Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

Ricky Rubio se supera en la tempestad

El base logra sus mejores números pese a los rumores sobre su traspaso y su incomodidad con Thibodeau

Ricky Rubio, junto a Thibodeau. Ampliar foto
Ricky Rubio, junto a Thibodeau. EFE

Ricky Rubio sigue empeñado en conducir a los Wolves a los playoffs, ajeno a los rumores, una vez más sobre un posible traspaso, y también sobre su incomodidad con los métodos del entrenador, Tom Thibodeau. El base español, de 26 años y en su sexta temporada en la NBA, se ha superado de manera espectacular en los nueve partidos que ha disputado Minnesota durante las dos últimas semanas. Batió su récord de triples con los seis que anotó ante Orlando. En esos nueve encuentros ha promediado 13 puntos y 9.1 asistencias, con un acierto del 44.8% en los triples, muy por encima de sus medias totales esta temporada: 8.7 puntos, 8.2 asistencias y un 29% de acierto en los triples.

“Creo que he mejorado en el control del ritmo de juego y en el control del balón. Y cometo menos pérdidas. Es una parte de lo que estoy intentando mejorar. También quiero ser más agresivo, pero al mismo tiempo dirigir al equipo. ¿Debo dirigir o debo anotar? Debo aprender a encontrar el equilibrio”, declaró a Sports Illustrated.

¿Debo dirigir o debo anotar? Debo aprender a encontrar el equilibrio.

El principal problema de los Wolves es que no consiguen una continuidad en su juego. Han perdido muchos partidos porque han sido el peor equipo en los últimos cuartos. Sus bajones se han producido también a lo largo de la temporada y curiosamente han enlazado cuatro derrotas consecutivas una vez cada mes. Eso les ha restado posibilidad de alcanzar el disputadísimo octavo puesto, el último que clasifica para los playoffs, que, antes de los partidos de esta madrugada, ocupaba Denver, con 23 victorias, seguido de Portland, también con 23, Sacramento y Dallas, con 21, y Nueva Orleans y Minnesota, con 20, justamente antes de enfrentarse.

Los Wolves no se clasifican para los playoffs desde la temporada 2003-2004, cuando la figura del equipo era Kevin Garnett, y fueron derrotados en la final de Conferencia por los Lakers. Los Wolves tratan de dar un salto cualitativo. Tras la lesión de LaVine, escolta titular, han contratado a Lance Stephenson, que despuntó con los Pacers, pero luego ha tenido una carrera discontinua con Charlotte, los Clippers, Memphis y Nueva Orleans.

Thibodeau es un entrenador de mentalidad defensiva y realmente sabe mucho de baloncesto. Tenemos que estar en la misma onda

“Cuando llega un entrenador nuevo, desea implantar su filosofía y nosotros debemos aprenderla. Toma su tiempo. Durante algunas semanas mejoramos”, indica Ricky. “Thibodeau es un entrenador de mentalidad defensiva y realmente sabe mucho de baloncesto, y cada día pasa mucho tiempo en la cancha. Tenemos que estar en la misma onda”.

Un periodista del Minnesota Post le preguntó a Thiboudeau: “Se ha hablado mucho sobre el hecho de que usted y Ricky no se han sentido cómodos el uno con el otro desde el principio. ¿Hay algo de cierto en eso?”. A lo que el entrenador de los Wolves contestó: “No. Mi trabajo es exponer el plan y decirle la verdad tal como la veo cada día. El trabajo de un entrenador se reduce realmente al liderazgo, la comunicación, la enseñanza y la motivación. Trabajo para dotarnos del mejor plan posible y luego ejecutarlo como un grupo. El desafío es que todos vayamos a una y nos compenetremos”.

Más información