Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rossi: “Nos queda mucho trabajo si queremos seguir a Márquez”

El piloto de Yamaha, a solo una décima del español en los tests de Australia, afirma que el de Honda “es la referencia” en MotoGP

Ampliar foto
Marc Márquez, en el circuito de Phillip Island. Getty Images

Si el año 2015 terminó por hacer que Marc Márquez endureciera su carácter y empezara a sonreír cada vez un poco menos, el 2016 lo convirtió en un deportista mucho más exigente, consigo y con los demás. Este miércoles se colocó en la primera posición de la tabla de tiempos (1m, 29’497s), pero nada es suficiente todavía para el tres veces campeón del MotoGP, que no quiere volver a cometer un error en pretemporada que le marque para el resto del curso, como pasó hace un año con la elección del motor, demasiado agresivo en bajos. “Hasta que no esté todo perfecto no estoy del todo contento”, concedió al concluir la primera jornada de tests en Phillip Island.

Y, aunque reconoció que había pensado que se vería en peor situación a estas alturas del año, su cabeza da vueltas a todo aquello que no le gusta: la electrónica –“Nos estamos dejando algo importante”– o el funcionamiento motor, por ejemplo, para el que dijo que necesitan más tiempo. Y añadió: “En este circuito siempre hemos ido bien y nuestros puntos débiles aquí no existen, no hay ese tipo de curvas (curvas lentas que les dan problemas en aceleración), y esa es una de las razones por las que vamos rápido”, concluyó en de Honda.

Márquez no fue (objetivamente) el mejor en los tests de Valencia, recién terminada la temporada 2016, en noviembre del año pasado. Tampoco lo fue en los de Sepang, dos semanas atrás, cuando se daba por inaugurada la pretemporada del 2017 y las fábricas ponían en pista sus principales innovaciones para el nuevo curso. En ambos casos el más rápido (en términos absolutos, es decir, el que firmó la mejor vuelta rápida) fue Viñales, nuevo piloto de Yamaha, que demostró una rápida adaptación a su flamante montura; pero, también en ambos casos, fue Márquez el que, en un último día brillante, quedó en segunda posición, a poco más de una décima de segundo. Poca cosa. Una miseria.

Los primeros clasificados de la primera jornada

1
93
M. MARQUEZ
1:29.497
2
46
V. ROSSI
+0.186
3
29
A. IANNONE
+0.429
4
25
M. VIÑALES
+0.492
5
35
C. CRUTCHLOW
+0.568
6
9
D. PETRUCCI
+0.765
7
26
D. PEDROSA
+0.784
8
4
A. DOVIZIOSO
+0.913
9
43
J. MILLER
+0.929
10
94
J. FOLGER
+1.081
11
99
J. LORENZO
+1.134

Especialmente si uno se fija, como hicieron muchos, sobre todo los que trabajan cerca del piloto de Cervera, no solo en la vuelta rápida, sino en el ritmo mantenido durante la ingente cantidad de giros que se dan durante largas jornadas de trabajo como estas.

Los malos cronos del campeón del mundo en los primeros días de entrenamientos (en Valencia y en Malasia) con su nueva moto, la autoexigencia, siempre altísima, y las críticas vertidas tras cada día de pruebas –siempre hay cosas que mejorar y, concretamente, el cambio de especificación de motor, como lo llaman en Honda (el paso de un motor de explosión screamer a uno big bang) no solucionaba los problemas en aceleración– daban una visión mucho más negativa de lo que en realidad era. Y es.

Márquez quiere más. No quiere empezar el año sufriendo tanto como lo hizo en 2016. Quiere volver a pilotar como le gusta, dando rienda suelta a su estrategia de no estrategia. Pero su moto no es perfecta, sino más bien algo salvaje. Y él, mejor que nadie, puede llevarla. En Honda lo saben. Así que esas imperfecciones no afectan a su competitividad. El primero de sus rivales que se ha dado cuenta, como siempre, ha sido Valentino Rossi, el mejor de los analistas de lo que ocurre siempre en el paddock de MotoGP.

“Nos queda mucho trabajo por delante para terminar de entender la moto, si queremos seguir a Márquez, que hasta ahora ha sido claramente el que ha rodado más rápido de todos. Viñales fue muy deprisa en Valencia y en Sepang, pero si lo analizas detenidamente te das cuenta de que Márquez fue el más rápido en todos lados, sobre todo en ritmo”, explicó el italiano al terminar el primer día de pruebas en el circuito de Phillip Island, en Australia, donde terminó segundo, a poco más de una décima del de Honda. “Él es la referencia”, añadió. El día no había empezado bien para Rossi: no se encontraba cómodo con una M1 a la que todavía no le ha cogido el tacto y salvó una caída en la segunda curva. “No tenía confianza con el tren delantero, esta moto es un poco diferente”, dijo.

Más información