Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ni, de 19 años, y Cramling, de 53, llegan a octavos de final

Las cinco principales favoritas superan las dos primeras eliminatorias en Teherán

Los historiadores del ajedrez que glosen a los grandes jugadores que nunca fueron campeones del mundo deberán incluir a Pía Cramling, 31ª del mundo a los 53 años. La sueca, residente en España durante gran parte de su vida, se enfrenta desde hoy a la excampeona Alexandra Kosteniuk en los octavos de final del Mundial de Teherán, donde también está la china Shiqun Ni, de 19 años.

Pía Cramling habla con otra jugadora durante el Mundial de Teherán Ampliar foto
Pía Cramling habla con otra jugadora durante el Mundial de Teherán

Cramling, casada con el gran maestro español Juan Manuel Bellón, lleva unos 35 años en la élite mundial femenina, y logró el título de gran maestro absoluto hace 25. Su combatividad, pundonor, modestia y amabilidad son muy admiradas por sus colegas. En Teherán, adonde llegó como la 19ª del escalafón inicial, eliminó en la primera ronda a la estadounidense Katerina Némchova (46ª) por 1,5-0,5, y en el desempate rápido de la segunda a la alemana Elisabeth Paehtz (14ª).

Su enfrentamiento con Kosteniuk se perfila como uno de los más interesantes de los octavos de final. En un duelo largo, la rusa, de 32 años, debería ganar con cierta claridad. Pero el Mundial se juega por eliminatorias a sólo dos partidas, y un solo error puede ser casi imposible de remontar.

La china Ni Shiqun, de 19 años, durante la segunda eliminatoria del Mundial de Teherán
La china Ni Shiqun, de 19 años, durante la segunda eliminatoria del Mundial de Teherán

Una de las protagonistas más destacadas hasta ahora es la china Ni (38ª inicial), por su juventud y su buen juego para eliminar a la armenia Lilit Mkrtchián (27ª) por 1,5-0,5 y, en la mayor sorpresa del Mundial hasta ahora, por 2-0 a la rusa Valentina Gunina, 6ª cabeza de serie. Vista su calidad, no sería sorprendente que al menos haga sufrir mucho a otra rusa, Natalia Pogonina (11ª) en octavos de final.

Además de Kosteniuk, las otras cuatro favoritas principales han cumplido con los pronósticos: la china Wenjun Ju, la ucrania Anna Muzychuk, la india Dronavalli Harika y la georgiana Nana Dzagnidze deberían imponerse en este tercer asalto a Girya (Rusia), Pham (Vietnam), Guramishvili (Georgia) y Sheng (China), respectivamente, aunque conviene insistir en que este formato da mucho margen para las sorpresas. En las otras dos eliminatorias, la excampeona Antoaneta Stefánova (Bulgaria) y la china Zhongyi Tan son teóricas favoritas ante dos rivales que están rindiendo por encima de lo esperado: la georgiana Jursitdze y la india Padmini.

La india Rout Padmini, durante la segunda ronda del Mundial de Teherán
La india Rout Padmini, durante la segunda ronda del Mundial de Teherán

Todas las participantes deben llevar el velo en su cabeza mientras estén en la sala de juego. La Federación Internacional (FIDE) propuso que esa obligación se limitase a los diez primeros minutos de partida, cuando los reporteros gráficos pueden realizar su trabajo, y para facilitar el acuerdo envió solamente a árbitros mujeres. Pero, quizá porque los árbitros designados por la Federación Iraní son todos hombres, los organizadores no aceptaron su propuesta.

Contrariamente a otros torneos anteriores en Irán, las jugadoras pueden salir a la calle sin compañía masculina. Y, según varias fuentes consultadas, el hotel es muy bueno.

Más información