Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lucas Hernández, jugador del Atlético, queda en libertad

El defensa central francés ha pasado por el Juzgado de Violencia contra la Mujer de Majadahonda

El jugador del Atlético de Madrid Lucas Hernández fue detenido en la madrugada del viernes en su domicilio de Las Rozas acusado de haber pegado a su novia, según confirmaron fuentes de la Guardia Civil. La mujer fue trasladada a un centro hospitalario para ser curada de las heridas y lesiones que sufría, que en principio no revisten gravedad. La titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Majadahonda, especializado en Violencia contra la Mujer, dejó en libertad con cargos al deportista, según fuentes judiciales, e impuso una orden de alejamiento mutuo de 500 metros a él y su novia, a la que la juez ha citado el lunes a declarar como investigada.

La detención del defensa central del Atlético de 20 años, uno de los jugadores con más proyección de la actual plantilla, se produjo a las dos y media de la madrugada, después de que acudiera al lugar la Policía Local, según fuentes de la Guardia Civil. A esa hora, la centralita de la policía recibió una llamada de la pareja sentimental de Lucas Hernández en la que pedía auxilio porque, según su testimonio, el defensa la estaba agrediendo.

Al lugar se desplazó un coche patrulla de la Policía Municipal que encontró a la mujer fuera de la vivienda, en la urbanización de chalés de lujo Molino de la Hoz. La víctima afirmó a los agentes que Hernández la había pegado y le había quitado su teléfono móvil. Por ello, salió a la calle y utilizó el celular de su empleada de hogar para avisar a los servicios de emergencia.
Los policías entraron en la vivienda y encontraron al deportista, al que informaron de que le iban a detener. Este no opuso ninguna resistencia y, tras ser esposado, fue conducido en primera instancia a las dependencias de la Policía Local de Las Rozas y después al cuartel de la Guardia Civil. Según fuentes de la investigación, el jugador estaba visiblemente ebrio. Mientras, la mujer fue atendida por los sanitarios del Servicio de Ambulancias y Emergencias (Samer) de Las Rozas, que le hicieron las primeras curas. La víctima se encontraba bien, pero los facultativos la trasladaron al hospital Puerta de Hierro, donde le hicieron un análisis más detallado. Ninguna de sus heridas revestía gravedad, según fuentes policiales.

Lucas Hernández no quiso testificar en principio ante la policía local. Eso sí, contó a los agentes que había tenido una discusión por la tarde con su pareja, por lo que decidió marcharse de su casa e irse a tomar algo con unos compañeros del Atlético de Madrid. Regresó tarde y, cuando entró en el chalé, se inició una discusión con su pareja, que tiene unos 30 años. El relato del jugador mantiene que ella se dedicó a dar patadas e intentó rayar el deportivo del jugador, un Nissan GTR de color oscuro. Él aseguró que tan solo se dedicó a evitar que dañara el vehículo, por lo que la cogió por la cintura y la apartó. En el forcejeo Hernández también resultó lesionado de carácter leve, según su relato. Los agentes apreciaron algunas abolladuras en la carrocería. Conforme se le iban pasando los efectos del alcohol, se empezó a dar cuenta de lo que había ocurrido, según fuentes policiales.

La Guardia Civil desconocía las lesiones que sufría la mujer, ya que esta no había aportado el parte de lesiones redactado en el hospital. Los agentes encargados de la investigación le ofrecieron que denunciara, pero esta no tomó ninguna decisión porque estaba a la espera de consultar a su abogado.

Sin declarar

El deportista pasó la noche y parte de la mañana en el cuartel de la Guardia Civil hasta que fue trasladado al juzgado de Majadahonda a las 11.30. Allí prestó declaración ante la juez, que decidió su puesta en libertad con cargos. A la salida de la sede judicial declinó hacer declaraciones, al igual que sus abogados.

El entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone, evitó este viernes referirse a lo sucedido con Lucas Hernández. “En realidad, no tengo ninguna información oficial de lo que ha pasado y obviamente al no tenerla, me parecería apresurado dar una opinión”. El club pidió “el debido respeto a la presunción de inocencia” del defensa a la vez que expresaba “su más enérgica repulsa a cualquier tipo de violencia”.

Lucas Hernández nació en Marsella (Francia). Es hijo de Jean-François Hernández, que militó en el Rayo Vallecano y jugaba en el Olympique cuando nació el defensa central. El muchacho debutó en el primer equipo del Atlético de Madrid el 3 de diciembre de 2014. En la secretaría técnica le consideran uno de los herederos naturales de Godín. Es hermano de Theo Hernández, lateral zurdo del Atlético cedido al Alavés hasta final de temporada. 

Más información