Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio García logra en Dubái la 25ª victoria de su carrera

El golfista de Castellón, de 37 años, logró su primer triunfo en 1999, cuando era El Niño

Ampliar foto
Sergio García, en el hoyo 13 del recorrido del domingo en Dubai. Getty Images

Líder desde el primer día, Sergio García (-19) superó finalmente por tres golpes a su más enconado rival, el sueco Henrik Stenson (el ganador del último Open), para conseguir el triunfo en el torneo de Dubai, la 25ª victoria de su carrera en el golf profesional iniciada, cuando se le llamaba El Niño, en 1999 y un triunfo en el Open de Irlanda. Tenía 19 años entonces.

A los 37, Sergio García, un jugador ya maduro, ha superado la obsesión por ganar un grande, pero multiplica los triunfos por todos los circuitos. El de Dubái es el 12º en el circuito europeo; en el norteamericano suma nueve, incluido el Players, el llamado el quinto grande y los cuatro restantes los ha logrado en otros circuitos. El torneo, del que se retiró, con dolor de espalda, Tiger Woods tras una primera ronda de +5, estuvo marcado por los fuertes vientos del desierto, que obligaron a los organizadores a suspender la jornada de tarde del viernes. La decisión perjudicó a los jugadores que habían terminado su ronda, disputada con el mismo viento. Sergio García debió disputar el sábado más de 30 hoyos, y acabó la tercera ronda cuando el sol ya se había metido, casi a oscuras, con un birdie.

Antes de Sergio García, el golf español comenzó a conquistar el mundo con Severiano Ballesteros, sus cinco grandes y su actitud única, cuyas imágenes aún emocionan, y, poco después, con José María Olazabal, ganador de dos Masters de Augusta. A punto de cumplir los 51 años, el jugador guipuzcoano también disputó el torneo de Dubái, aunque no pasó el corte. Su plan para 2017 pasa por conservar la tarjeta del circuito europeo y por disputar el Champions Tour, el circuito senior de Estados Unidos, reservado a los mayores de 50 años. A su mánager, Sergio Gómez, Olazabal le ha dicho que lanzando la bola 30 metros menos que los jóvenes, para él desconocidos, que pueblan el circuito europeo, poco tiene que hacer, sino luchar por sobrevivir. En el circuito senior, dominado los últimos años por Bernhard Langer, coetáneo de Ballesteros, que este abril habría cumplido 60 años, Olazabal jugará con los golfistas contra los que disputó los mejores torneos de su vida. El jugador de Hondarribia viajó con Miguel Ángel Jiménez, uno de los mejores del senior mundial, desde Dubái hasta Florida. Debutará el 10 de febrero (los seniors solo juegan tres días, de viernes a domingo) en Boca Ratón y la semana siguiente jugará en Naples. Volverá a Estados Unidos un mes después, para jugar en Biloxi (Mississippi) el último fin de semana de marzo el torneo que en 2016 ganó Jiménez.

El papel rompedor del golf mundial del primer Sergio García lo ha heredado Jon Rahm, el vizcaíno de 22 años que la semana pasada logró su primera victoria, un triunfo en el circuito de la PGA norteamericana. Esta semana juega en Phoenix (Arizona). A falta de la última jornada marchaba 17º con -9, a siete golpes del líder, el coreano Byeong Hun An.

Olazabal, Sergio García y Rahm, más Rafael Cabrera, todas las generaciones del golf español confluirán en Augusta la segunda semana de abril. Les espera el Masters, el primer grande del año, y el sueño de una chaqueta verde.