Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Carlos Miloc, el entrenador que inició la leyenda de Tigres

El técnico uruguayo, fallecido esta tarde, logró los primeros dos títulos del equipo regio

Los jugadores de Tigres entrenan con una camiseta de homenaje a Miloc.
Los jugadores de Tigres entrenan con una camiseta de homenaje a Miloc. EFE

Carlos Miloc, el exentrenador que ayudó a forjar la leyenda de Tigres en el fútbol mexicano, falleció este sábado en Monterrey, al norte de México. El técnico de origen uruguayo, conocido como El Tanque, consiguió los primeros dos títulos de Liga para la escuadra de la Universidad Nacional Autónoma de Nuevo León. El futbolista estuvo ingresado varios días en un hospital  por problemas respiratorios hasta esta tarde, cuando se registró su muerte. Tenía 85 años.

Miloc comenzó a jugar fútbol en su natal Uruguay a inicios de la década de los cincuenta. Militó en Nacional de Montevideo, después viajó al Cúcuta colombiano hasta que en 1956 llegó a reforzar las líneas de Morelia, en México. Su fama en este deporte, sin embargo, le llegaría por su trabajo en los márgenes de la cancha. En 1969 tomó las riendas de los freseros de Irapuato, el equipo que lo había visto colgar los botines como jugador. Dirigió esta escuadra una temporada para después pasar a Pachuca.

Su primer gran triunfo como entrenador fue el ascenso del Club San Luis a primera división, en la temporada 1974-1975. Un año después llevó a esa misma plantilla tomada en segunda división hasta los octavos de final de la Liga. El desempeño al frente de la escuadra potosina captó la atención de Ramón Cárdenas, el presidente de los Tigres de la UANL. Cárdenas encabezaba un modesto equipo que había ascendido de segunda división un par de años atrás después de haber perdido dos finales de ascenso.

Miloc llegó a Tigres en 1977. El equipo aún luchaba por mantenerse en primera división. Un año antes de la llegada de El Tanque los felinos habían tenido otra temporada de pesadilla, en la que estuvieron cerca de descender. El uruguayo dirigió la temporada centrándose en las actuaciones de su mediocampista Tomás Boy, el defensa uruguayo Walter Mantegazza, el argentino Oswaldo Batocletti y el peruano Gerónimo Barbadillo. En la final de aquel año doblegaron a los Pumas con un 3-1 global. Ese fue el primer título de los cinco que Tigres ha conseguido en la Liga mexicana.

El Tanque se quedó con los Tigres una temporada más, la 1978-1979, hasta que los resultados comenzaron a serle adversos y la directiva lo cesó. Miloc se mudó a Guadalajara, donde dirigió a dos de los tres equipos de la capital de Jalisco: Chivas y Tecos.

Miloc volvió a Tigres para la campaña 1981-1982. Entonces volvió a guiar a los felinos hasta el último partido de la Liga. La final de aquel año se jugó contra los potros del Atlante, un equipo de la capital del país que meses antes propinó a Tigres la goleada más humillante de su historia, un 0-7 en el Estadio Universitario. La venganza se concretó de la forma más difícil posible. El partido se alargó hasta los penaltis después de los equipos empataran en el marcador global. Barbadillo y Boy repitieron sus roles como héroes de los felinos.

Tras esa victoria, el equipo universitario entró en una larga sequía que duró 29 años. Tigres consiguió su tercer campeonato en 2011, cuando la cara, el formato y el nivel del fútbol mexicano habían cambiado por completo. Miloc no fue un rostro desconocido para el deporte en todos esos años. Durante la década de los noventa su presencia en los banquillos de varios equipos se hizo habitual. Estuvo en América, Morelia y León. Fue necesario que El Tanque dejara México para volver a ganar un campeonato de Liga. Lo consiguió en Costa Rica en 1995 con el Herediano y logró una histórica racha ganadora con Comunicaciones de Guatemala, con el que logró cuatro títulos desde 1996 hasta el año 2000.