Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real Madrid derrota al Espanyol y Bale marca en su regreso

El conjunto blanco controló el ritmo de juego pero no mató el partido hasta el tramo final

Real Madrid - Espanyol Ver fotogalería
Cristiano remata de cabeza ante Diego Reyes. Getty
LaLiga Santander Jornada 23

FINALIZADO

El Real Madrid derrotó al Espanyol con goles de Álvaro Morata y Gareth Bale (2-0) y se mantiene en lo más alto de la clasificación de la Liga Santander. Los blancos, que dominaron el ritmo de juego y dispusieron de diversas oportunidades para ampliar la ventaja en el marcador, no acertaron a rematar el partido ante un Espanyol batallador que trató de aprovecharse del contragolpe para igualar el marcador. El conjunto de Quique Sánchez Flores se mostró ordenado aunque no logró cortocircuitar el juego en el centro del campo del Madrid, donde relució especialmente Kroos. El alemán ocupó la medular junto a Kovacic e Isco, en una alineación de la que saltaron titulares como Casemiro y Modric, además de Marcelo, que fue sustituido por Nacho en el lateral izquierdo. Como ya había advertido Zidane en la rueda de prensa previa Morata ocupó la punta de ataque junto a Cristiano y Lucas Vázquez.

Cristiano Ronaldo, acostado de nuevo en la banda izquierda, trató de desbordar a su par y dejó detalles de calidad, como un genial regate a David López que levantó los aplausos del Santiago Bernabéu. Se vistió de nuevo de asistente el portugués, que en todo momento trató de encontrar portería aunque siempre pendiente de los desmarques de sus compañeros. Sin embargo, el primer gol del Madrid llegó gracias a un gran centro de Isco que Morata envió al fondo de la red con un cabezazo magnífico. El canterano suma así su undécimo gol de la temporada, el séptimo en Liga.

La otra buena noticia para los aficionados blancos fue la reaparición de Gareth Bale 88 días después de su lesión de tobillo. El galés saltó al campo a falta de veinte minutos para el final del partido en lugar de Morata. A pesar de la falta de ritmo evidente Bale reclamó el balón e intentó desbordar por la banda. En una de sus internadas cruzó el balón a la red con un disparo colocado para alegría de todo el Bernabéu y para cerrar el partido.

Más información