Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Márquez tiene un nuevo hueso y se llama Viñales

El piloto de Yamaha logra el mejor tiempo en los tests de Australia y es así el más rápido de la pretemporada hasta ahora: “Marc y yo estamos por delante de los demás. Será divertido”

Viñales, en el box, habla con su ingeniero de pista Ramon Forcada. Ampliar foto
Viñales, en el box, habla con su ingeniero de pista Ramon Forcada. Getty Images

Hace ya unos años que circula por el paddock una leyenda (no urbana) sobre Maverick Viñales. Cuentan aquellos que pasan sus fines de semana de carrera en carrera, bien por obligación bien por devoción, que cuando no eran más que unos niños y Marc Márquez dejaba alucinados a quienes asistían a las competiciones de velocidad por los circuitos de Cataluña, había un chaval, solo uno, capaz de ganar, de vez en cuando y con la autoridad suficiente, al menudo piloto de Cervera. Era Viñales, dos años menor que aquel.

Pasó el tiempo y los pilotos no volvieron a enfrentarse ni en el Campeonato de España, ni en las categorías inferiores del Mundial hasta que hace dos temporadas Viñales (22 años; Roses, Girona) subió de categoría y debutó en MotoGP. Mientras este, con su Suzuki, se adaptaba a la categoría y desarrollaba una moto totalmente nueva, con unos cuantos podios y hasta una victoria incluida (el año pasado), Márquez (24 años, cumplidos este 17 de febrero; Cervera, Lleida) se esforzaba por recuperar el trono de MotoGP. Cosa que hizo, como es bien sabido.

Y así se llega a este punto, en el que ambos confluyen: el dominador de la categoría (ganador de tres mundiales los últimos cuatro años) se ha encontrado un nuevo hueso. Duro como el acero. Viñales, nuevo fichaje de Yamaha, ha sido el piloto más rápido en todos los tests de pretemporada celebrados hasta la fecha. Saltó de la Suzuki a la M1 de un día para otro y terminó los dos días de pruebas en Valencia, el pasado noviembre, con los mejores cronos. Volvió a firmar el mejor tiempo al terminar las tres jornadas de ensayos oficiales en Sepang (Malasia) hace un par de semanas.

Los mejores clasificados de la tercera jornada

1
25
M. VIÑALES
1:28.549
2
93
M. MARQUEZ
+0.294
3
26
D. PEDROSA
+0.484
4
94
J. FOLGER
+0.493
5
35
C. CRUTCHLOW
+0.552
6
42
A. RINS
+0.554
7
4
A. DOVIZIOSO
+0.699
8
99
J. LORENZO
+0.793
9
43
J. MILLER
+0.809
10
41
A. ESPARGARO
+0.812

Y este viernes, tercer y último día de tests en Phillip Island (Australia) certificó su dominio con otro tiempo magnífico de 1m, 28’549s –“Quizá podría haber bajado más, realmente no sé dónde estaba el límite”– y el convencimiento de que también ha mejorado en el ritmo de carrera, su punto débil –“Márquez es consistente en cada sector del circuito, necesito ir en esa dirección”, concedía el día anterior. En segundo lugar, siguiéndole tan de cerca como lo hizo durante unas pocas vueltas en pista este viernes: Márquez, a poco menos de tres décimas. Y con un ritmo demoledor, eso sí. El viernes, el jueves, en Phillip Island y en Sepang, también. La rivalidad está servida.

Lo está porque son el futuro de MotoGP. Lo está porque ya se han encontrado en pista, y el campeón ha intentado estudiar al aspirante. Lo está porque ya han saltado las primeras chispas: “Sabía que tenía a Marc detrás. Me lo marcaban en la pizarra. No quería parar, pero, claro... No le vas a dar rueda. No lo he entendido: tú estás haciendo tu trabajo y es difícil seguir apretando cuando sabes que lo tienes detrás. La próxima vez que hagamos un simulacro de carrera me tocará a mí molestarlo a él”, decía Viñales al bajarse de la moto. La rivalidad está servida porque, ahora sí, compiten en las dos marcas rivales: Honda y Yamaha. “Parece ser que los dos estamos por delante de los demás. Será divertido”, remató Viñales, a quien, dice, le motiva que le señalen como favorito.

Una tarta y una lupa

A Márquez, el otro gran protagonista en estos ensayos de pretemporada en Australia, claves para fijar el desarrollo de las motos a poco más de un mes para que empiece la competición, le felicitaron por su 24º cumpleaños: le llevaron una tarta al box y su equipo de mecánicos le regaló una lupa: “como siempre digo que estoy buscando los detalles que le faltan a mi moto, así los podré encontrar mejor”, concedía.

La jornada terminó con Dani Pedrosa, su compañero en el equipo Honda, en tercera posición, lo que (aunque menos regular este) da buena cuenta del rendimiento de la nueva RC213V. Cuarto fue el novato Jonas Folger, con la Yamaha satélite del Tech3. Y sexto, otro recién ascendido, Rins, magnífico al manillar de su Suzuki. Jorge Lorenzo, octavo, mejoró considerablemente sus cronos y sus sensaciones y, aunque tampoco tiene el ritmo todavía, se quedó a pocas milésimas de su compañero de equipo, Dovizioso, y a siete décimas de Viñales. Le queda trabajo por hacer, pero los avances son grandes.

Los terceros y últimos ensayos oficiales de MotoGP se celebrarán en Qatar entre el 10 y el 12 de marzo, solo unas semanas antes de que empiece el Mundial, el 26 de marzo bajo los focos del mismo circuito de Losail.

Más información