Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça y su necesaria y compleja transición

El corazón del equipo azulgrana envejece, al tiempo que La Masia pierde protagonismo en el once y los fichajes flojean

Iniesta y Busquets en el partido de Liga de Campeones contra el PSG. Ampliar foto
Iniesta y Busquets en el partido de Liga de Campeones contra el PSG. REUTERS

Los 32 años de Andrés Iniesta pesan en el Camp Nou. El manchego, que no se había recuperado cuando jugó ante el PSG en Champions (4-0) y no formó en el once inicial contra el Leganés (2-1) en el último partido de Liga, es indispensable en el Barça. Por eso juega incluso cuando no está en perfectas condiciones físicas. “Ninguno se parece a Iniesta. Ni de esta plantilla ni del fútbol mundial. Ese es el problema”, decía el entrenador, Luis Enrique, cuando tenía que buscarle sustituto. Le pasó lo mismo cuando Busquets (28 años) estuvo de baja. “Tampoco encuentro jugadores de su nivel”, concedía. Al menos, este Barcelona siempre puede encomendarse a Messi (29), que ha evolucionado en futbolista total. Y atrás está Piqué (30) para sacar el balón y llevarlo hasta la medular.

Ocurre, sin embargo, que este grupo de futbolistas que lleva el peso del equipo va soplando velas. Y el Barça envejece. Además, la transición se advierte compleja. La media de edad de la plantilla azulgrana no arroja datos alarmantes: 27 años y 94 días, en línea con los otros equipos de la Liga (es el noveno equipo de mayor edad, justo por detrás del Madrid: 27 años y 105 días); si bien, la media de edad del alma mater del Barça (Piqué, Busquets, Iniesta y Messi) aumenta hasta tres años más: 30, lo mismo, por otro lado, que ocurre si se toman como referencia las edades de Ramos, Marcelo, Modric y Cristiano, líderes del Madrid.

“Lo importante es darle continuidad al equipo. En un club grande como el Barça y el Madrid siempre hay años de bonanza, momentos en los que se ha fichado bien y puedes surtirte además de la cantera. Pero esas etapas duran cuatro o cinco años. Y el club debe prever cuándo van a terminar, hacer una gran labor de dirección deportiva, analizar los problemas, por dónde envejece la plantilla, qué puestos mejorar”, explica Luis Milla, seleccionador de Indonesia. Y añade: “No es fácil buscar a un jugador como Iniesta; aunque está en una edad fantástica hay que pensar ya en futbolistas similares, como los que le han dado éxito y estilo al club por su forma de jugar”.

Tiene muchos para esa posición Luis Enrique —Denis Suárez, que estuvo en el filial azulgrana, o André Gomes, un fichaje de este curso, ambos de 23 años—, pero ninguno parece lo suficientemente bueno. “Los nuevos tienen máxima responsabilidad y una presión añadida. Los más señalados, además, son los que han costado más dinero [por Gomes se pagaron 35 millones]. Y no puedes pensar que se tienen que adaptar. Se necesita rendimiento ya”, ahonda Milla. No coincide Juliano Belletti, autor del gol que dio la segunda Champions al Barça: “Buscar la inmediatez es un problema. Los fichajes tienen que adaptarse, y el entorno del club entender que existen ciclos. Lo que hizo el Barça con Guardiola no es normal, ganar un triplete no es normal. Lo normal es esto”.

Unai López remata ante Sergi Roberto, Gomes y Mathieu. ampliar foto
Unai López remata ante Sergi Roberto, Gomes y Mathieu. EFE

Al envejecimiento de la plantilla se suma el menor protagonismo de La Masia. Se ha pasado de una alineación con 11 canteranos (en el Levante-Barça del 2012 con Tito Vilanova) a otra, el pasado domingo contra el Leganés, con 10 extranjeros (entre ellos, Rafinha y Messi, con nacionalidad española). “El equipo sufriendo, el público dividido y La Masia desmantelada”, puso el expresidente Joan Laporta en Twitter. “Cuando hay un jugador con la camiseta del Barcelona no distingo si es asturiano o mexicano”, se excusó Luis Enrique. “Puedes contar con la cantera si tiene nivel para jugar en el primer equipo, y eso es el máximo nivel”, apunta Milla. “Ya han demostrado que su filosofía da resultados. Pero no se gana siempre”, tercia Belletti.

De las nuevas generaciones solo Sergi Roberto (25 años) se ha ganado un puesto en el once; de los fichajes, solo Umtiti —y Cillessen, cuando juega— han convencido al técnico y la grada. La transición es necesaria. Y compleja.

Más información