Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lete destituye a Gómez Bastida al frente de la agencia antidopaje

El comandante de la Guardia Civil que dirigió la Operación Puerto ocupaba el cargo desde enero de 2014

Enrique Gómez Bastida, en 2014, cuando tomó posesión al frente de la agencia antidopaje.

Enrique Gómez Bastida, el director de la agencia antidopaje española (AEPSAD) que más trabajó por la independencia de la institución, ha sido destituido por el secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete. Bastida, teniente de la Guardia Civil cuando dirigió la Operación Puerto en 2006, y comandante en la actualidad, dirigía la AEPSAD desde que Miguel Cardenal, anterior secretario de Estado, le nombró en enero de 2014.

“Lo peor de la destitución es que con ella termina la ficción de la independencia de la AEPSAD respecto al Consejo Superior de Deportes”, ha señalado una fuente conocedora de la lucha antidopaje en España que prefiere mantener el anonimato. “Y la independencia de la agencia española respecto al Gobierno a la hora de luchar contra el dopaje, y de cualquier agencia nacional, era el hecho que más valoraba la Agencia Mundial Antidopaje, que tenía en gran estima a Bastida”.

“Con la aprobación de la reforma de la ley antidopaje por el Consejo de Ministros y con el cese de Bastida se abre un nuevo ciclo en España”, señalan fuentes del CSD, que confirmaron que Lete había comunicado a Bastida que ya no contaba con él y que próximamente convocará al consejo de la AEPSAD para comunicarles el cese de Bastida y el nombre de su sucesor.

"No sé cuándo vendrá mi sucesor, pero yo, por diferentes asuntos familiares, ya no volveré a la oficina", dice Gómez Bastida, cuatro director de la agencia antidopaje española tras Javier Martín del Burgo, Ana Muñoz Merino y Miguel Quintanar. Al frente de la AEPSAD, Bastida marcó una línea clara a las federaciones nacionales, concedió la ejecución de los controles antidopaje a una empresa alemana para subrayar su independencia de cualquier poder y asumió las atribuciones para sancionar y gestionar los resultados de los controles. También amplió los trabajos de prevención y educación y trabajó junto a los deportistas.

Los mayores sudores fríos se los proporcionó la tardanza del CSD presidido por Miguel Cardenal y del Gobierno de Mariano Rajoy en aprobar las reformas de la ley antidopaje española para adecuarla al Código Mundial Antidopaje. El retraso de más de dos años supuso que España fue sancionada por la AMA, y la agencia y el laboratorio antidopaje de Madrid, suspendidos en marzo de 2016.