Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal, viento en popa ante Lorenzi

El mallorquín resuelve por la vía rápida (doble 6-1, en 66 minutos) y se cita en cuartos con Nishioka (86)

Nadal observa la bola durante el partido ante Lorenzi.
Nadal observa la bola durante el partido ante Lorenzi. AFP

La buena noticia, o la mejor noticia, es que no hubo noticia, ni en un sentido (el del marcador) ni en el otro (el físico). Es decir, Rafael Nadal se deshizo cómodamente del italiano Paolo Lorenzi (doble 6-1, en 66 minutos) y a tenor de lo visto su rodilla derecha, en la que sintió “algo raro” el día de su estreno en Acapulco, 24 horas atrás, carbura de momento perfectamente. De nuevo, el de Manacor lució un pequeño vendaje preventivo alrededor del tendón rotuliano, pero las sensaciones que desprendió volvieron a ser magníficas, mediante una victoria rotunda y otro estupendo despliegue sobre el cemento mexicano.

Desgajó a Lorenzi (38 de la ATP) en un santiamén y se citó en los cuartos del torneo con el japonés Yoshihito Nishioka (86 del ranking, 21 años), procedente de la fase previa y que nunca había alcanzado esta cota en un evento de categoría 500. A priori, un escenario de lo más amable, porque no parece haber ahora mismo un rival que pueda cortarle el paso hacia la final del sábado. No si Nadal continúa de la misma forma, viento en popa, teledirigiendo los partidos con su golpe de derecha y afinando el servicio (28/35), dibujando esas bananas en carrera marca de la casa.

Así redujo a Lorenzi, quien le planteó un pulso distinto al de Mischa Zverev, esta vez un punto más de ritmo y algo más de juego de fondo, pero con idéntica resolución. Y es que Nadal esta fino y hambriento. Otra vez, resolvió el partido de modo lineal, sin picos ni apuro alguno. Nada que ver con lo que ocurría hace un año, cuando un compromiso de este tipo, aparentemente anodino, podía convertirse en una noche torcida. Ahora ya no. El mallorquín ya no vacila y ha recuperado la inercia ganadora que necesitaba para volver a sentirse dominante. Ya no duda ni cavila; sencillamente, ejecuta. Ofensiva fluida para desarmar a un adversario tras otro, ayer el rudo Zverev, hoy el veterano Lorenzi. ¿La próxima madrugada Nishioka (1.00, Movistar+ Deportes2)? Probablemente, ya se verá.

"Hoy estoy mejor que ayer, esa es la realidad, con lo cual creo que solo fue un pequeño mal gesto y creo que evoluciona positivamente, de momento", afirmó Nadal durante la rueda de prensa de rigor. "Evidentemente la rodilla siempre es un lugar donde he sufrido en mi carrera, pero como se ha podido ver he jugado un partido en plenitud de condiciones. He jugado a un nivel alto, también de movilidad, y estoy feliz por ello. Espero que las rodillas respondan bien", deseó.

Creo que solo fue un pequeño mal gesto. Hoy he jugado en plenitud de condiciones

Nadal vuelve a causar respeto y esa sí que es una gran noticia. El italiano, finalista este año sobre la arcilla de Quito, no pudo ni toserle. Cedió su saque en cinco ocasiones –tercer y quinto juego del primer parcial; segundo, cuarto y sexto de la continuación– y se rindió relativamente rápido porque Nadal puso la directa y quiso plegar rápido, no fuera a ser que su rival se revolviera más de la cuenta y le diese por dar una campanada, de eso nada. Que se lo pregunten si no a Roger Federer, apeado en su segunda aparición en Dubái por el ruso Evgeny Donskoy (3-6, 7-6 y 7-6), así que siempre alerta.

Enfiló Nadal los cuartos y se avecina el joven Nishioka, al que nunca se ha enfrentado. No debería representar mayor obstáculo el nipón, pero ojo, porque en la primera ronda apeó al estadounidense Jack Sock (18 de la ATP) y ayer se impuso al australiano Jordan Thompson (79) por 6-4, 3-6 y 6-0. Mientras tanto, buenas noticias. Es decir, no hubo noticia. Festival de Nadal y rumbo a cuartos.

“NO CONTEMPLO OTRO DESCANSO”

En un principio, nada más concluya su participación en el torneo mexicano, Rafael Nadal viajará a Indian Wells. Allí competirá en el Valle de Coachella (9 a 19 de marzo) y luego se desplazará a Miami (22-2 de abril) para completar la gira americana en pista rápida.

Después, si no hay contratiempos, arrancará la fase más importante del año para él: la franja en tierra batida. Nadal terminó "desgastado" el primer grande del año, en Melbourne, y decidió parar. Iba a estar en Rotterdam, pero al final lo descartó. Ahora, sin embargo, sus planes no incluyen hacer otra pausa. 

"No contemplo otro descanso. Mi interés es jugar en Indian Wells y Miami, y luego tengo dos semanas libres para prepararme para la gira más importante del año para mí", explicó. "Todos los torneos que juego son importantes, así los encaro, pero es evidente que Montecarlo y Roland Garros son una parte muy importante de mi año", concluyó.

Más información