Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El año de las dos horas comienza con un tropezón

Bekele se retira tras sufrir una caída del maratón de Dubái, donde pretendía batir el récord del mundo

La caída de Bekele.

El camino hacia las dos horas será largo y tortuoso, había alertado uno de los tres grupos que compiten para que uno de sus atletas sea el primero de la historia que corre el maratón (42,195 kilómetros) en menos de 120 minutos. Seguramente en ese “largo y tortuoso” no entraba la posibilidad de que su atleta estrella, el etíope Kenenisa Bekele, tropezara y se cayera antes incluso de haber recorrido tres metros en la prueba de Dubái, el primero de los tres ensayos previstos este año para darle un buen mordisco al récord mundial (2h 2m 57s). La victoria, en una carrera cuyo ritmo transcurrió por debajo del que siguió Dennis Kimetto para batir el récord hasta el kilómetro 30, fue para su compatriota Tamirat Tola (2h 4m 11s), récord de una prueba que tiene entre sus exganadores a Haile Gebrselassie, que se impuso tres veces entre 2008 y 2010. En la categoría femenina se impuso la también etíope Worknesh Degefa (2h 22m 36s).

Antes de que amaneciera, para evitar el calor, se dio la salida en el paseo marítimo de Dubai y antes de que se diera cuenta, Bekele estaba en el suelo, arrollado por la masa de atletas que partieron pegados a él. Se levantó y comenzó a correr el etíope, pero nunca pudo alcanzar al grupo de cabeza, que aceleraba sin él. Nada más pasar la media maratón, se retiró, justo cuando amanecía. Aminoró el paso, que convirtió en un paseo, se agachó, se masajeó el gemelo izquierdo, que tenía acalambrado, y se apartó. “Estaba en la misma forma al menos que en Berlín [en septiembre pasado: 2h 3m 3s, a solo seis segundos del récord del mundo se quedó], pero no podía correr a ritmo de récord con una pierna acalambrada”, escribió el atleta en su Facebook. “Nos vemos en abril, en el maratón de Londres”.

El frustrado maratón de Dubái debía haber supuesto un primer récord del mundo que habría convertido a Bekele a su manera en el Zatopek del siglo XXI. Si el checoslovaco es el único atleta que ha ganado el oro olímpico en 5.000m, 10.000m y maratón en unos solos Juegos (Helsinki 52), Bekele se habría convertido, si lo hubiera logrado, en el primer atleta de la historia poseedor simultáneo de los récords mundiales de 5.000m, 10.000m y maratón. Dubái también suponía un ensayo del maratón de Londres, en el que su objetivo es llegar a 2h 1m 30s, casi minuto y medio por debajo del récord del mundo, el tiempo que cree que vale el mejor fondista de la historia.

Segundo golpe en Londres

Antes de la carrera en la ciudad del Golfo, Bekele entrenó el avituallamiento líquido, pues la toma de una bebida energética especial es uno de los elementos clave del proyecto de dos horas que encabeza, y también debía probar diferentes ritmos de carrera que en Londres, si no hay contratiempos, piensa ejecutar a la perfección. Después, para terminar el año, Bekele, de 34 años, tiene previsto disputar el Mundial de Londres para sumar un sexto oro a los cinco que posee en pruebas de 5.000m y 10.000m (y tres oros olímpicos).

El ganador los dos últimos años en Londres, y campeón olímpico, Eliud Kipchoge, ya dijo que este año solo correrá, en mayo, la carrera de las dos horas, cuyo formato, lugar y participantes aún no se han anunciado. El intento lo organiza Nike, que ha elegido como líder al keniano que cuenta con una marca de 2h 3m 5s, la tercera mejor de la historia.

Más información