Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lorenzo, 15º, se fija en Bautista, la mejor Ducati en Phillip Island

“No tengo confianza para entrar rápido a las curvas y abrir el gas después, hay algo que todavía no entendemos”, desvela el mallorquín

Jorge Lorenzo, en una jornada de pruebas en Phillip Island. Ampliar foto
Jorge Lorenzo, en una jornada de pruebas en Phillip Island. Getty Images

Se lamenta Jorge Lorenzo, porque asegura haber mejorado respecto al día anterior (así lo certifica su vuelta rápida: 1m, 30’197s, unas seis décimas mejor que el mejor tiempo del miércoles), “pero eso no se refleja en los resultados”, apunta, vencido ante una tabla de tiempos que lo coloca este jueves en la 15ª posición, alejado de aquellos (y fueron bastantes) que pudieron rodar en 1m, 29s. Marc Márquez, por ejemplo, que sigue demostrando con rotundidad que está muy fuerte, dio 108 giros, el que más, con diferencia, 44 de ellos en 1m, 29s, un ritmo inalcanzable siquiera para Maverick Viñales, que sigue marcando vuelta rápida (1m, 28’847s), medio segundo más rápido que el de Honda.

Pero Lorenzo, ahora mismo, juega a otra cosa. Y no puede apuntar tan alto. De momento, a quien mira es a Álvaro Bautista, que ha vuelto al equipo Aspar esta temporada y se entiende a las mil maravillas con su Desmosedici GP16. Terminó la jornada en el cuarto puesto, a medio segundo del de Yamaha, como la mejor Ducati en Phillip Island, pues fue unas décimas mejor que Dovizioso. Y se ha convertido en la nueva referencia del tres veces campeón del mundo. “Tenemos que entender, por ejemplo, cómo Bautista logra ir tan deprisa y hacer mejor las curvas para acabar sacándonos esas cinco o seis décimas como ha hecho hoy y con una moto teóricamente inferior a la nuestra”, concedía Lorenzo al finalizar las pruebas.

El nuevo fichaje del equipo Ducati sabe que se le escapan las décimas de segundo especialmente en las curvas, donde le cuesta hacer girar la moto. Lo que siempre fue el punto fuerte de su pilotaje se está convirtiendo en un dolor de cabeza en esta nueva aventura. “Todas las Ducati estamos padeciendo en ese punto, el paso por curva es nuestra debilidad. Y, además, nosotros no somos los mejores en ese punto. No tengo la confianza para entrar rápido y abrir el gas después, hay muchas curvas en este circuito. Hemos probado algún cambio, pero no hemos experimentado una gran mejora. Creo que hay algo que todavía no entendemos y que falta en la moto”, explicaba el mallorquín, que tiene a su disposición todos los datos de configuración y electrónica, de todas las Ducati.

“Parece que de momento mi Ducati, por el setting o por la configuración electrónica, es la más nerviosa de todas. Tenemos que entender cómo solucionarlo mañana”. Le quedaba una larga noche de estudio. A él y, especialmente, a su nuevo equipo de ingenieros.

Los primeros clasificados de la segunda jornada

1
25
M. VIÑALES
1:28.847
2
93
M. MARQUEZ
+0.462
3
35
C. CRUTCHLOW
+0.478
4
19
A. BAUTISTA
+0.564
5
4
A. DOVIZIOSO
+0.636
6
41
A. ESPARGARO
+0.654
7
94
J. FOLGER
+0.817
8
46
V. ROSSI
+0.827
9
42
A. RINS
+0.955
10
43
J. MILLER
+0.991
15
99
J. LORENZO
+1.350
16
26
D. PEDROSA
+1.398

Carenados de moda

Si en Malasia sorprendió Yamaha con un carenado visiblemente más abultado que el de costumbre, que ocultaba una suerte de alas interiores en sustitución de las alas aerodinámicas que revolucionaron el paddock la temporada anterior (y que fueron prohibidas por motivos de seguridad a partir de este curso), en Australia fue Suzuki la fábrica que se sumó a la moda de los carenados más aerodinámicas de los últimos tiempos. No es nuevo esto de copiar al prójimo en MotoGP. Cuando Ducati apareció con unas prominentes alas (que, por cierto, le dieron muy buen resultado en algunas carreras) en la primera carrera del año, en 2015, las reacciones fueron de todo tipo: dudas, críticas, sorpresa... Pero poco a poco aparecieron más amantes que detractores. Yamaha fue la primera en subirse al carro. Y al año siguiente, en Qatar, de nuevo, prácticamente todas las casas de fabricantes lucían alas de algún tipo.

Este curso, prohibidas las aletas, la solución que encontró Yamaha fue distribuir el paso del aire por dentro del carenado, con grandes aberturas a ambos lados. Este jueves, en Phillip Island, Suzuki puso en pista una versión distinta, pero, al fin y al cabo, un desarrollo del mismo concepto. Veremos si el resto vuelve a sumarse al carro. “El año pasado Ducati ganó ese trofeo, el de las innovaciones; fueron los primeros en sacar las alas aerodinámicas. Este año lo ha ganado Yamaha, al presentar su carenado. Nosotros estamos trabajando en otra cosa, por el momento”, indicaba Livio Suppo, director del equipo Honda, sin dar más detalle. Habrá que esperar. 

Más información