Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antón: “Puedo ser de los mejores del mundo”

Tras su asombroso 2º puesto en Gibraltar, la clave del español es seguir entrenando siete horas diarias

Pocas veces el 2º de un torneo recibe tantas felicitaciones y aplausos como el primero. Es lo que ocurrió el jueves en el torneo Tradewise de Gibraltar con David Antón, protagonista de una actuación histórica a los 21 años. A medianoche, tras hacer tablas con Michael Adams en la última ronda, perder ante Nakamura el desempate y recibir los 20.000 euros del premio, y antes de celebrar su éxito, el madrileño habló con EL PAÍS.

Ampliar foto
David Antón, al inicio de la partida que ganó a Topálov en la 9ª ronda

Pregunta: No sé hasta qué punto es consciente de la hazaña que ha logrado en este torneo. ¿Qué significa para usted?

Respuesta: Es un gran impulso a mi carrera. Un gran resultado que no esperaba y que demuestra que puedo llegar a ser de los mejores del mundo. En todo caso, en el ajedrez suele haber rachas y altibajos, a veces se da mejor y otras peor, y tampoco hay que creérselo en exceso. Pero me motiva mucho para seguir luchando e intentar llegar lo más arriba posible.

P. Tiene grandes expectativas…

R. Sí, porque he tenido una actuación muy buena. Pero también soy muy consciente de que no voy a jugar siempre así, con un rendimiento de 2.859 puntos Elo, porque entonces jugaría mejor que Carlsen. Ahora bien, sí creo que puedo jugar así más veces, y seguir progresando.

P. Ahora va a haber muchos ojos clavados en usted, muchos más que hasta ahora. ¿Cree que puede influirle esa presión?

R. No, nunca le he dado mucha importancia a eso, aunque me gusta que me siga mucha gente. Incluso, alguna vez decido meterme en posiciones complicadas pensando en ellos. Pero si hablamos de cómo planteo los torneos, lo hago como Cholo Simeone en el Atlético de Madrid, partida a partida, jugando lo mejor posible en cada una, y sin atender a posibles presiones externas.

P. De hecho, usted siempre ha mostrado una gran serenidad y nervios fríos. Pero también es cierto que nunca había estado baja tanta presión como en este torneo. ¿Le ha afectado?

ampliar foto
David Antón, durante el desempate con Nakamura

R. No. Creo que la he controlado bien. En el desempate con Nakamura creo que he jugado dos buenas partidas. En la primera he apretado un poco, y en la segunda he tenido una buena posición, pero Nakamura ha jugado más rápido que yo; eso se ha notado al final, porque él tenía más tiempo, y me ha acabado ganando. Pero ni siquiera en esos momentos yo estaba nervioso, ni nada parecido.

P. ¿Qué necesita para seguir progresando?

R. Seguir entrenando como hasta ahora, varias horas al día, entre seis y siete por término medio, casi todos los días. Y ser constante. Esa es la clave.

P. Aparte de dinero e invitaciones a buenos torneos, ¿qué más necesita? Además de seguir trabajando con David Martínez, quien sin duda ha hecho una labor magnífica con usted, ¿no le vendría muy bien hacerlo con un entrenador de primera fila mundial?

R. No creo que lo necesite. Para mí, David es de primera fila mundial, y gracias a él he llegado hasta aquí. Lo que necesito no es alguien de mucho Elo, sino alguien que me busque las posiciones apropiadas. Y eso ya lo hace David. En cuanto a invitaciones, sí, claro, las necesito para torneos fuertes, que me permitan seguir jugando con gente dura para continuar con mi progresión.

P. Cuando le he hecho la pregunta anterior no me refería a alguien con mucho Elo, sino a entrenadores que tengan mucha experiencia de trabajo con campeones del mundo o candidatos a serlo, porque supongo que podrían aportarle esa valiosa experiencia.

R. Toda ayuda es bien recibida. Pero creo que puedo llegar ahí arriba sin necesidad de ese entrenador de primera fila. Me basta con alguien que esté pendiente de mí y haga su trabajo bien. No necesito una estrella.

P. En su nivel de ahora, ¿a qué dedica más tiempo de entrenamiento?

R. Llevaba un tiempo dedicándome mucho a las aperturas, pero últimamente me centro más en las posiciones de medio juego resultantes de esas aperturas, para tener mucho conocimiento de ellas. Eso es importante, y es una buena forma de mejorar, porque hay mucha gente que se prepara mucho las aperturas pero cuando sale de ellas no sabe qué hacer.

David Antón durante una entrevista tras vencer a Topálov

P. He preguntado a Nakamura sobre usted, sobre lo que necesita para seguir progresando. Y, además de alabar su talento, me ha dicho que le falta consistencia, que debe trabajar en ese aspecto. ¿Qué le parece?

R. Eso es verdad. De hecho, hasta hace unos años jugaba más alegre y agresivo, pero últimamente me controlo más en ese aspecto, y juego más sólido y consistente. Decidí cambiar cuando me quedé un poco estancado, alrededor de 2.630 puntos, adaptando un estilo más sólido que me permitiera aguantar ante rivales de primera élite. Como los resultados han sido buenos con ese cambio, tiene sentido que siga profundizando en la misma dirección.

P. La Revolución Carlsen incita a algunos jugadores a salirse de los caminos más teóricos lo antes posible, mientras otros hacen las 25 primeras jugadas de memoria. ¿Dónde se sitúa?

R. En los altos niveles hay que estar preparado para todo, y además debes adaptarte al rival. Si le gusta salirse de la teoría, te conviene jugar más teórico; y viceversa. Por otro lado, hay que estar dispuesto a jugar de diferentes maneras. No basta con ser un jugador muy agresivo, tienes que ser capaz de jugar bien las posiciones sólidas.

P. ¿Cómo está su calendario para este año?

R. Aún no lo tengo cerrado del todo. Probablemente jugaré dos torneos seguidos en los Emiratos Árabes Unidos, en Sharjah y Dubái, en marzo-abril. Luego es probable que juegue el Europeo de Bielorrusia, y seguro que estaré en los Campeonatos de España, en el Europeo de Naciones en Grecia y, por supuesto, en la Copa del Mundo de Tiflis (Georgia), en septiembre, que será el torneo más importante del año.

P. ¿Cómo es David Antón cuando no juega al ajedrez? ¿Qué hace?

R. No he cambiado mucho en los últimos años. Me sigue gustando el baloncesto, algunas series de televisión, salir de vez en cuando… He consolidado una rutina y me siento a gusto con ella. Me gustaría hacer más deporte, porque últimamente hago poco. A veces me aficiono a algo pero debo que dejarlo por falta de tiempo. Tengo muy claro que lo prioritario son esas seis o siete horas de ajedrez cada día y, lógicamente, eso te limita otras cosas.

Más información