso que en las carreras ahora mismo”. Era el día. La presentación oficial del equipo Ducati. Había acabado el veto y podía hablar, por fin, de cómo se había sentido al probar la moto por primera vez, en noviembre –“Fue un shock, estaba acostumbrado a verlo todo azul, y la moto era tan distinta: diferente en la entrega de potencia, diferente la posición del piloto, necesité unas vueltas para acostumbrarme”–, e incluso de cómo se siente en su nueva casa después de nueve años en Yamaha, tantos como ha estado en MotoGP desde que debutó en la categoría reina en 2008.

El día anterior, jueves, había llegado a Bolonia, donde se encuentra la sede de Ducati, y había visitado por primera vez la fábrica, a pleno rendimiento: “No me esperaba el rendimiento que me dieron los trabajadores ayer; ese calor que me dieron solo se puede sentir en esta fábrica. Bienvenido a la familia, me han dicho”, concedió. Pero ahora ya solo toca pensar en esa máquina, roja, como acostumbra, con un 99 que ahora luce cuernos de diablillo; y en el campeonato. Porque él y sus nuevos jefes se exigen ganar. Ganar carreras y ganar el Mundial.

La Ducati tiene una gran potencia en las rectas, pero en algunas curvas le falta giro

Jorge Lorenzo, piloto de Ducati

“Cuando uno ha tenido la fortuna de ser campeón no puede querer otra cosa que repetir”, dijo Lorenzo, más claro imposible. Y añadió: “Y yo tengo el talento, la magia, la fantasía y el método para conseguir lo que queremos. Creo que no voy a fallar. Ganaré carreras tarde o temprano. Aunque no puedo pensar solo en ganar o en el título porque entonces me perderé rápido. Tengo que pensar en ser competitivo, en trabajar para tener el mejor paquete; esa debe ser mi obsesión”. Sus sensaciones con la moto, por ahora, son más positivas incluso de lo que esperaba cuando decidió dar el paso y cambiar de fábrica. “Me sorprendió la estabilidad y la guiabilidad de la moto, pensaba que por su potencia sería una máquina mucho más nerviosa en frenada o a la salida de las curvas, pero es muy dócil”, explicó.

Y más tarde, puntualizó: “Tiene una gran potencia en las rectas, permite pasar con facilidad a los rivales, pero también tiene puntos débiles en los que habrá que trabajar. El algunas curvas falta giro, hay que lograr que gire más y de la manera más rápida posible para ser más competitivos”. El paso por curva es su punto fuerte y no quiere renunciar a él. Por eso insistió en que aunque siempre se ha adaptado con relativa rapidez a las distintas motos que ha llevado (especialmente en 250cc, donde compitió con Honda y Aprilia), no cambiará su estilo: “Soy un piloto preciso, focalizado, muy fino y que tiene paso por curva; seguiré coin mi ADN”.

Nunca he visto a un piloto tan empeñado en hacer las cosas bien como a Lorenzo

Davide Tardozzi, coordinador del Ducati Team

Gigi Dall’Igna, ingeniero jefe del proyecto, que llegó a la fábrica hace tres años y revolucionó el concepto de moto, es el responsable de la mejora en los resultados del equipo, que el año pasado logró numerosos podios y dos victorias. Ya conocía a Lorenzo de su etapa en 250cc: “Con Lorenzo he ganado dos campeonatos del mundo y eso nos da confianza; con él intentaremos ganar el Mundial, aunque no será fácil, nuestros rivales son muy fuertes”, afirmó. También quiso ponerse objetivos ambiciosos Claudio Domenicali, consejero delegado de Ducati Motor: “Tenemos un equipo extraordinario, sabemos que no partimos como favoritos, pero tenemos a un piloto que ha ganado tres títulos en los últimos años, Italia se merece apuntar alto”.

Los directivos de Ducati se mostraron encantados con la ambición y las ganas de Lorenzo. “Vive esta aventura con mucha emoción”, afirmaba Paolo Ciabatti, el director deportivo. Y el coordinador del equipo, Davide Tardozzi, añadía: “Nunca he visto a un piloto tan empeñado en hacer las cosas bien”. Además, estará bien arropado el piloto mallorquín, que tendrá como compañero al italiano Andrea Dovizioso, para quien todo fueron halagos, por su capacidad de trabajo y por su ayuda cuando la fábrica sufría y no encontraba el camino para que llegaran los resultados. “Nos conocemos desde pequeños. Los dos llorábamos cuando no ganábamos”, recordaba el de Forli con una sonrisa.

Como advertía un día antes en la presentación de Yamaha Valentino Rossi, tres de los mejores pilotos de MotoGP cambian de equipo: Viñales en Yamaha, Iannone en Suzuki y Lorenzo en Ducati, para quien, como apuntaba su ex compañero de equipo, empieza una nueva era. Y la temporada 2017 del Mundial de motociclismo espera ansiosa.

Dovizioso: “Estoy emocionado, todavía puedo aprender de Jorge”

N. Tronchoni, Bolonia

El discurso, ambicioso, fue compartido por todo el equipo Ducati. Pero si hay alguien sensato y con los pies en el suelo en la escuadra italiana ese es Andrea Dovizioso: “Partimos con la idea de jugarnos el campeonato, pero no podemos decir ya mismo que tenemos una moto ganadora, le falta un poco en mitad de la curva”, dijo. Lo sabe el italiano y lo sabe el recién llegado, Lorenzo, que ha concentrado sus esfuerzos en que el equipo de ingenieros mejore precisamente ese aspecto de la Desmosedici, que además es el punto fuerte de su pilotaje.

Dovizioso, además, se muestra encantado con el cambio de compañero. “No estoy preocupado [porque se le vaya a comparar con él], al revés, estoy emocionado. Esto es un reto; podérmela jugar con él con la misma moto me motiva mucho. Y todavía puedo aprender, en este caso de Jorge. Estoy contento por poder estudiarlo, analizarlo”, cerró. 

Más información