Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Óscar Husillos: “Estoy muy fuerte. Soy un novato, pero espero no pagar la novatada”

Entrevista al velocista que acaba de batir el récord nacional de 400m, el rostro del nuevo atletismo español

Óscar Husillos, la pasada semana, en la Plaza Mayor de Palencia con su medalla del campeonato de España. Ampliar foto
Óscar Husillos, la pasada semana, en la Plaza Mayor de Palencia con su medalla del campeonato de España. EFE

Del páramo palentino, de Astudillo, junto al Pisuerga, en la frontera entre Tierra de Campos y Cerrato, llega el símbolo del cambio generacional del atletismo español, Óscar Husillos, un velocista. Tiene 23 años, es fuerte, cuadrado y corre mucho, y conjuga en su cuerpo que no alcanza el 1,80 y, sobre todo, en la mirada, sin nubes, las características de los que los sabios llaman nuevo atleta español, que se define por exclusiones: no es fondista, no tiene miedo a competir con quien sea ni a los límites que han fijado su antepasados, no busca en el atletismo más que el deseo de dar gusto al cuerpo y emocionar a los aficionados. Hace dos semanas, batió el récord de España de 400m en pista cubierta (45,92s), en su primera incursión seria en la distancia, y el viernes comenzará a disputar los Europeos de Belgrado a los que acude con la segunda mejor marca de todos los inscritos. A las 10.20, eliminatorias, y, si pasa, a las 18.05, semifinales.

Pregunta. Usted es velocista de 100m y 200m. ¿La gran marca lograda este invierno le tienta para pasarse al 400m definitivamente?

Respuesta. Queríamos preparar el 400m en invierno para tener una buena base y trabajar el 200m al aire libre. La posibilidad de venir al Europeo ya la contemplábamos, y aunque nos hubiera salido mal no nos arrepentiríamos, siempre va a venirme bien para el 200 de verano. Pero después de todo lo que ha pasado, ahora solo mismo pienso en Serbia. En el Mundial de Londres al aire libre ya tendré tiempo de pensar, pero visto lo visto, puede haber alguna duda si sigo en el 400 en verano.

P. A muchos atletas, como a Usain Bolt, no les gusta el 400m porque se sufre mucho entrenándolo, y acababa vomitando el ácido láctico después las sesiones. ¿A usted cómo le fue?

R. Lo he notado para bien y para mal. Los entrenamientos son más largos y son más duros, y las recuperaciones son más cortas. Pero mi entrenador, Luis Ángel Caballero, y yo hemos logrado una buena adaptación al 400. Hemos quitado velocidad, que es lo que más lesiona a un atleta, y hemos metido más volumen, más series largas, y mucho trabajo con el fisioterapeuta. Ya llevo un par de años preparando el 400 en pista cubierta, aunque no lo haya corrido.

P. ¿Cuánto valdría este 45,92s que supone el récord de España en pista cubierta al aire libre, en pista de 400m y no de 200m? ¿Le daría para bajar de 45s, una barrera que en España solo ha superado Cayetano Cornet, con sus 44,96s en 1989?

R. Yo no he hecho el cálculo, eso es cosa de máquinas o estadísticos. Yo me llevo por lo que vale David Canal, al que, por una centésima quité el récord, y quien al aire libre tiene 45,01s... Es un dato sin más. Antes de pensar en ello pienso en que la mínima de Londres es 45,40s, bastante exigente, y, sobre todo, en Belgrado. Después me lanzaré también a por la mínima en 200m, 20,44s.

P. Pero con lo que ha corrido este invierno, las mínimas caerán por su propio peso...

R. Pero hay que seguir entrenando mucho y hay que seguir sacrificándose, y que salgan las carreras como en invierno, que todas han salido como tenían que salir. Pero no preveo ningún problema ni físico ni mental. Estoy muy fuerte y espero plasmarlo poco a poco.

P. Se le ha citado como el líder del cambio generacional, en España, donde se habla de una nueva mirada al atletismo. ¿Por qué es atleta? ¿Por dinero?

R. Vivir del atletismo es muy complicado. Eso lo sé yo y lo saben todos los que sigan el atletismo. Para mí empezó siendo un hobby, y ahora es un trabajo que compagino con los estudios. Pero lo principal es que me produce una satisfacción increíble. Empezó siendo una diversión y ahora forma parte de mi vida. No hago otra cosa ahora que estudiar o entrenar. Si en los próximos años se da que puedo vivir de ello, ojalá; si no, seguiré estudiando el Grado Superior de Educación física. El deporte es lo mío desde pequeñito, y si no es del atletismo, viviré del deporte.

P. Estará harto de que le pregunten que, siendo palentino, cómo es que le ha dado por la velocidad y no por el fondo, como Mariano Haro…

R. (Se ríe porque es la pregunta tópica) Siempre me preguntan eso, Haro, Marta, el equipo de Educación y Descanso de Palencia que ganaba todos los campeonatos de cross... y yo respondo que no soy el único velocista de mi tiempo. En 2011, en el campeonato de España júnior en pista cubierta, el primero fue palentino, Diego Alonso, y el tercero fui yo, y el quinto, Rubén Fernández, también de Palencia y también entrenado por Caballero. La velocidad se está extendiendo en Castilla, y también los concursos y otras pruebas. Ya no somos solo fondo. Hay más atletismo.

P. ¿Quiénes son los atletas en los que se fija?

R. Tengo que fijarme en el el récord de Cornet, y en Canal, pero hablando de velocidad tengo que hablar de Ángel David Rodríguez, Pájaro, con el que tengo la suerte de compartir habitación, y del que recibo muchos consejos y motivación. Para mí sigue siendo el referente.

P. Llega a Belgrado con la segunda mejor marca detrás del checo Pavel Maslak. ¿Eso qué supone?

R. Si me dan un papel firmo quedar segundo. Pero recuerdo que segundo, tercero y cuarto por marcas somos españoles, yo, Lucas Búa y Samuel García. La pista pone a cada uno en su sitio, y será una competición exigente, con eliminatoria y semifinal el viernes y final el sábado. Espero que la eliminatoria no sea complicada, que en la semifinal haya que luchar los puestos de cabeza, y llegar a la final. Y allí, lo que tenga que salir. Si es una medalla, una medalla. Y si no llego a la final, que no sea por no haberlo intentado. Pero no quiero comerme la cabeza, no quiero ir con presión. Quiero que todo salga como estoy entrenando, que es muy bien.

P. ¿La clave será, como en el campeonato de España, un primer 200 muy rápido para coger la cuerda en calle libre?

R. Sí. Es así, con la peculiaridad de que Maslak también corre así, pasa el 200 rapidísimo, a 21 pelados, y será complicadísimo coger la cuerda en la final. Si hay que seguirle, se le sigue. Sé que el oro va a estar muy complicado. Y una medalla, también. El resultado que quiero es satisfacerme a mí mismo, a mi entrenador, a mi entorno, y que la federación también quede contenta, claro. Soy novato. Espero no pagar la novatada. Y que la afición disfrute.