Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La AMA frena la publicación de la lista de la Operación Puerto

El laboratorio de Lausana ha identificado las bolsas de sangre mediante el ADN y entregado los nombres a la agencia antidopaje

Eufemiano Fuentes, en 2013.
Eufemiano Fuentes, en 2013. efe

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) tiene en su poder desde hace unas semanas la lista de más de 30 deportistas (ciclistas y atletas) identificados por el laboratorio de Lausana en el análisis de ADN de las más de 200 bolsas de sangre y plasma requisadas en la Operación Puerto. “La tienen los abogados de la agencia”, dijo el miércoles en Madrid David Howman, ex director general de la AMA. “Están estudiando los pasos que se pueden dar con seguridad, teniendo en cuenta que el caso ha prescrito y los deportistas implicados teóricamente no pueden ser sancionados”.

Según la última edición del Código Mundial Antidopaje, los casos prescriben 10 años después de producirse. La 211 bolsas fueron requisadas por la Guardia Civil en mayo de 2006, pero hasta pasados 10 años y un mes, hasta junio de 2016 y la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que vio el recurso del juicio de la Operación Puerto, no pasaron a manos de la AMA para su identificación. En julio, la máxima autoridad mundial de la lucha contra el dopaje anunció que en cuanto tuviera los nombres haría pública la lista, aunque no pudiera sancionar a los deportistas. “Y yo soy partidario de dar los nombres”, aseguró Howman, que dejó el cargo de director general en verano pasado tras 13 años en el despacho, pero mantiene un puesto de asesor del presidente de la AMA. “Los servicios legales tienen otra opinión por ahora. Buscan la forma de evitar posibles demandas. El asunto ha sido frustrante desde el principio”.

Howman hizo estas afirmaciones minutos después de impartir la conferencia inaugural del Congreso Deporte, Dopaje y Sociedad, organizada por la agencia española antidopaje (AEPSAD), cuyo director, Enrique Gómez Bastida, sentado a la mesa al lado de Howman, fue el teniente que en 2006 dirigió la Operación Puerto. En su charla, el funcionario que alentó los primeros pasos de la AMA, afirmó que la lucha contra el dopaje se ha convertido en la lucha por los derechos de los deportistas limpios, a los que alentó a que se unieran en un sindicato internacional para, con la ayuda de abogados de oficio, reclamar indemnizaciones a las docenas de deportistas que han dado positivo después de haber logrado grandes triunfos. Howman reconoció que con los métodos tradicionales solo se logra un 2% de positivos en los laboratorios cuando, según sus cálculos, se dopa al menos un 10% de los deportistas en las grandes competiciones. Por ello declaró que la mejor forma de luchar contra el dopaje es la investigación policial y el uso de la inteligencia para efectuar no más controles sino controles de mejor calidad, dirigidos a los más sospechosos.

Y también pidió más dinero para la AMA, cuyo presupuesto es de 30 millones de dólares, menor que lo que cobran las grandes estrellas de un equipo de fútbol y una gota en un océano de 800.000 millones de dólares, que consideró que es la cifra de negocios del deporte mundial. “No se trata de pedir más dinero a los gobiernos”, dijo, “sino de lograr que los grandes patrocinadores del deporte y también las firmas de apuestas destinen un mínimo porcentaje a la lucha por la integridad del deporte”.

Gómez Bastida, por su parte, anunció que el Consejo de Ministros aprobará el viernes el Real Decreto que permitirá adaptar la ley española antidopaje a la última versión del Código Mundial, por lo que la AMA ya puede autorizar de nuevo el funcionamiento de la agencia española y el laboratorio de Madrid, suspendidos en marzo de 2016.